Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LUNES 29 8 2005 ABC Núñez Feijoo pide un congreso inmediato del PP gallego y un relevo generacional b Aboga por no retrasar más de El ministro de Defensa ha tenido que gestionar durante las vacaciones la tragedia de la muerte de 17 militares, intervenir en el caso Roquetas y se ha visto chamuscado por el incendio de Guadalajara, los tres grandes frentes que han azotado al Gobierno este verano El verano negro de Bono TEXTO: G. LÓPEZ ALBA tres meses el cónclave para aclarar la sucesión de Fraga y reclama libertad a su partido para que se presente quien quiera EP LEIRO (ORENSE) El ex vicepresidente de la Xunta de Galicia y portavoz adjunto del Grupo Parlamentario del PP, Alberto Núñez Feijoo, defendió ayer un cambio generacional al frente del Partido Popular de Galicia para sustituir a Manuel Fraga y reclamó inmediatez para afrontar ese proceso después de que una coalición PSdGBNG haya apartado del poder a los populares. Tras dieciséis años de liderazgo del presidente de Manuel Fraga, Núñez Feijoo, uno de sus más estrechos colaboradores, defendió la además que no haya un solo elegido, y emplazó a los candidatos que crean que pueden presentarse para liderar este cambio a que lo hagan, informa Europa Press. Junto a Núñez Feijoo, otro de los dirigentes del PP que se plantean aspirar a suceder a Fraga es Xosé Manuel Barreiro, presidente del PP de Lugo y ex vicepresidente segundo de la Xunta, con quien se reunieron anteayer el propio Núñez y Fraga. Fraga quería conocer- -dijo Núñez Feijoo- -la opinión de dos personas que trabajan por el partido ante la próxima celebración del congreso en el que se decidirá la sucesión. No obstante, el ex vicepresidente primero de la Xunta se limitó a señalar que el congreso debe ser abierto porque no es bueno tenerle miedo a la libertad frente a quienes apuntan la necesidad de consensuar una única candidatura para impedir una imagen externa de división y alentar unas discrepancias que sólo reforzarían al PSOE y al BNG en Galicia. Respecto a la posibilidad de que el ex consejero de la Xunta José Cuiña se presente como también como candidato en este proceso de sucesión, Alberto Núñez reiteró que cualquier compañero que quiera se puede presentar para que los militantes tengan un nuevo presidente Sobre Cuiña, a quien ha respaldado en público José Luis Baltar- -el máximo exponente del PP en Orense- Núñez Feijoo mantuvo que no es sino un ejemplo de esa libertad por la que aboga. En cuanto a la posible fecha del congreso extraordinario del PP gallego, Alberto Núñez Feijoo señaló que debía ser inmediato lo que a su entender se ciñe a un espacio temporal que está dentro de los próximos tres meses MADRID. José Bono se fue de vacaciones encumbrado por las encuestas como el miembro del Gobierno mejor valorado por los ciudadanos, incluso en algún momento por delante del propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El último barómetro de ABC, publicado en julio, le otorgaba una valoración de 5,6, puntuación que sólo alcanzaban el propio Zapatero y el vicepresidente económico, Pedro Solbes. Pero sus primeras vacaciones como ministro propiamente dichas- -las de 2004 fueron limitadas por lo reciente de la toma de posesión del Ejecutivo- -han tenido un sabor amargo por una sucesión de desgracias que le han afectado directamente o le han salpicado indirectamente y cuyo impacto en su imagen pública todavía está por testar. Todo comenzó con la ola de incendios que asoló España, pero que alcanzó especial gravedad en Guadalajara, donde murieron once voluntarios. Bono había dejado de ser presidente de Castilla- La Mancha hacía quince meses para dejar el cargo a quien durante años había sido su vicepresidente, José María Barreda, pero el tsunami alcarreño le chamuscó. Bono, durante su reciente comparecencia en la Comisión de Defensa de la información que sepulta la más rabiosa actualidad en cuestión de horas, hizo que una tragedia mayor, la muerte de 17 militares en Afganistán, relegara al olvido el caso Roquetas Y, de