Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 30 8 2005 43 El latido prusiano R. VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Prusia se asocia con barbaridades como con excelencias que desbordan su breve historia, por lo que la guerra suprimió tanto su mapa como su nombre. A los destripados de identidad, se les dio la obrera de la RDA. Desaparecida también, no pocos recuerdan aún haber nacido en una tierra llamada Prusia, que acogió a desterrados franceses y judíos, cuáqueros, holandeses, socialistas y anarquistas; que unificó a Alemania y luego la destruyó. Cuyas virtudes de celo, austeridad y lealtad fueron usadas y abusadas por príncipes y generales, pero convirtieron a Berlín en 200 años de acuartelamiento trasterrado en capital del mundo ilustrado y científico. Prusia, una tierra báltica, colonizada por campesinos bávaros y soldados, fue creada con espíritu de frontera, elevada a nación en el hierro de la guerra y las fábricas, pero en un aire de modernidad abolió la servidumbre, introdujo la educación obligatoria y promovió artes y ciencias. Fue el más tardío de los pueblos alemanes el que iba a despertar a la más tardía de las naciones europeas, si en mal momento. Oficialmente no es ya más que una Fundación del Patrimonio, pero Martin Walser y alguno más cree que Prusia es una bella palabra Que suena cada vez más. Una operación de comandos rescató 82 obras de Munch de las garras nazis Un libro relata cómo sobrevivieron a la exposición de arte degenerado b ¿Sobornó Thomas Olsen, abue- lo de la autora, a Goebbels o a algún jerarca? No se sabe, lo único cierto es que las pinturas salieron a la luz tras la caída del Reich C. VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. En 1938 Adolf Hitler ordenó a su ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, que organizara una exposición modélica con las obras de los pintores y escultores de moral baja y estilo pernicioso Con esa muestra, que se organizó en Berlín y recibió el nombre de Contra el arte degenerado el tirano quería denunciar corrientes diabólicas creadas por individuos con bajos instintos Según los planes de Hitler, una vez terminado el periodo de la exposición se haría una hoguera con todos esos cuadros. Entre las obras había ochenta y dos de Edvard Munch, incluida El Grito Cuenta la nueva biografía del pintor, Munch, behind The Scream (Munch, tras El Grito) de Sue Pridaux (Yale University Press) que Adolf Hitler odiaba a Munch y toda su obra y que tampoco soportaba el movimiento expresionista, por encontrarlo degenerado y pernicioso Por eso decidió destruir todas las obras expresionistas que había en Alemania, obras que las hordas nazis robaron de los museos y galerías de Suecia y Noruega. Según escribe la historiadora anglonoruega Sue Pridaux, autora de este libro, al conocerse en el reino nórdico los planes de Joven enferma de Edvard Munch Hitler, un grupo de valientes decidió salvar el destino de las pinturas. Thomas Olsen, tío abuelo de la autora, recibió un encargo del más alto nivel para organizar el viaje a Berlín. Contrató a seis jóvenes que viajaron con él por carretera a la capital alemana con la misión, casi imposible, de recuperar los cuadros. Estos patriotas recibieron los medios económicos necesarios para llevar a buen fin su difícil cometido. de cinco estrellas. Está claro que el proyecto no contentará a todos. Ha dado cuenta de ello el artista noruego Lars Ramberg cuando colgó en enero pasado en el tejado del edificio una instalación de neón, la palabra ZWEIFEL (duda) en letras enormes. El Palacio Imperial de los Hohenzollern, que se levantaba ahí antes de la II Guerra Mundial, está considerado como la mayor joya de la arquitectura barroca al norte de los Alpes. Fue residencia real prusiana desde 1701, año de la coronación de Federico I. La construcción sufrió graves bombardeos durante la contienda y recibió el golpe de gracia en 1950, cuando el régimen comunista que se estableció en el este de Berlín dinamitó lo poco que quedaba de él. Símbolo de un régimen represor y asesino para unos, para otros lugar de ocio y pista de baile donde muchos berlineses orientales conocieron a su primer amor gracias a la oferta de ocio que albergaba el edificio a la par que las sesiones parlamentarias el Palacio de la República sigue ahí sólo hasta diciembre, para quien quiera contemplar por última vez el contraste urbano que resulta de su vecindad con la catedral evangélica de Berlín, el pirulí de la Alexanderplatz y los edificios neoclásicos de la Isla de los Museos. La operación fue un éxito La operación de rescate de las obras de Munch, según explica el libro, se coronó con éxito, aunque la misión fue muy arriesgada y el grupo expedicionario se jugó la vida en varias ocasiones. Lo que no cuentan esos textos, repletos de inauditas historias y graciosos detalles sobre el pintor desconocidos hasta ahora, es si los noruegos compraron los cuadros; si pudieron sobornar a Goebbels, a algún jerarca subordinado o a un empleado de la pinoteca para que se los entregara; o si se los agenciaron de forma poco académica dando un golpe al filo de la ley. No se sabe, o por lo menos no se desvela, quién descolgó de la pared las pinturas de la sala número 7 donde estaban expuestas; o por orden de quién fueron retiradas. El caso es que esas obras volvieron a Oslo, donde estuvieron celosamente guardadas durante años, cubiertas con sábanas y mantas y dentro de un cofre de metal en una cueva bajo una finca propiedad de Freitz Olsen, familiar de Prudeaux. Pero, tras el suicidio de Hitler, secundado por Goebbels y su familia al final de la II Guerra Mundial, estos lienzos emergieron de su refugio para volver a ser expuestos en el museo. Juan Goytisolo y Gilberto Gil, premios Extremadura de Creación ABC CÁCERES. La Junta de Extremadura entregará el 6 de septiembre los máximos galardones que concede en el ámbito de las Letras y las Artes, los premios Extremadura a la Creación, que este año han recaído en el escritor Juan Goytisolo y el músico y ministro brasileño de Cultura Gilberto Gil. En el ámbito extremeño, se ha distinguido a la cantante Bebe y al poeta Ángel Campos. Estos premios se convocan en las modalidades de Mejor trayectoria literaria y artística de autor iberoamericano y Mejor obra literaria y artística de autor extremeño con el fin de fomentar la actividad creativa de los extremeños y de reforzar los vínculos culturales con Portugal e Iberoamérica. En esta edición han sido otorgados a Juan Goytisolo, considerado una de las grandes figuras de la literatura española contemporánea; Giberto Gil, creador del Tropicalismo, donde se fusionan la bossa- nova, samba de Brasil y otras músicas; y a los extremeños Ángel Campos, por su libro La semilla en la nieve y Bebe, por su disco Pafuera Telarañas La entrega de los premios, que resaltan la relación extremeña con Iberoamérica, será el 6 de septiembre