Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LUNES 29 8 2005 ABC MARÍA SAN GIL Presidenta del Partido Popular en el País Vasco Batasuna está crecida y envalentonada porque Zapatero e Ibarretexe le dan oxígeno VITORIA. La presidenta del PP vasco, María San Gil, responsabiliza al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, del retorno de Batasuna a las calles de Bilbao como si se tratara de demócratas de pleno derecho y acusa al PNV de someterse a Batasuna y de supeditar la legalidad a su voluntad. San Gil denuncia que el PNV y el PSE han consentido que la formación ilegal se convierta en protagonista del inicio del curso político. ¿Alguien puede albergar dudas sobre la finalidad de la manifestación de Bilbao? -Una vez más Batasuna ha sido capaz de imponerse al Estado de Derecho y de manifestarse por Bilbao como si fueran demócratas de pleno derecho y no lo son. Existían motivos objetivos mas que suficientes para impedirla de antemano, y el Gobierno lo tenía que haber hecho. Estamos ahora como con el Partido Comunista de las Tierras Vascas, intentando hacer ver que no era lo mismo que Batasuna. Esta manifestación y la de Batasuna de hace unas semanas en San Sebastián, que no fue autorizada, eran lo mismo. Lo único que cambia es la actitud del PNV y del consejero de Interior. ¿A qué lo atribuye? -Hay un sometimiento clarísimo y voluntario del PNV hacia Batasuna, pero también del consejero de Interior a las órdenes de su partido. Están supeditando el Estado de Derecho, la legalidad, a la voluntad de los radicales. Al final, hay un proyecto común y la voluntad de Ibarretxe de hacer protagonista político a Arnaldo Otegi. Y, claro, si te quieres sentar con alguien en una mesa, difícilmente puedes prohibirle que haga una manifestación. Estas son las contradicciones a las que Ibarretxe no puede hacer frente: les legitima sentándoles a una mesa y, luego, es muy difícil ilegalizarles en la calle. ¿Ve en la inhibición del Gobierno de Zapatero y la Fiscalía un cruce de cromos con el PNV dada también la minoría del Gobierno de Zapatero? -Esto no ocurría hace un año ni tres, cuando el entorno radical no se sentía con fuerzas para hacer lo que está haciendo este verano. Sabía que había un Gobierno con las ideas muy claras y un partido de la oposición que estaba conjuntamente en el Pacto por las Libertades. ¿Qué ha pasado? Hay un cambio absoluto en la política antiterrorista y un cambio de actitud en el presidente del Gobierno. Batasuna se sienten crecida y envalentonada porque se le está dando oxígeno y por eso están recuperando las calles. Zapatero tiene una enorme responsabilidad en lo que No veo ni al PNV ni al PSE con la fuerza necesaria para que la unión de los partidos democráticos sirva para la derrota definitiva del terrorismo TEXTO: ANA ANTOLÍN FOTO: TELEPRESS San Gil opina que Batasuna retoma la calle por la debilidad de Zapatero está ocurriendo en Euskadi. Al mismo tiempo, el PSOE quiere hacernos creer que el PNV está moderado porque es con este partido que permite la manifestación del viernes, con el que quiere pactar los Presupuestos. Aquí hay un juego de intereses que no es la defensa de la convivencia y la libertad. ¿El renacimiento de Batasuna y de la kale borroka tiene relación con la declaración del Congreso a favor del diálogo con ETA? -Si Zapatero quiere sentarse a hablar con Batasuna y con ETA, ¿qué hacen ellos? Hacerse fuertes para ir a la negociación con todo el peso, y a este objetivo favorece el actual clima de permisividad. Si el Congreso aprueba una moción que dice que nos vamos a sentar con ETA a dialogar, ¿qué tienen que hacer ETA y su entorno? Hacerse muy presentes en las calles y siendo el chulo de barrio. Es verdad que no matan, pero porque están teniendo réditos y no les hace falta llegar a más. Batasuna tiene un protagonismo político Hay un sometimiento claro y voluntario del PNV hacia Batasuna. Está supeditando la legalidad, a la voluntad de los radicales que no había tenido hace tiempo. ¿El PNV lanzó una advertencia a Batasuna, al autorizar una y prohibir otra, ante las conversaciones que mantiene con el PSOE? -Estamos en un juego de tramposos. Se están haciendo reuniones por debajo de la mesa y política muy poco transparente. No sé si al prohibir la manifestación de Bilbao el PNV quiso hacer una advertencia de algo a Batasuna, pero como charlan habitualmente se lo pueden decir a la cara. No hace falta que hagan este teatro. ¿El lendakari Ibarretxe tiene las manos atadas dada su minoría o sigue las directrices de Estella? -No tiene las manos atadas. Cuando hay un proyecto común hay una voluntad política conjunta. Él no es prisionero de Batasuna porque no tendría que recurrir ni al PCTV ni a Otegi. Sabe que podría construir el futuro de este país de la mano del PP: derrotando el terrorismo, aislando a los radicales e intentado ocuparse de los problemas reales y no inventando otros como el plan Ibarretxe Lo dramático de Euskadi es que Ibarretxe prefiere escribir el futuro de la mano de Otegi y de Batasuna. Su voluntad clara y evidente es hacer país con los radicales y los violentos porque su modelo es coincidente: la Euskal Herria de los siete territorios y la independencia del resto de España. ¿La manifestación de Bilbao es, en definitiva, una burla del nacionalismo en su conjunto a Zapatero? -Más que a Zapatero es una burla al Estado de Derecho. Es un desafío y un reto continuo a lo que es la democracia. Aquí es el mundo al revés: los radicales toman las calles y los demás tenemos que estar callados, en nuestras casas. -En este contexto, ¿de qué deberían hablar Zapatero e Ibarretxe en la cita de septiembre? ¿Sólo de la legalización de Batasuna? -Querrá decir de la ilegalización, ¿no? Falta año y medio para las municipales y sabemos lo que pretende Batasuna. Lo que tendría que hacer Zapatero es ilegalizar el PCTV y cortar ese envalentonamiento que tiene Batasuna en estos momentos. ¿Qué significa este rebrote del terrorismo callejero ante el inicio de la legislatura? -Pues que hemos retrocedido mucho, que ETA se está haciendo muy presente y que no veo ni al PNV ni al PSE con la fuerza necesaria para que la unión de los partidos democráticos sirva para derrota del terrorismo. En estos momentos, la pregunta es por qué no se sienta el PP con Arnaldo Otegi cuando debería ser por qué los demás se van a sentar con Arnaldo Otegi.