Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional JUEVES 1 9 2005 ABC VEINTICINCO AÑOS DESPUÉS olonia conmemora con sordina los veinticinco años del nacimiento de Solidaridad. Como ha razonado Adam Michnik en su Gazeta Wyborcza, es incomprensible el fervor con el que sus compatriotas recuerdan la insurrección de Varsovia contra los nazis en 1944, que costó decenas de miles de vidas y no sirvió para nada, y en cambio menosprecian la transición hacia la democracia lograda por Solidaridad sin derramar una gota de sangre. Pero no sólo los polacos, todos los europeos deberíamos recordar la huelga que tres trabajadores de los astilleros Lenin de Gdansk empezaron a las seis de la mañana del 14 de agosRAMÓN to de 1980 y a la que cinPÉREZ- MAURA co horas más tarde se unió Lech Walesa. Ése fue el catalizador del que surgió la Europa libre que hoy conocemos. Las condiciones para el triunfo de Solidaridad en su demanda de un reconocimiento pleno de los derechos de los trabajadores polacos se habían dado cinco años antes, cuando la URSS y todos sus satélites firmaron el 1 de agosto de 1975 en el Finlandia Hall los Acuerdos de Helsinki en los que Occidente les había impuesto el respeto de los Derechos Humanos de sus ciudadanos. Ésa era la brecha por la que había que penetrar. Y la libertad se coló. El despertar de Solidaridad fue acallado con la ley marcial del general Jaruzelski al año siguiente. Pero a diferencia de lo visto en Hungría en 1956 o en Checoslovaquia en 1968, ya no hubo lugar para la irrupción de los tanques soviéticos en Varsovia. La actividad ilegal de Solidaridad se vio amparada durante la oscura década de 1980 por Juan Pablo II y el denostado Ronald Reagan, algo que los polacos todavía recuerdan hoy con nitidez cada vez que se enfrentan a un dilema que les obliga a optar entre Europa y Estados Unidos. Porque hoy debemos recordar que la pertenencia a la Europa libre de Polonia, Hungría, Chequia y hasta Bulgaria no ha surgido como un proceso natural. No podemos olvidar que cuando- -ayer hizo veinticinco años- -se fundó Solidaridad, buena parte de las elites europeas y la intelligentsia norteamericana defendía la permanencia del statu quo: para ellos tiranía y para nosotros libertad. Decían que aquel presidente que hablaba del Imperio del mal era un demente belicista que nos llevaba al holocausto nuclear. Y hoy conviene recordar eso mismo cuando otro presidente norteamericano es igual de denostado por pretender que la libertad se extienda también a otras áreas del mundo en las que las poblaciones son subyugadas. Incluso por quienes dicen ser aliados de Occidente. Porque difícilmente puede ser mi amigo quien es enemigo de su propio pueblo. La gran lección que dejó Solidaridad al mundo entero es que todo el mundo aspira a vivir en libertad. Pero sobre todo, que la lucha por esa causa no es para los de alma débil. P Soares vuelve a la política portuguesa como candidato a la presidencia Manuel Alegre, vicepresidente de la República, critica la decisión b Los socialistas portugueses se reunieron ayer en Lisboa para arropar a su candidato, que vuelve a la actividad política para vencer la crisis del país BELÉN RODRIGO. CORRESPONSAL LISBOA. Mario Soares presentó ayer en Lisboa su tercera candidatura a la Presidencia de la República. El histórico socialista comienza una misión que tiene como objetivo unir a los portugueses y darles voz y confianza en el futuro La familia socialista portuguesa se reunió ayer en la capital lusa para arropar la candidatura de Soares. A sus 80 años, retoma así la actividad política activa, sólo unos meses después de haberse comprometido a no volver a ocupar cargos públicos. Las razones de su regreso son varias y su decisión llega después de una profunda meditación, tras comprobar el estado de espíritu depresivo de los portugueses y la creciente ausencia de valores cívicos Mario Soares gesticula antes de su conferencia de prensa, en