Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1 9 2005 Internacional EL ZARPAZO DEL KATRINA NUEVA ORLEÁNS, TRAGADA POR LAS AGUAS 23 Chávez ofrece a EE. UU. petróleo barato y ayuda humanitaria ABC CARACAS. El Gobierno y el pueblo de la República Bolivariana de Venezuela expresan a las autoridades y al pueblo norteamericanos su consternación por las dimensiones y consecuencias de la tragedia Hasta aquí, se trataría de apenas una nota más de condolencia de las emitidas por casi todas las cancillerías del mundo tras el desastre del Katrina Pero el comuni- cado del Ministerio de Exteriores venezolano va un paso más allá: Venezuela expresa el ofrecimiento del presidente Hugo Chávez de enviar combustible y ayuda humanitaria a Estados Unidos para aliviar los efectos de esta catástrofe La oferta- -Chávez es un objetivo preferente entre las fobias de la Administración Bush- -era recibida ayer por la Casa Blanca más como una ofensa que como una declaración de buenas intenciones. Sean McCormak, portavoz del Departamento de Estado, capeó como pudo la embarazosa situación: No estamos al tanto de esa oferta Para que la provocación no ofreciera lugar a dudas, el ministro venezolano de Defensa, Orlando Maniglia, la elevaba a categoría de diáfana: El presidente Chávez ha puesto a disposición de Estados Unidos la Fuerza de Tarea Internacional Simón Bolívar grupo de élite integrado por cien mil hombres, para llevar alimentos, agua potable, ayuda humanitaria y combustible de calefacción barato para los pobres de ese país norteamericano El propio Chávez, más en su línea, terminaba criticando la imprevisión de Bush y calificándole de rey de las vacaciones AP Por ahora estamos en una misión de rescate explicó el alcalde de Nueva Orleáns, Ray Nagin. Ni siquiera nos estamos ocupando de los cadáveres. Simplemente se les empuja a un lado situación sabe que la cifra de más de cien muertos se multiplicará rápidamente en cuanto empiecen a bajar las aguas. Pero, ¿quién detendrá la lluvia? Por ahora estamos en una misión de rescate explicó el alcalde de Nueva Orleáns, Ray Nagin. Ni siquiera nos estamos ocupando de los cadáveres. Simplemente se les empuja a un lado Convoyes humanitarios Así es cómo las barcazas ignoran a los muertos en su ansiedad por recuperar a los vivos. En el mejor de los casos pintan una gran cruz en la casa. Es la señal de que dentro hay cadáveres que empezarán pronto a descomponerse, como ocurría en enero pasado en Indonesia tras el tsunami. Otra similitud con el devastador maremoto que el alcalde de Biloxi, la zona cero de esta catástrofe, ha popularizado con tristeza al calificar los efectos de Katrina como nuestro tsunami Allí ni siquiera cuentan con tener algún día un balance riguroso por temor a que el mar se haya tragado a muchos de los desaparecidos. Por la carretera costera que une los Estados en desgracia de Florida, Alabama, Misisipi y Luisiana a lo largo del Golfo de México, las gasolineras muestran los síntomas de desabastecimiento desde 300 kilómetros antes de llegar a la zona cero. Los convoyes de grúas y equipos de rescates procedentes de todo el país se abren paso por autopistas inundadas para retirar árboles, palmeras y tejados para dar luz verde a la ayuda humanitaria. La gente viaja cientos de kilómetros para abastecerse de agua potable y provisiones básicas con las que aguantar la crisis. Lo peor, dicen los que no logran celebrar la vida, acaba de empezar.