nuevo, Bono se vio desgraciado en el sorteo en esta ocasión con la bola negra. IGNACIO GIL Incendios, malos tratos y siniestro Los responsables medioambientales que José Bono nombró maltrataron y abandonaron aquellos pinares durante los últimos diez años No fueron, en este caso, la opinión pública ni los medios de comunicación quienes le señalaron con el dedo. El entrecomillado corresponde a José Miguel Castillo, militante del PSOE, alcalde de Ablanque y portavoz de la coordinadora de municipios afectados por el incendio de Guadalajara (ABC, 24 8 2005) Luego vino el caso Roquetas con la muerte de un agricultor en un cuartel de la Guardia Civil, un suceso que hizo resucitar fantasmas del pasado ante los serios indicios de que el fallecimiento pudo ser causado por malos tratos. La circunstancia de que la Benemérita tenga una doble dependencia de los ministerios de Interior y Defensa, cuyos titulares no mantienen una relación precisamente fluida, hizo que en los primeros momentos la patata caliente apareciera ante la opinión pública en territorio de nadie. Bono- -experto en la democracia mediática como pocos- -fue el primero en dar la cara públicamente, aunque luego el sapo se lo tuvo que tragar José Antonio Alonso, quien se vio forzado en el Congreso a salvar la cara del director general de la Guardia Civil, quien había elogiado la trayectoria del principal imputado cuando la investigación interna ya aportaba elementos fundados de una actuación irregular. El ritmo vertiginoso de la sociedad Bono en estado puro Más allá de la tragedia, el siniestro ha permitido a todos los españoles ver a Bono en estado puro remangado y en el centro del foco de luz. No dudó en desplazarse inmediatamente desde Jávea (Alicante) donde descansaba con su familia, hasta la sede del Ministerio, como tampoco en que se divulgara su foto aterrizando en el estadio del Real Madrid. No dudó en desplazarse hasta Afganistán para dirigir personalmente todo el proceso de investigación del siniestro y de repatriación de los cadáveres, como tampoco en llamar a las 4,30 horas de la madrugada a la agencia Efe para informar en persona de que estaba a punto de emprender el vuelo de regreso con los restos de los militares fallecidos. Pero, al menos en esta ocasión, hasta los detractores del ministro dentro de su partido se han rendido ante sus reflejos políticos y su eficacia. Ojalá hubiera otra docena de ministros como él dicen incluso aquellos a los que menos agrada su- -como la calificó el peneuvista Iñaki Txueka- -connatural demasía escénica. En el juicio global, la foto del Bernabeu ha quedado relegada a la categoría de las cosas de Bono Las cosas de Bono incluyen no desperdiciar cualquier oportunidad, como ocurrió el miércoles en la Comisión de Defensa ante la que explicó el siniestro de Afganistán, para barrer para casa aunque a veces sea sólo la suya y no la casa común de los socialistas: volvió a reclamar un aumento de retribuciones para los militares, dijo al portavoz del PNV- -con el que Zapatero busca un acercamiento- -que sólo coincidirán en la idea de España cuando los nacionalistas asuman la de él, y, aunque sea un socio preferente del Gobierno del que forma parte, no se privó de desestabilizar al coordinador de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, a quien- -esgrimiendo una encuesta del Instituto Elcano sobre el apoyo de los votantes a la presencia en Afganistán- -espetó que es minoritario hasta dentro de su propio grupo Y se fue sin más críticas que las del PP. Arruche, al acecho El jueves 25, por fin, tuvo un respiro. Pero en los tiempos en que vivimos abundan los casos de catalepsia y las puertas de armarios que se abren inopinadamente. Aunque el nombramiento no fue suyo, el ministro de Defensa mantiene su confianza en Carlos Gómez Arruche como director de la Guardia Civil, pero el número dos del PSOE, José Blanco, ha confirmado que tiene poderosos detractores. Si finalmente Arruche tira la toalla, como ha comentado a sus colaboradores, sería la primera baja importante en el equipo de Zapatero.