Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 Deportes LUNES 29 8 2005 ABC PIRAGÜISMO CAMPEONATO DEL MUNDO DE ZAGREB Cuatro medallas, dos de oro, en 200 compensan el naufragio en los 500 David Cal no pudo reeditar la plata en el medio hectómetro y sólo fue séptimo ABC ZAGREB. Los disgustos de la mañana, donde no se pescó ni una medalla en las finales de 500 metros, encontraron consuelo en las finales de 200 disputadas por la tarde. En sesión vespertina y en la distancia más corta y no olímpica los piragüistas españoles pescaron hasta cuatro preseas- -dos oros, en K- 1 masculino y femenino, y una plata y un bronce en los K- 2 y K- 4 de mujeres- -que vinieron a sumarse a la plata del sábado conseguida por David Cal en C- 1 1.000 m. Un total de cinco medallas que permiten cerrar la competición con una muy buena nota para la delegación nacional. 1.000, le faltaron las fuerzas al final y se quedó a medio segundo de la medalla de bronce, que se llevó Maxim Opalev. El gallego, sin asomo de decepción, comentaba al final de la regata: ¡Cómo andan éstos! Para David este es un año de transición y su medalla de plata en los 1.000 metros le satisface plenamente. Su entrenador, Suso Morlán, se mostraba muy satisfecho con el rendimiento de su pupilo. Suso, sin embargo, sí se confesaba contrariado con el rendimiento del K- 4 damas- -en el que doblaban Teresa Portela y Jana Smidakova- noveno en la final, puesto que sin duda no le corresponde por calidad que atesoran Teresa Portela reparte besos tras proclamarse campeona del mundo las palistas, pero se puede encontrar la justificación en los escasos diez minutos que transcurrieron entre la final de K- 2 y la final de K- 4 damas. Al respecto, los técnicos de la Española van a plantearse la conveniencia de hacer AP Sin suerte en los 500 metros No hubo suerte en las finales de 500, para las que consiguieron clasificarse hasta seis embarcaciones, y España se quedó sin el premio de las medallas que en algunos casos fueron más que merecidas. Sin duda el K- 2 de Teresa Portela y Jana Smidakova se hizo claramente acreedor a estar en el podio y sólo unas décimas le apartaron de la medalla de bronce. La gran decepción, en cualquier caso, la protagonizó David Cal, que únicamente pudo ser séptimo en C- 1. A Cal, que no había preparado esta distancia tan a fondo como el Portela- Smidakova, una apuesta para los Juegos de Pekín 2008 Teresa Portela, 23 años, y Jana Smidakova (22) una checa nacionalizada en 2003 y que reside en Asturias, son una clara apuesta de futuro. Se estrenaban este año como pareja en el K- 2 y, pese a que todavía tienen que avanzar mucho en su compenetración y aunque son muy jóvenes- -la plenitud en este deporte se alcanza en torno a los 28 años- -y sufren el handicap añadido de tener que competir en otras modalidades, han brillado y se han confirmado como una de las promesas más firmes del piragüismo español para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Lo confirman su plata en 200 metros y su cuarto puesto en los 500. dos tripulaciones completamente diferenciadas, sin que haya palistas que se vean obligadas a doblar. En cualquier caso, el piragüismo español, y más concretamente Portela y Smidakova, recibieron un espléndido premio por sus esfuerzos en las finales de 200 metros. La pontevedresa se colgó a lo largo de la tarde hasta tres medallas: un oro en el K- 1; una plata en el K- 2, junto a Smidakova, y un bronce en k- 4 en compañía otra vez de Smidakova, Isabel García y Ana Varela. Carlos Pérez Rial, en K- 1, fue el otro héroe de la jornada, aunque unas horas antes había sufrido un gran disgusto al ver cómo se le escapaba el título en K- 1.500, prueba en la que el año pasado llegó a ser campeón del mundo y, en cambio, en esta oportunidad se debía conformar con un octavo lugar. Más de cincuenta mil moscovitas vibran con el bólido de Fernando Alonso El líder del Mundial de Fórmula 1, Fernando Alonso, rodó con su Renault R 25 y levantó expectación en una pista trazada junto a los muros del Kremlin, en torno a la cual se congregaron más de cincuenta mil aficionados. El piloto español llegó a poner su coche a 200 km. h. en un muelle del río Moscova, cerca también de la Plaza Roja. Esta exhibición, en la que también participaba su compañero de equipo, el italiano Giancarlo Fisichella, fue organizada por la empresa tabaquera que patrocina a la escudería francesa en la Fórmula 1. Bautizado como el Gran Premio de Mónaco en Moscú el evento, que intentó rodearse del mayor glamour posible, se convirtió bajo el cálido sol veraniego en una fiesta fluvial, con motos de agua en el Moscova y música tecno, además de un desfile de yates para recrear el ambiente del Principado. EPA