Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 31 8 2005 Internacional 23 Los ex jefes de seguridad libaneses son detenidos por el asesinato de Hariri La investigación de la ONU destapa la conexión siria y puede provocar nuevos arrestos J. CIERCO JERUSALÉN. Damasco está desde ayer más cerca, si cabe, de Beirut. La detención de los antiguos responsables de la seguridad libanesa, primos hermanos de sus colegas de los servicios de inteligencia sirios que todo lo podían en el país del Cedro, ha puesto si cabe más en evidencia la conexión siria con el asesinato del ex primer ministro, Rafic Hariri que aceleró el fin de la ocupación del Líbano después de varias décadas. Casi nadie lo dudaba en las calles de Beirut, pero la investigación llevada a cabo por la comisión de la ONU, presidida por el alemán Detlev Mehlis, aún no había sido capaz de poner sobre la mesa sus primeras conclusiones. Lo más que había denunciado era la falta de colaboración de los responsables sirios en las pesquisas. Hasta ayer. Y es que ayer, a instancias de dicha comisión, la Justicia libanesa llamó a la puerta del ex jefe de la Seguridad General, Jamil as- Sayed; del antiguo director de las Fuerzas de Seguridad Interiores, el general Ali al- Haj; y del anterior máximo responsable de los Servicios Secretos del Ejército, Raymond Azar. Los tres se vieron obligados a tirar la toalla ante el clamor popular que inundó Beirut tras el asesinato de Hariri, en aquella primavera libanesa que aceleró a la postre la retirada de las tropas sirias. No han sido los únicos llamados al orden. El todavía jefe de la Guardia Presidencial, Mustafá Hamdan, fue citado a declarar por los miembros de la comisión, ante los que se presentó por voluntad propia, sin que tuviera que ir la Policía a buscarle. Y el último en discordia y en ser puesto en cuarentena, el ex diputado prosirio Nasir Kandil, quien de manera más que significativa se encontraba en Damasco en el momento de su citación pero que regresó a Beirut al saber del interés de los miembros del comité investigador en hablar con él. avance, sin parada ni fonda posibles, de la investigación de un asesinato que unió por primera vez, aunque sólo de manera momentánea, a millones de libaneses en casa y en el exilio. Jamil as- Sayed General Ali al- Haj Raymond Azar Problemas para el presidente No es más que el principio de una investigación que puede llevar a muchas más detenciones en cascada, que puede alcanzar incluso a miembros del partido chií Hizbolá, y que puede, a la postre, provocar la caída del presidente prosirio del país, Emile Lahud, quien pese a los llamamientos de gran parte de la ciudadanía y de la clase política se ha negado a dimitir. Clase política que vive desde hace días prácticamente en el exilio parisino (Said Hariri, Walid Yumblatt, y otras de sus destacadas figuras) por la psicosis de atentados que reina en el Líbano una vez se ha comprobado el