Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1 9 2005 Opinión 7 entrevista con el general de brigada Douglas Lute, director de operaciones del Mando Central estadounidense (Centcom) Lute, que todavía hablaba ciñéndose a viejos temas de conversación de Rumsfeld y pasó por alto lo dicho por el presidente, afirmaba que pretendemos retirar soldados de Irak durante el próximo año. Creemos que, en algún momento, para acabar con esta dependencia de la... coalición, uno debe sencillamente retirarse y dejar que los iraquíes den un paso adelante LA ESPUMA DE LOS DÍAS VISIÓN PAGANA DEL KATRINA OS dioses han querido jugar en esta ocasión con los poderosos. Fuerzas desatadas de la naturaleza se propusieron dejar en evidencia al país más fuerte y opulento del planeta, y lo han conseguido a conciencia. En un primer momento parecía que ese heraldo del Apocalipsis llamado Katrina amagaba pero no daba. Pero, muy pocas horas después, daría sin amagar llevándose por delante las vidas de un número de personas que aún no se ha podido determinar porque tal vez muchas de ellas yazcan todavía bajo los metros de agua y cieno que cubren gran parte de las ciudades ribereñas del Misisipi. En la mitología clásica, pero también en la EDUARDO SAN ley mosaica y en los texMARTÍN tos sagrados del cristianismo, el pecado de los hombres que más castiga el Todopoderoso es el de la soberbia. Para aquellas almas traspasadas por esa mística que llamaríamos progresista, y cuyos prejuicios contra los ricos y los fuertes coinciden con los de muchos hombres de religión, el blanco de la ira de Dios no podía estar mejor elegido. Helo ahí, postrado de hinojos por el impacto del rayo jupiterino, al país más poderoso de la Tierra, al que aspira a dominar el mundo. Míralo, vulnerable y vencido, pero no te apiades demasiado de él; quiso ser como los dioses y ellos le han pagado con la misma moneda con la que el sol humilló a Ícaro. Pero hay una lectura más pagana de las consecuencias del paso del Katrina por el Caribe y por los estados del sureste de Norteamérica: ni el país más potente y desarrollado tecnológicamente del mundo puede reducir a cero, o a casi cero, el grado de imprevisibilidad e incertidumbre que acompaña a determinados fenómenos de la naturaleza. Es verdad que, en otras regiones del planeta, dejadas de la mano de Dios no sólo en fechas determinadas, sino durante todos los días del año, los desastres provocados por el huracán habrían sido espantosos. Pero también lo es que muchos comentarios previos a la catástrofe versaban en torno a la irritante (para ellos) invulnerabilidad con la que Estados Unidos afrontaba, inquieto pero confiado, este embate de los cielos. Pues no; los muertos podrían llegar a contarse por centenares, tal vez decenas de miles de familias se han quedado sin casa y los daños causados se cifran en billones de pesetas. De todo lo cual se deduce una conclusión y se extrae un corolario. La primera: que ni la más sofisticada red de prevención es capaz de reducir a nivel de insignificancia el riesgo de que se produzcan daños en casos de catástrofes naturales. Podrá exigirse a una administración que cubra hasta donde sea razonable ese margen de imprevisibilidad, pero no que garantice una inmunidad universal a los ciudadanos y sus bienes. Y el segundo: que utilizar ese margen de incertidumbre en las batallas políticas es, además de injusto, muy poco respetable. ÁNGEL CÓRDOBA suadir o castigar a Siria? Algunos partidarios de Bush, en especial quienes ya se inclinaban por un escepticismo hastiado del mundo, han llegado a convencerse de que ni podemos ni vamos a librar la guerra para ganarla. Ése es un problema para el presidente. La solución es explicar que tenemos una estrategia para ganar- -no una estrategia de retirada- -y alentar al Ejército a ser agresivo e imaginativo a la hora de llevarlo a cabo, y facilitarle todos los recursos necesarios para hacerlo. El jueves 25, el día posterior al discurso del presidente, The Financial Times publicaba un artículo basado en una Esto es librar una guerra como si fuera una reforma del Estado de Bienestar. ¿Es de verdad el problema con nuestros aliados y potenciales aliados en Irak que estén demasiado convencidos de que nos quedaremos? ¿No es más probable que ahora estén demasiado preocupados porque vayamos a irnos, lo cual generará una peligrosa dinámica en la que chiíes, suníes y kurdos creerán que deben valerse por sí mismos? Y, lo que es más importante, si Irak es el frente fundamental