Lisboa REUTERS Treinta años en primera línea Nace en Lisboa, el 7 de diciembre de 1924. Licenciado en Ciencias Histórico- Filosóficas y en Derecho por la Universidad de Lisboa. Exiliado en Francia, regresa a Portugal el 28 de abril de 1974. Líder del Partido Socialista, fue primer ministro en los gobiernos formados en 1976, 1978 y 1983. Presidente de la República entre 1986 y 1996. confianza en el futuro. Con 23 años comenzó su actividad política, por entonces apoyó la candidatura a presidente de Norton de Matos, de 81 años. Los mismos años tendrá Mario Soares cuando se celebren las elecciones presidenciales el próximo mes de enero. Seré un estímulo para toda esa tercera edad que se resiste a morir antes de que llegue su hora afirma. La candidatura de Soares no ha Salvar la crisis portuguesa El antiguo primer ministro luso y ex jefe de Estado se presenta como candidato nacional apoyado por el Partido Socialista Sabe que durante su ausencia Portugal y el mundo han cambiado, pero en estos diez últimos años no ha parado de reflexionar y de participar en numerosos foros mundiales. Se ha encontrado con un vacío entre los candidatos a la presidencia, incapaces de movilizar el entusiasmo de los portugueses que le ha obligado a cambiar sus propósitos para lanzarse a un nuevo combate político. Quiere ser presidente de todos y motivado por sentirse un hombre de libertad y no de poder anhela vencer la crisis que atraviesa el país y dar a los ciudadanos voz y dejado indiferente a nadie. El diputado y vicepresidente de la República, Manuel Alegre, quien estaba disponible para presentarse a las elecciones presidenciales como candidato socialista, no ha escondido sus críticas al ex líder. El pasado martes, durante una cena con militantes de su partido, Alegre dio a entender que no se presenta a las elecciones porque no quiere ser responsable de la división de la izquierda, aunque dejó una puerta abierta avisando que puede ocurrir lo inesperado Llegó incluso a afirmar que existe un acuerdo preestablecido entre los directorios del Partido Comunista Portugués (PCP) y Bloque Izquierda (BE) en torno a la candidatura de Mario Soares, apoyada por los socialistas. Queda ahora saber si Soares tendrá como adversario al ex- primer ministro Cavaco Silva, apoyado por el centro derecha. Dos políticos históricos que ya se han visto enfrentados en varias ocasiones a lo largo de la democracia portuguesa y que podrían marcar un último duelo. Polonia celebra el veinticinco aniversario de la fundación del sindicato libre Solidaridad ABC GDANSK. Ayer comenzaron los actos conmemorativos por el veinticinco aniversario de la fundación de Solidaridad, el primer sindicato libre del bloque del Este, cuyo papel en el derrocamiento del comunismo es considerado crucial. Jefes de Estado y de Gobierno de veinte países- -entre los que se encontraban los presidentes de Alemania, Horst Köhler; de Ucrania, Víktor Yúshenko, y John Prescott, viceprimer ministro británico- -se reunieron en Gdansk, ciudad polaca donde se firmó, el 31 de agosto de 1980, el acuerdo por el que se permitió, por primera vez en la zona comunista, la existencia de un sindicato libre. Lech Walesa, jefe histórico de la organización, recalcó, durante el transcurso de una conferencia llamada de Solidaridad a la libertad que el derrocamiento de este régimen se produjo sin un solo disparo de fusil, sin derramar una sola gota de sangre Entre los principales actos del día tuvo lugar una gran misa de campaña, celebrada, ante la entrada de los astilleros de Gdansk y en el monumento a las víctimas de la rebelión obrera de 1970, por el ex secretario particular de Juan Pablo II, monseñor Stanislaw Dziwisz. Trabajadores de los astilleros y otros habitantes de la ciudad portuaria depositaron flores ante este monumento. Algunas ceremonias fueron boicoteadas por sindicalistas que protestaban contra el recorte de la actividad de los astilleros de la ciudad.