Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 31 8 2005 Internacional 25 Interior del edificio incendiado, en una imagen tomada en febrero de 2004 AFP Siete muertos en el segundo incendio en cuatro días en un edificio precario de París En el inmueble vivían en condiciones inhumanas numerosas familias de inmigrantes africanos Despliegue de bomberos durante el incendio de ayer, en el distrito III de París AFP numerosas asociaciones humanitarias critican al Gobierno por la inexistencia de viviendas sociales y por la falta de asistencia a los inmigrantes JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Por segunda vez en cuatro días un incendio se cobró ayer de madrugada vidas humanas en París. Fueron siete muertos, cuatro de ellos niños, en un inmueble insalubre del distrito III, bastante céntrico, no lejos de la catedral de Nôtre Dame y el Centro Pompidou- -el museo más visitado del mundo- donde vivían familias de inmigrantes africanos, de Costa de Marfil la mayoría, en condiciones de pobreza y aislamiento. La Policía Judicial no descarta la hipótesis de los incendios criminales, aunque el supuesto que sigue contando con más partidarios es el de las condiciones insalubres de los edificios como causa de los siniestros. Entre los restos del inmueble incendiado el viernes pasado en el bulevar Vincent Auriol pudieran haberse encontrado restos de explosivos, pero la Policía se reserva todo comentario. Las condiciones de trabajo de los bomberos han hecho muy difícil la exploración de pistas entre las estructuras calcinadas del inmueble que ardió en la madrugada de ayer. Queda la evidencia: centenares de familias africanas, que no siempre hablan francés, que raramente tienen recursos estables, viviendo hacinadas en condiciones inhumanas. Jean- Jac- b La oposición y ques Herlem, director adjunto de la Policía Judicial, ha filtrado algunos detalles concretos del estado de miseria extrema en el que vivían las familias del edificio incendiado: instalaciones eléctricas muy precarias, traficadas de manera artesanal para dar luz a habitaciones desnudas, sin agua, donde se apiñaban familias enteras. El descubrimiento de la precariedad trágica en la que viven millares, y quizá decenas de millares, de inmigrantes, legales e ilegales, ha desenterrado una ola profunda de consternación cívica, a la que Gobierno, partidos y asociaciones humanitarias responden de distinto modo. El Ejecutivo pide la unión sagrada ante la sucesión de dramas humanos; la oposición socialista y comunista denuncia la inexistencia de viviendas sociales y el deterioro patético de los inmuebles asistenciales propiedad del Estado y la alcaldía de París; y las aso- El presidente Chirac se declara horrorizado por el nuevo incendio y exige actuaciones de urgencia ciaciones de ayuda denuncian la situación inhumana en la que se encuentran millares de familias. Apoyo a las viviendas sociales El presidente Chirac se declaró ayer horrorizado por el segundo incendio de un inmueble insalubre en cuatro días y pidió actuaciones de urgencia Dominique de Villepin, primer ministro, anuncia medidas de apoyo para viviendas sociales, mientras la alcaldía de París estima que en la ciudad existen unos 500 inmuebles insalubres, y sin embargo habitados. La cifra quizá sea mucho más alta. En algunos distritos bien conocidos, como ciertos barrios del XVIII, hay calles enteras donde el transeúnte puede confirmar por sí solo el estado de lamentable decrepitud de los edificios. La degradación de esos barrios no es un proceso desconocido y ya existen numerosos proyectos urbanísticos en curso de realización, pero se trata de soluciones a largo plazo. Las asociaciones de familias de inmigrantes africanos se consideran víctimas de todo tipo de segregaciones. Incluso cuando entran en Francia legalmente, sólo encuentran alquileres en edificios insalubres y difícilmente consiguen trabajo. La Administración los trata de muy mala manera, las diferencias culturales crean muchos problemas de integración y la huida de África, en busca del paraíso europeo, se transforma para muchos de ellos en una nueva pesadilla. Sarkozy pide el cierre inmediato de los inmuebles inseguros J. P. QUIÑONERO PARÍS. Nicolas Sarkozy, ministro del Interior francés, ha pedido a la Policía el cierre inmediato de todos los edificios inseguros donde se hacinan inmigrantes, legales o ilegales, en diversos puntos de la geografía parisina. El sábado pasado, Sarkozy ya pidió una relación completa de edificios insalubres donde viven familias muy modestas, inmigrantes o no, en barrios periféricos. Tras el incendio de la madrugada de ayer, el segundo en cuatro días, Sarkozy ha ordenado medidas mucho más graves: Es urgente cerrar todos los edificios con okupas para poner fin a este tipo de dramas, y ésa es la orden que he dado al director general de la Policía. Debemos proteger la vida de seres humanos que viven en condiciones inaceptables dijo. Sarkozy establece una relación directa ente la gravedad de los problemas de alojamiento y la inmigración ilegal o mal controlada: A fuerza de aceptar la instalación en Francia de mucha gente desgraciada y sin recursos, a quienes no podemos ofrecer ni trabajo ni alojamiento, estamos desembocando en una repetida situación de dramas Las asociaciones de inmigrantes han recibido con cierta inquietud el anuncio del desalojo policial de inmuebles ocupados, pues en algunos casos se sospecha que el Gobierno proceda a expulsiones más o menos expeditivas.