Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL SUMARIO DEL 11- M MARTES 30 8 2005 ABC Zouhier alardeó de haber cobrado 36.000 euros y de engañar a la Guardia Civil y al juez El confidente comentaba a los reclusos que nunca traicionaría a los suyos según declaró un preso b El testigo señaló que Zouhier llamó gilipollas al instructor de la causa y a la Benemérita porque se estaban comiendo el cuento Lo tengo todo controlado dijo NATI VILLANUEVA MADRID. El imputado en el sumario del 11- M Rafa Zouhier, quien presuntamente puso en contacto a los autores materiales de los atentados de Madrid con los responsables de la trama asturiana de explosivos, comentó a su compañero de celda que su gente le había pagado 36.000 euros y que tanto el juez que instruye la causa- -Juan del Olmo- -como la Guardia Civil, de la que fue confidente hasta el momento de su detención, eran unos gilipollas porque se estaban comiendo el cuento pero que él lo tenía todo controlado y nunca traicionaría a los suyos Así lo aseguró ante el propio magistrado un preso compañero de módulo de Zouhier, que pidió declarar ante el juez de forma voluntaria y acogerse al estatuto de testigo protegido. La declaración de este recluso, cuya nacionalidad no ha trascendido, está fechada el 24 de noviembre de 2004 y se refiere a comentarios que el confidente de la Guardia Civil realizó durante el mes de julio de 2004 en la cárcel. Las manifestaciones que, según mantiene este recluso, hacía Zouhier en prisión- -y que constan en el sumario de los atentados de Madrid- echan por tierra la credibilidad de este imputado, ya puesta, por cierto, en tela de juicio por el magistrado en un auto del pasado 2 de diciembre. En él, Del Olmo sostiene que Zouhier puede estar coordinando una estrategia te recluso, el imputado también comentó que el 11- M tenía que haberse hecho días antes y lamentaba que no hubiera sido así. Respecto a los 36.000 euros que Zouhier dijo haber recibido, el testigo afirmó que no sabe si quien le pagó esa cantidad es alguien de la calle, la Guardia Civil, algún medio de comunicación u otros Según consta en la misma declaración, este preso escuchó cómo Zouhier hablaba a su compañero de celda de sus colegas de Granada, así como de sus amigos de Almería. Respecto a esta última provincia se refirió a unas minas de mármol a las que, al parecer, iban a acudir sus amigos para extraer explosivos. El testigo comentó al juez que le llamó la atención lo de Almería porque conoce esa zona y sabe (porque lo dijo Zouhier) que se utilizaba Goma- 2, la misma sustancia empleada el 11- M. En referencia a los explosivos, Zouhier comentó, siempre según el testimonio de este recluso, que éstos se pueden conseguir por tres duros porque hay mucha gente enganchada al hachís que está dispuesta a intercambiarlos por droga. El ofrecimiento El recluso que compartió módulo con Zouhier envió una carta al juez Del Olmo en la que se ofrecía a aportar información relativa a la causa del 11- M. El magistrado le citó como testigo el 24 de noviembre de 2004 contra la estación de Chamartín en las Navidades de 2003, dos meses y medio antes de la matanza) El testigo añadió que, según le comentó su compañero- -el que había hablado con el etarra- los etarras habían pensado cometer ETA lo hubiera hecho de esa manera Según este preso, el confidente de la Guardia Civil no tenía ningún problema en comentar delante de los demás reclusos, e incluso con funcionarios, lo bien que se lo pasaba cuando viajaba con los agentes de la Benemérita a Asturias, ya que le pagaban todo e incluso se iba con una puta No le importa hablar en voz alta. No se corta de lo que cuenta recalcó este testigo para describir el comportamiento del confidente en prisión. Durante su declaración ante el juez, el preso se refirió también a la banda terrorista ETA, para señalar que un compañero suyo le comentó que había hablado con un etarra en prisión (un tal Egoiz) y que éste le había dicho que estaban de acuerdo con los atentados y que era lógico que el PP hubiera pensado en ETA cuando explotaron los trenes aquella mañana del 11 de marzo, porque semanas antes ETA había dejado una mochila (Es posible que el recluso se estuviera refiriendo al atentado frustrado de la banda terrorista atentados similares, es decir, sincronizados, en la madrileña plaza de Cibeles y en Gran Vía, y para ello habían barajado el edificio de Telefónica (situado en el principio de esta calle) como objetivo número uno y algún hotel de Plaza de España (donde desemboca Gran Vía) Fuentes de la investigación descartan a estas alturas cualquier relación entre ETA y los terroristas del 11- M, un extremo que ya en noviembre de 2004 puso de manifiesto la Dirección General de la Policía en un informe encargado por el juez y que también está incorporado al sumario. En el escrito se establece la siguiente conclusión: Las relaciones históricas entre ETA y organizaciones o Estados musulmanes no pueden ser referencias válidas para establecer posibles acuerdos de colaboración entre la organización terrorista vasca y los actuales grupos islamistas, ya que éstos tienen como base fundamental de su ideología la actuación exclusiva con musulmanes religiosos y tienen como enemigo tanto a los infieles (no musulmanes) como a los que ellos denominan apóstatas por no compartir sus radicales postulados No obstante, la Policía reconoce que algunos presos islamistas y etarras se han intercambiado teléfonos. Se tenía que haber hecho días antes Desde su ingreso en prisión, el 24 de marzo de 2004 por colaboración con organización terrorista, Zouhier ha sostenido que informó a la Benemérita de que en los primeros meses de 2003, dos de los presuntos responsables de la trama asturiana, Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro, le habían ofrecido la posibilidad de obtener sustancias explosivas y detonadores a quien estuviera interesado Además, el confidente ha asegurado en sus múltiples comparecencias ante el juez que puso estos hechos en conocimiento de la Guardia Civil y que incluso llegó a obtener una muestra de dichos explosivos. El preso que hizo estas revelaciones al juez- -y cuya identidad permanece oculta por expreso deseo del recluso, que dice tener miedo a represalias- explicó con todo detalle al juez del Olmo que el 16 de julio de 2004 escuchó cómo Zouhier hacía gala de que era confidente de la Guardia Civil y aseguraba que los tenía a todos cogidos por los huevos Según el testimonio de es- El confidente dijo que el 11- M se tenía que haber producido antes y lamentaba que no hubiera sido así El juez Del Olmo señaló en un auto de diciembre pasado que Zouhier coordina una estrategia Rafa Zouhier, momentos después de ser detenido en su domicilio