Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 30 8 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. EL SILENCIOSO HURACÁN DEL PETRÓLEO H ACE siete años que el petróleo viene subiendo sin que nadie se haya rasgado las vestiduras. En diciembre de 1998 el barril de Brent, el de referencia en Europa, valía 10 dólares. Ayer, el barril en el mercado de futuros estadounidense alcanzó un récord histórico al superar durante unas horas los 70,8 dólares, mientras el Brent se cambiaba en Londres a 64,87 dólares. El precio del LUIS IGNACIO crudo de la PARADA OPEP alcanzó también su máximo histórico el viernes pasado, al llegar a los 59,76 dólares. Hemos dado por buenas todas las razones y también todas las excusas para el encarecimiento del petróleo. Pero la de ayer bate todas las marcas. Porque la subida se atribuyó al huracán Katrina que azota la zona productora de la costa estadounidense del Golfo de México, lo que ha obligado a recortar el 42 por ciento del total del bombeo, cantidad insignificante en relación a la producción mundial. No le echemos la culpa al aumento del consumo de China y la India; al sabotaje en los oleoductos de Irak; al terrorismo internacional; a la tensión en Oriente Próximo; a las reducidas reservas estratégicas; a la huelgas de Nigeria, Noruega y Brasil; a la subida de impuestos en Venezuela; a la herencia del privatizado gigante petrolero ruso Yukos; a la grandiosa especulación. Fijémonos sólo en que, si el petróleo supera los 90 dólares el barril, que es, descontando la inflación y la diferencia de cotización del dólar con respecto al euro, el auténtico récord histórico, los efectos serán equivalentes a los máximos históricos relativos alcanzados tras la guerra del Yon Kipur, en 1973, cuando el precio se multiplicó por cuatro y provocó una recesión mundial que duró dos años; tras la guerra de Irán e Irak en 1979, que lo triplicó y trajo como consecuencia una crisis que duró casi una década, y tras la invasión de Kuwait por Irak, seguida de la Guerra del Golfo en 1990, que volvieron a duplicarlo, lo que produjo una depresión que duró hasta 1993. Ése es el huracán silencioso. Olga Ramos, la artista del pueblo Quiero agradecer la infinidad de testimonios de apoyo y cariño recibidos de todos los lugares del mundo a raíz del fallecimiento de mi madre. Ella fue una artista muy querida y así lo he constatado a lo largo de estos días. Dicen que a su entierro no acudieron los famosos. Sé que algunos a los que ella apreciaba, como María Luisa Merlo, Esperanza Roy, María José Alfonso, Concha Cuetos o María Luisa San José, estaban fuera de Madrid. En cuanto a las autoridades madrileñas, contamos con la presencia de distintos políticos que vinieron en representación de la Comunidad y el Ayuntamiento, y yo lo agradezco muchísimo. Pero lo verdaderamente importante fue la cantidad de personas anónimas que se presentaron de forma incesante desde el momento en que llevaron a mi madre al tanatorio. Y es que Olga Ramos siempre fue la artista del pueblo. Olga María Ramos. San Sebastián de los Reyes (Madrid) Accidente o derribo Como piloto de helicópteros y como español he seguido con dolor, asombro e indignación las noticias sobre el triste suceso que ocasionó la muerte de nuestros 17 soldados en Afganistán, así como las explicaciones del Gobierno sobre el mismo. La primera actuación televisiva del señor Bono ya me escamó. ¿Cómo un actor tan seguro de sí mismo aparecía demudado e inseguro, como si fuera un actor aficionado que no se sabe el papel? ¿Por qué, en lugar de informar, trataba de justificar el suceso? Posteriormente he ido comprendiendo el porqué: el ministro temía recibir de la oposición el mismo trato dado por el PSOE en casos similares. Los días posteriores ya volvió a parecer el mismo de siempre, pero habían quedado flecos difíciles de cubrir, incluso para él. Más tarde vinieron la toma de tierra en el Bernabéu, el show de Getafe, la videoconferencia y otros actos en los que la sobreactuación del ministro y del presidente del Gobierno producían indignación. Presencié con enorme emoción la totalidad del funeral de estado en el Palacio de Buenavista. Aquí tengo que reconocer que fue el mejor preparado y solemne que he presenciado