Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 31 8 2005 Nacional 15 Los candidatos hacen oídos sordos al empeño de Fraga en un relevo por consenso La sucesión en Galicia, último escollo de Rajoy hasta la convención nacional del partido de la Diputación de Lugo, Francisco Cacharro, aseguró ayer que Xosé Manuel Barreiro contará con el respaldo unánime del partido en su provincia A. AYCART SANTIAGO. Los hipotéticos aspirantes a suceder a Manuel Fraga como presidente del PP gallego, han hecho hasta el momento oídos sordos a los deseos del fundador del PP, empeñado en asegurarse un relevo tranquilo mediante una candidatura de consenso que evite la imagen de división interna. José Manuel Barreiro, Alberto Núñez Feijoo y Xosé Cuiña no han descartado tajantemente un posible acuerdo previo, pero se han mostrado a favor de un congreso abierto mientras hacen recuento de apoyos. El cónclave que podría celebrarse a finales de diciembre o, como muy tarde, en las primeras semanas de enero, con el objetivo de dejar el asunto resuelto antes de la convención nacional de relanzamiento del partido en febrero, se presenta difícil según reconoció el propio Mariano Rajoy ante dos centenares de alcaldes, dirigentes y pesos pesados del PP gallego, incluidos los tres posibles sucesores, que hasta el momento han declinado cuidadosamente confirmar sus aspiraciones. En cualquier caso, el líder del PP les reclamó generosidad e inteligencia para que el congreso salga bien b El presidente Dudas en el PP sobre el papel del diputado Fraga A. A. El PP ha abierto ya el debate interno sobre el papel del diputado Manuel Fraga en el nuevo Parlamento de Galicia, que podría complicar a corto plazo el lanzamiento de su sucesor al frente del partido como candidato a la presidencia de la Comunidad en los próximos comicios. Aún en privado, y con sordina, destacados dirigentes del PP reconocieron a ABC lo anómalo de una situación en la que Manuel Fraga se enfrentaría a Touriño y Quintana en los grandes debates parlamentarios en demérito del elegido para dirigir el futuro del partido, que vería así limitadas sus posibilidades de escenifcar ante la opinión pública la renovación del PP gallego. Los citados medios reconocieron que nadie en el PP gallego planteará abiertamente a Fraga que tome una decisión en este sentido pero reconocieron que no le ven preguntando a Touriño sobre asuntos de trámite en los debates ordinarios del próximo curso parlamentario. Manuel Fraga, durante una comparecencia ante la prensa EFE Los candidatos José Manuel Barreiro ha afianzado sus opciones después de que el presidente de la Diputación de Lugo, Francisco Cacharro, uno de los apoyos históricos de Cuiña, vaticinara que contaría con el respaldo de todo el partido en Lugo Xosé Cuiña El antiguo delfín de Fraga mantiene intacto su baluarte de Orense y un fuerte respaldo en Pontevedra y en La Coruña, aunque, pese a su silencio, no ha conseguido minimizar el rechazo de la dirección nacional del PP como un indicio de su malestar por el rechazo inicial a su propuesta de consenso- -que aleja la posibilidad de legar un partido pacificado- -así como por las sugerencias para que precipite su abandono de la portavocía del grupo parlamentario. Quizás como respuesta a esas sugerencias, Manuel Fraga repitió en Ribadumia que quienes le necesiten po- La bisagra Barreiro Un destacado dirigente del PP asistente al encuentro, admitió que el partido aún no ha superado el trauma de perder la Xunta y subrayó que entre Alberto Núñez Feijoo- -el candidato in pectore de Madrid, respaldado por los seguidores de José Manuel Romay en La Coruña- -y Xosé Cuiña, que cuenta con el respaldo incondicional del hombre fuerte del PP en Orense, José Luis Baltar, cobran fuerza las posibilidades de Barreiro, de quien el presidente de la Diputación de Lugo, Francisco Cacharro, que hasta ahora había respaldado siempre a Cuiña, explicó que cuenta con el apoyo unánime de todo el partido en su provincia. Así las cosas, son tres las provincias claramente decantadas- -aunque los críticos de Romay apostarían en la Coruña por Cuiña, de la misma forma que un sector del PP de Orense podría apoyar a Núñez Feijoo- -mientras Pontevedra aparece dividida entre los seguidores de Feijoo y los del considerado como delfín de Fraga hasta su cese como consejero de Política Territorial, que recibió el pasado sábado un significativo homenaje de algunos de los pesos pesados históricos del partido en Vigo. Diferentes responsables del partido reconocieron que, en esta situación, Barreiro es el único de los tres candidatos que no suscita la animadversión del resto de los sectores, una circunstancia que acrecienta sus opciones, ya que podría ser aceptado como alternativa razonable tanto por los de la boina como por los del birrete en simplificación utilizada por Fraga en su discurso de despedida en Ribadumia. Alberto Núñez Feijoo tiene su feudo entre los seguidores de Romay, que dirigen el partido en La Coruña, y tendrá que repartirse con Cuiña el apoyo de los compromisarios de la dividida Pontevedra. Enrique López Veiga, cabeza de los partidarios de una renovación profunda en el partido, podría verse perjudicado por el voto útil de ese sector en favor de Feijoo, en cuya candidatura podría terminar por integrarse drán reclamar su ayuda en el Parlamento en una intervención en la que graduó sus recomendaciones desde la inicial petición de consenso a que haya candidaturas importantes- -y no seis o siete pequeñas- -y que los enfrentamientos no sean excesivos, hasta pedir por último que todo el partido respalde sin fisuras al ganador del Congreso. Sin candidato oficial Aunque las relaciones entre el presidente y el fundador del PP no parecen atravesar su mejor momento, a juzgar por la frialdad de su saludo en el acto de apertura del curso político, tanto Manuel Fraga como Mariano Rajoy coincidieron en su declaración de neutralidad en el proceso, en el que, de no producirse un acuerdo para presentar un aspirante de consenso, no habría ningún candidato oficial Dirigentes del PP gallego interpretaron las crecientes muestras de irritación del ex presidente de la Xunta en sus últimas comparecencias públicas