Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid JUEVES 1 9 2005 ABC La detención del sexto miembro del clan de atracadores, inminente C. H. MADRID. La Policía le pisa los talones al sexto miembro de la banda de atracadores que mantuvo en vilo la noche del martes y parte de la madrugada de ayer. Según explicó ayer el inspector jefe accidental de la Brigada Judicial de la Policía Nacional, Dionisio Martín Sánchez, la detención podría producirse en los próximos días. Al parecer, se trata de un hombre que se encuentra herido, apuntó. Cuando se produzca el arresto quedará cerrado el círculo en torno a la banda, que en menos de una hora, cometió tres atracos a punta de pistola y armados también con mazas, en sendos establecimientos hoteleros de la capital. Asimismo, asaltaron una tienda de 24 horas de la cadena Opencor situada en el distrito de Moncloa- Aravaca. Durante la noche de los hechos, uno de los integrantes del clan, de tan sólo 16 años y de origen marroquí, pudo ser detenido, al producirse un tiroteo entre la Policía y los presuntos delincuentes. El chaval cayó herido de bala en una pierna y tuvo que ser trasladado al Hospital Gregorio Marañón, aunque sin peligro vital. Ya por la mañana, en torno a las siete, pudieron ser apresados el resto de la banda cuando intentaban penetrar en un domicilio del municipio de Alcobendas, que utilizaban como cuartel general Los integrantes de la banda habían sido expertos aluniceros hasta que cumplieron la mayoría de edad. Golpe a la inmigración ilegal La Policía ha detenido a un matrimonio de nacionalidad china que pretendía introducir ilegalmente en España a dos menores de su país, para lo que había falsificado el libro de familia haciéndolos pasar por hijos suyos, informa Efe. Los detenidos son vecinos de Madrid capital. Las autoridades chinas confirmaron que habían sido presentadas dos certificaciones alteradas del libro de familia chino, denominado hukou a través de las cuales se pretendía justificar la paternidad de los menores y así obtener los certificados necesarios exigidos por la Administración española para conceder la reagrupación familiar. lincuencia. Pero la banda tenía otro método, además de la prostitución, para obtener sus beneficios: realizaban robos con fuerza, intimidación y violencia en comercios como hoteles, gasolineras y supermercados. También se habían hecho con tres vehículos de gran cilindrada, robados en concesionarios de Madrid y Paterna (Valencia) Los palos los cometían con una brutalidad casi inédita, con armas de fuego, bates de béisbol y barras de hierro; llegaban a agredir a sus víctimas e, incluso, a remolcar con los coches las cajas fuertes de los establecimientos, que también se ubicaban en Guadalajara y Burgos. En el momento de su detención, el pasado día 29, en Alcalá de Henares y Guadalajara, tuvieron que intervenir los GEO. Los presuntos delincuentes retenían a 15 mujeres- -una, menor de edad- a las que obligaban a prostituirse. Este tipo de redes carecen de todo tipo de escrúpulos, y pueden llegar a violar de manera múltiple a aquella mujer que se niegue a ejercer la prostitución. Incluso, alguno de ellos llegó a entablar una relación amorosa con una mujer para engañarla y traerla a España con fines delictivos. Los coches que habían robado en concesionarios de Madrid y Valencia EFE Una red muy violenta de polacos robaba en establecimientos y obligaba a mujeres a prostituirse C. HIDALGO MADRID. Las mafias del Este de Europa vuelven a cobrar protagonismo después de que la Policía haya detenido a 15 miembros de una red de extrema violencia que se dedicaba a perpetrar robos en establecimientos de diversa índole y, lo que es peor, a prostituir a mujeres compatriotas a las que llegaban a secuestrar. Así lo explicaron ayer el comisario jefe de la Unidad de Delitos contra la Inmigración y Extranjería, Carlos Botrán, y el inspector jefe accidental de la Brigada Judicial, Dionisio Martín. Los hechos se remontan al pasado mes de febrero, cuando un servicio prestado en Alcalá de Henares permitió la liberación de dos rumanas que estaban retenidas por unos compatriotas. A partir de entonces, el Grupo XVI de la Judicial, en colaboración con Extranjería y Documentación, se puso sobre la pista de una presunta red de de-