en mi ya larga trayectoria de piloto militar para honrar merecidamente la memoria de 17 militares caídos en acto de guerra. Por último, con mi experiencia como piloto militar de helicópteros- -con 6.500 horas de vuelo en estas aeronaves, cursos en el extranjero, 17 años de enseñanza como profesor de pilotos y miembro de comisiones de evaluación de diversos tipos de helicópteros, entre ellos el Puma y el Blackhawk -me creeré que ha sido un accidente cuando me lo diga la tripulación del segundo helicóptero, cuya actuación fue técnicamente impecable para el caso de un ataque desde el suelo. Vientos de 20 ó 30 nudos son los normales, por ejemplo, en Canarias. Lucinio Muñoz Dobón. Madrid. batasunos están infiltrados en las instituciones vascas... Y la tercera, que el Ministerio Fiscal mira hacia otro lado y no se entera de nada. O no quiere enterarse, que es peor. Y mucho más grave, todavía, es que Zapatero quiera negociar con esta panda de asesinos, secuestradores y estafadores. Miguel de Entremares. Gerona. Los nuevos apestados Estoy indignada, no es para menos: ya ha pasado más de un año y mis condiciones han empeorado. Cuando empezaron los primeros síntomas pensé que esto era pasajero, que se solucionaría rápidamente. No podía sucederme a mí. Yo estaba preparada, me había pasado la mayor parte de mi tiempo libre aprendiendo. El resto del tiempo, adquiriendo práctica. Mi salud era buena; mi aspecto físico no es que fuera una belleza, pero sí agradable de ver. Siempre procuraba tener una sonrisa en los labios y una palabra amable para quien se dirigiera a mí de forma correcta. Cuando llamo a alguna puerta buscando una ocupación, sin explicación alguna me descartan como apestada y no puedo hacer nada para evitarlo. Ahora, cuando me estoy dando cuenta de que mi enfermedad avanza de manera inexorable, me he decidido a buscar ayuda. No hay ninguna ONG que nos proteja, ninguna asociación que nos eche una mano. Cuando mis ahorros desaparezcan totalmente tendré que echar mano de la caridad de mi familia. porque no hay subvenciones para los que padecemos de este mal. Lo peor del asunto es que no tengo cura, ni siquiera puedo paliar el avance de la enfermedad. Soy una mujer buscando trabajo desde hace más de un año. Tengo experiencia y mucha preparación en administración de empresas, pero, estoy apestada y ni siquiera estiman mi candidatura. Mi peste se llama tener más de 40 años. Compadézcanme, no tiene cura. Julia Castillo. Madrid. Nunca Mais Tras unas semanas de incendios en tierras gallegas, la plataforma Nunca Mais no ha dado muestras de su existencia. Yo esperaba que se produjera el mismo movimiento en contra de la Administración, ya que se estaba destrozando el otro ecosistema gallego, los bosques. Pero no, ninguno de estos individuos ha aparecido en ninguna manifestación, ninguno de ellos ha hecho manifiestos, ninguno de los actores que les apoyaban ha dado la cara. Por una vez y sin que sirva de precedente, quizá la ministra tenga razón y seamos más permisivos con el tema de los incendios. ¿O es que ahora no interesa salir a la calle y criticar al Gobierno? F. Colorado. Madrid. aparecen en los medios noticias relativas al regalo que la Universidad del País Vasco hace a los etarras que se matriculan en esa Universidad. Los alumnos no van a clase, no tienen profesores, pero obtienen no sólo aprobados, sino excelentes notas... sin estudiar. Y títulos académicos. Y esos títulos, de acuerdo con la ley y reglamento penitenciarios, les otorgan beneficios de redención de penas, tanto ordinarios como extraordinarios. Legalmente, claro, pues los papeles son todos auténticos, y no falsificados. Pero la obtención de buenas notas no ha sido legal. Lo mismo que extorsionan a empresarios, los etarras extorsionan a profesores y a funcionarios. Ante todos estos desmanes, chantajes, extorsiones y estafas, media España se pregunta: ¿cómo es esto posible? Hay tres respuestas. La primera, que el miedo es libre. La segunda, que los etarras y Estafas etarras Lo que todos sabemos, hasta ahora, es que los etarras asesinan, secuestran, extorsionan, chantajean, destruyen, alteran el orden, impiden la libertad de los que no piensan como ellos, etcétera. No sé de qué se extrañan cuando