de la guerra contra el terrorismo, ¿a quién le importa la teoría de la dependencia? ¿No debemos derrotar a Zarqawi? ¿No debemos desalentar a los terroristas de Irak y de todo el mundo que, como decía el presidente, quieren que nos retiremos Necesitamos ganar en Irak. No estamos haciendo un favor a nadie. Y, de hecho, las conversaciones privadas indican que los generales estadounidenses operativos sobre el terreno están convencidos de que podemos ganar si no retiramos a los soldados demasiado pronto y si desarrollamos unas tropas iraquíes que luchen hombro con hombro con las nuestras en lugar de pretender que puedan sustituirlas de inmediato. Se han cometido verdaderos errores en la ejecución de la guerra en Irak, y durante los últimos meses se ha hecho un mal trabajo a la hora de explicar la guerra en Estados Unidos. En este último frente, el discurso del 24 de agosto es un buen comienzo. Ahora el presidente debe garantizar que su Administración lleva a cabo una política coherente con sus palabras, y también que a dichas palabras las sigan muchas más. Los presidentes en épocas de guerra deben explicar una y otra vez lo que está en juego. Deben mantener informado al país sobre el conflicto. Deben mantener alta la moral. Y deben hacerse con el mando para que la estrategia militar y política aspire a la victoria. El éxito de la Presidencia de Bush depende de su éxito como comandante en jefe. Lo mismo ocurre con el éxito de la política exterior estadounidense. The Weekly Standard L PALABRAS CRUZADAS ¿Deben asistir PP y PSE a las reuniones con Ibarretxe? DE NINGUNA MANERA O. No se puede hacer el caldo gordo a una formación ilegal. No. No se puede ni se debe aceptar ningún tipo de negociación con quien negocia al mismo tiempo con un grupo que apoya a terroristas. No. No se puede acudir a una cita con Ibarretxe cuando coloca en el mismo nivel a los partidos democráticos con los que se ciscan enla democracia, no respetan el Estado, pretenden escindirse de España, no aceptan la Constitución, se fuman un puro cuando se les exige que cumplan la Ley y, por si fuera poco, amparan y defienden a ETA. Por no hablar de que algunos de los dirigentes batasunos son también dirigentes de ETA. Josu Ternera no es el único, ni mucho menos. El espíritu de Anoeta es un cuento; no es cierto que Batasuna y sus satélites estén disPILAR puestos a mover un dedo a favor de la paz. Y el CERNUDA lendakari está demostrando ser un cínico de tomo y lomo, que hace como que retira su plan independentista cuando las cosas le vienen mal dadas electoralmente, pero en cuanto el presidente empieza a portarse medio bien con los nacionalistas, vuelve a dar la murga con el referéndum y con las supuestas bondades de Batasuna, a ver si cuela. Menos mal que hay alguna gente en el PSE- -no toda- -que aún conserva dos dedos de frente, y menos mal que en el PP han puesto pies en pared ante las pretensiones de Ibarretxe. Así al menos no se nos cae la cara de vergüenza a los que aún creemos que a los filoterroristas no se les puede dar ni agua. PUES... SÍ OMULGO poco con Ibarretxe, sus métodos, su talante, su talento. Sus procedimientos son poco democráticos. Ahora anuncia que se encontrará con otras fuerzas políticas, pero manteniendo el secreto sobre lo que traten. Falta de transparencia del lendakari, que olvida que está ahí porque le pagamos nosotros y está obligado a otras actitudes (claro que son muchos los políticos que últimamente instan a otros a callarse) Por eso, porque creo en las palabras, incluso cuando son intercambiadas con un frontón como Ibarretxe, hay que ir al diálogo, aun si de antemano se cree que es poco lo que se logrará. Con Batasuna, por lo demás, hablan todos, y con ETA todos han querido hablar. No me parece FERNANDO lo peor que el lendakari trate de hablar JÁUREGUI con ellos, sino que, con desprecio de las formas, tan importantes en política, equipare en el rango de sus encuentros a legales y legítimos con ilegales y asesinos. La paz ha de construirse con respeto a la legalidad, a la decencia y a las normas de convivencia. Sería más fácil- -qué envidia, vecina, sentirse en el lado de las seguridades- -decir que nada de contactos, que todos a la cárcel, que... Pero esa medicina ya se aplicó y aquí estamos, con treinta años de pesadilla ETA a las espaldas. Hablemos, aunque sea con lágrimas en los ojos y un pañuelo en la nariz. Dar la espalda al diálogo será peor. Sólo por eso. N C ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate