Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Los Veranos LUNES 29 8 2005 ABC MENÚ DEL DÍA TENERIFE. DE CHOCOS, LAPAS Y PULPO CARLOS MARIBONA oncluimos nuestro periplo canario en Tenerife y sus islas adyacentes, cuya cocina marinera difiere poco- -sólo en matices- -de la que encontramos ayer en Gran Canaria. Entre los platos típicos de estas islas occidentales hay dos curiosos que hemos podido leer en el estupendo libro que tres periodistas tinerfeños, José C Chela, Manuel Iglesias y José Carlos Marrero, han escrito para el Cabildo: Cincuenta recetas fundamentales de la cocina canaria Por un lado, los churros de pescado, aperitivo tradicional en los bares de Santa Cruz, con pescado blanco muy fresco cortado en tiras, macerado en limón y perejil y frito en una masa de harina, leche y huevo. Por otro los chocos- -sepias- que abundan en estas aguas y suelen prepararse en guisos, pero en Tenerife son muy habituales asados y servidos con mojo verde. Además de por pescados como la vieja, la sama, el cherne o la corvina, hay en Canarias gran aprecio por otros dos productos del mar, las lapas y el pulpo. Las primeras, despreciadas en tantos lugares, gozan de gran popularidad. Se utilizan en arroces, pero sobre todo se consumen a la plancha, rociadas con un ligero mojo de aceite, vinagre, vino, perejil y sal gorda. En cuanto al pulpo, en estas islas occidentales se consume fresco, acompañado con las excelentes papas. Entre los restaurantes tinerfeños con vistas al mar destacan Casa Pancho, en Santiago del Teide, con precioso entorno y cocina actual, y Las Aguas, en San Juan de la Rambla, curiosa mezcla de cocina andaluza y canaria en el que hacen un buen arroz caldoso de pescado. En la vecina de El Hierro hay dos direcciones recomendables: El Mirador de la Peña, donde podrán tomar las lapas a la plancha en un espectacular Hilario Arbelaitz en la cocina de su restaurante en Oyarzun, el Zuberoa SARA SANTOS Cocina en miniatura Tapas, pinchos, bocaditos... Se comen sin cubiertos y de una sola vez. Sirven de aperitivo, para abrir boca, pero también se puede componer con ellos un menú completo, incluido el postre. Es cuestión de echarle imaginación POR JULIA PÉREZ fícil hacer un buen pincho que un buen plato, aunque no se lo crean Brochetas de queso feta aliñado Ingredientes para 20 brochetas: 200 g de queso feta; 2 cucharadas de semillas sésamo; 1 cucharada de semillas de hinojo; la piel rallada de 1 limón; 1 cucharadita de pimienta negra en grano machacada; 1 ramillete de menta 1 pepino; 10 aceitunas negras sin hueso; 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Cortar el queso feta en dados de 1 cm de lado. Hilario Arbelaitz es un cocinero que no se prodiga mucho en los medios de comunicación. Prefiere estar tranquilo en Zuberoa, su restaurante de Oyarzun (Guipúzcoa) Un precioso caserío ro- deado de montes y prados en un bucólico escenario. Fiel a la tradición gastronómica vasca, sus pinchos son deliciosos y delicados; como el resto de su cocina parecen un trabajo de filigrana. En esta ocasión nos ha preparado un pincho sencillo, al alcance de cual- quier aficionado a la cocina, con uno de sus productos favoritos: el bonito. En los pinchos, como en el resto de la cocina, el secreto está en la calidad de los ingredientes. Con un mal bonito no sale bien ni un pincho ni un marmitaco. También es muy importante pensar bien la combinación de los ingredientes. Todos tienen que armonizar en un solo bocado, deben estar muy equilibrados para que ningún sabor predomine en exceso y empañe el resto. La cocina en miniatura sólo es pequeña en tamaño. Muchas veces es más di-