Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 30 8 2005 Internacional 23 Chirac se acerca a la línea dura de Bush contra el programa nuclear iraní El presidente francés apoya la ampliación del Consejo de Seguridad francés insta a la diplomacia a promocionar nuestros intereses comerciales como parte esencial del trabajo diario para crear empleos JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El presidente Jacques Chirac invita a las autoridades iraníes a cooperar activamente en materia nuclear en el marco de una ofensiva diplomática sobre la UE, Oriente Próximo, la ONU y los numerosos desórdenes mundiales, para intentar salir de la crisis nacional, precipitada con el rechazo al proyecto de Tratado Constitucional para la UE. Dirigiéndose a los embajadores de Francia, ante su jefe de gobierno y cinco ministros, Chirac matizó ayer las posiciones nacionales en los frentes diplomáticos sensibles. Ante el riesgo de un Irán convertido en potencia nuclear, el presidente lanzó una advertencia de fondo a Teherán: Las autoridades iraníes deberán adoptar una posición de cooperación y confianza y suspender sus actividades ligadas a la producción de material nuclear fisible conforme a los acuerdos de París de noviembre de 2004. De lo contrario, el Consejo de seguridad de la ONU se vería obligado a ocuparse de la cuestión En términos franceses, se trata de una advertencia dura, que no prejuzga el resultado final de las presiones que pueda sugerir en su día el Consejo de Seguridad, pero que anuncia el deseo francés de poner coto al riesgo emergente del advenimiento de una nueva gran potencia militar nuclear. Ante un asunto capital, París adopta una línea semejante a la de Washington. b El presidente En Oriente Próximo, Chirac considera ejemplar el proceso de la retirada judía de Gaza, invitando a Israel y a la Autoridad palestina a aprovechar la nueva dinámica para relanzar sin más tardar nuevas negociaciones El presidente francés considera que tan diversas iniciativas permitirán promover la imagen de una Francia moderna y activa en la escena mundial presentándose a sí mismo como una suerte de súper viajante de los intereses nacionales en la nueva geografía económica internacional: Debemos salir a la conquista de nuevos mercados, para aprovechar todas las oportunidades que se presenten a nuestra economía Jacques Chirac, ayer en París REUTERS Reformas en la ONU En otro plano, Chirac aboga por una refundación de los equilibrios de influencia dentro del sistema multipolar de Naciones Unidas, apoyando las candidaturas de Alemania, Brasil, India y Japón al Consejo de Seguridad, en contra de las reservas de EE. UU. y China. Consciente de que el rechazo francés al proyecto de Constitución europea ha agravado la crisis institucional de fondo, Chirac reclama en términos muy vagos un nuevo impulso a la construcción política de Europa con una iniciativa de una timidez desarmante: asociar el Parlamento, los sindicatos, la sociedad civil y las colectividades locales (municipios, religiones, departamentos, etc. al proceso de toma de decisiones europeas con el fin de hacerlo más democrático Chirac considera imprescindible tener en cuenta las inquietudes y esperanzas que se pusieron de manifiesto con el referéndum del 29 de mayo pasado, para crear un nuevo consenso nacional sobre Europa