Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 29 8 2005 39 Sociedad Adopciones internacionales en cifras POR CONTINENTES PAÍS DE PRODECENCIA Rumanía Muere uno de los afectados por legionela en Zaragoza y otros doce siguen hospitalizados EDAD MEDIA AL LLEGAR A ESPAÑA F. Rusa India Niñas Niños Colombia Rumanía Guatemala China Europa del Este 2004 2.111 2003 1.913 F. Rusa Ucrania Otros 1.618 349 144 Asia 2004 2.577 2003 1.196 China India Otros 2.389 117 71 India Guatemala F. Rusa Colombia China 0 20 40 60 80 100 0 1 2 3 4 5 6 CIRCUNSTANCIAS PREVIAS A LA ADOPCIÓN En porcentajes Vivió con su madre biológica Vivió algún tiempo sólo en la calle Estuvo al cuidado de otras personas (no en instituciones) Sí 40,6 6,7 32,6 26,1 67,2 No 34,4 63,9 40,3 33,5 18,9 NS NC 25,0 29,4 27,1 40,3 13,9 Infografía AB América 2004 585 2003 679 Colombia Bolivia Otros 256 92 237 África 2004 268 2003 163 Etiopía 220 Marruecos 21 27 Otros Estuvo hospitalizado Estuvo en instituciones Fuente: Estudio Adopción Internacional: Un nuevo país, una nueva vida Siete de cada diez niños adoptados en el extranjero sufren retrasos en el crecimiento A las pocas semanas de estancia en España se recuperan de los problemas físicos b Un estudio de la Universidad de Sevilla revela que más de la mitad de los niños adoptados en otros países tiene limitaciones psicológicas que se salvan con el tiempo M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. Los niños extranjeros adoptados por las familias españolas son esperados durante años, tras vencer los padres un largo periplo burocrático de papeles, entrevistas y permisos, e incluso tras sufrir un gran desgaste emocional. Y cuando llegan a España comienza otra gran aventura para la familia: superar las carencias físicas y psicológicas que puedan arrastrar los pequeños después de una vida que no se intuye nada fácil. Siete de cada diez niños adoptados en otros países presentan retrasos en el crecimiento y más de la mitad graves problemas psicológicos. Afortunadamente, al calor del nuevo hogar, el deterioro físico se supera en cuestión de días o semanas, pero la recuperación psicológica deja una huella más profunda. Éstas son las principales novedades que aporta un estudio Adopción internacional en España: Un nuevo país, una nueva vida pionero en nuestro país, encargado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales a un grupo de investigadores de la Universidad de Sevilla. Tras analizar a 181 familias adoptivas desde 1997 a 2000, las conclu- siones demuestran que en conjunto, los niños adoptados en otros países no llegan bien como explica el coordinador de este equipo y catedrático de Psicología Evolutiva de la Universidad de Sevilla, Jesús Palacios. La recuperación física resulta muy rápida- -dice el experto- porque se trata de problemas relacionados con carencias nutricionales, el régimen de alimentación, los hábitos de higiene y el estilo de vida. Los niños enseguida crecen en talla y peso. Es espectacular Pero tres de cada diez llegan a España con alguna enfermedad diagnosticada. Suelen ser- -continúa Palacios- -trastornos parasitarios, intestinales, o patologías leves, como la otitis, que tienen una pronta mejoría con la atención médica necesaria Sin embargo, las limitaciones psicológicas, sobre todo, en su desarrollo evolutivo son más lentas. La mitad de los niños presentan un retraso de entre seis Ilusiones truncadas Una vez que los niños llegan a nuestro país adquieren la nacionalidad española y la adopción es ya un proceso irreversible. Sin embargo, este estudio ha revelado que a veces, con el tiempo, el pequeño no termina de encajar de forma definitiva en su nueva familia. Ocurre en un caso de cada cien. El niño pasa entonces a estar tutelado por el Estado español y entra en un centro de menores. La ruptura suele producirse al segundo o tercer año de convivencia con la nueva familia, pero Palacios explica que esa situación ya se incuba en el primer año Los motivos resultan muy diversos. A veces, los padres solicitantes ocultan algún detalle importante, por ejemplo que es ella quien desea el niño y el marido acepta a regañadientes, o que sólo querían un pequeño y al final han aceptado dos; en otras ocasiones los padres no son bien informados o en la evaluación de idoneidad de los solicitantes los profesionales no estuvieron muy acertados... Pero son casos excepcionales según este experto. La investigación demuestra que al 73 por ciento de las familias adoptivas se les entrega un niño que responde al perfil solicitado y al 16 por ciento no, pero los padres aceptan al pequeño. Sólo son rechazados un 11 por ciento de menores, antes de ser asignados a sus nuevas familias, porque no encajan con la idea inicial. meses a un año de acuerdo a la edad que les corresponde cronológicamente- -dice Palacios- Su recuperación va a depender del grado de deterioro que traigan. A un bebé de ocho meses apenas le ha dado tiempo a un retraso de un mes En opinión de este catedrático, esas son las secuelas que deja el paso por instituciones y centros para menores en los países de origen. El 75 por ciento de los pequeños que llegan a España ha vivido esa experiencia durante varios meses, e incluso a veces durante años. Vienen de difíciles situaciones familias y a ello hay que añadir las carencias que existen en las instituciones. Son muchos niños para pocos educadores, la nutrición no es adecuada, la estimulación poco personalizada, pasan bastantes horas solos o sólo en contacto con otros niños matiza Palacios. Adaptación rápida y positiva Sin embargo, y una vez en España, este experto asegura que la adaptación del niño a su nueva familia es muy rápida y positiva. Palacios explica que enseguida se enganchan a sus padres y a otros familiares y empieza a participar en esa rutina. Aprenden pronto el idioma, a los seis meses de su llegada ya saben defenderse en castellano. Y también la integración social, con el grupo de compañeros y amigos, es muy buena. Aunque en ocasiones los niños que no han ido nunca (Pasa a la página siguiente)