Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 29 8 2005 Opinión 7 abordado desde el principio, es decir, sentando las bases desde la infancia, educando e informando de manera continua. Por otro lado, ¿cuántos padres permiten a sus hijos salir de su casa sin zapatos o sin pantalones? Entiendo que pocos, por no decir ninguno. Y, ¿por qué no extrapolamos este hábito a la seguridad vial, por qué no empezamos a transmitir a nuestros pequeños el concepto de seguridad: casco, cinturón, nada de alcohol, nada de drogas, simplemente dedicando tiempo, cariño y empeño? Creo firmemente que la batalla a la siniestralidad vial no la ganaremos hasta que no nos concienciemos de la efectividad del uso del cinturón, de la utilización del casco, de la revisión periódica del coche... pero no por la sanción ni por la represión, sino por el sentido común, por la seguridad de cada conductor y por su convencimiento propio. LA ESPUMA DE LOS DÍAS LA PULGA Y EL LEÓN H Hasta que no se incorpore una asignatura obligatoria- -como ya sucede en países vecinos como Suecia, Gran Bretaña o Alemania- -no conseguiremos vencer la batalla de la siniestralidad en la carretera Pero estos conceptos hay que inculcarlos desde las edades tempranas. De cara al futuro tenemos algunas soluciones claras. Hasta que no se incorpore una asignatura obligatoria, tanto en los colegios como en los institutos- -como ya sucede en países vecinos como Suecia, Gran Bretaña o Alemanía- -no conseguiremos vencer la batalla de la siniestralidad en la carretera. Si criticar es fácil, no se imagina el esfuerzo que supone a todos los niveles asumir las obligaciones de otro, y éste es el caso que nos sucede a muchas instituciones privadas frente a organismos oficiales, que velamos porque los conductores cumplan los principios básicos de seguridad vial. Primero, el cinturón de seguridad siempre abrochado, tanto en las plazas delanteras como traseras y en todos los desplazamientos por cortos que vayan a ser. Segundo, lleve siempre regulado correctamente el reposacabezas: la parte superior de la cabeza debe coincidir con la parte superior del mismo, 10 segundos le pueden salvar la vida. Tercero, nuestros hijos siempre sujetos en sistemas homologados, le necesitan, protégeles. Cuarto, mire la presión de los neumáticos al menos cada 15 días, ya que son los únicos cuatro puntos de unión entre la carretera y nuestro vehículo. Recuerde, piense antes de conducir. Hagamos un acto de buen hacer, dedique un tiempo a su seguridad e incúlquela a sus hijos y a los que están a su alrededor, para que algún día no nos tengamos que arrepentir. Demos un cambio de sentido a nuestra siniestralidad en carretera. PALABRAS CRUZADAS ¿Quién ganará esta Liga? EL COMBINADO BRASILEÑO EL BARÇA, PORQUE EN MADRID L Barça cree vivir un déjà vu del rollo del Dream Team cuando el cruyffismo ensartó tres Ligas consecutivas en plan Paquita la del Barrio: la primera por coraje, la segunda por capricho, la tercera por placer. Y después de aquellas tres Ligas, ya nadie lo volvió a ver. Bueno, en realidad fueron cuatro Ligas: la primera, sí, por coraje. Pero las otras tres cayeron en el último minuto y con mona de Pascua: el penalti de Djukic en La Coruña y los pitos de Gracia Redondo y García de Loza en Tenerife. Y a esto se reduce el Siglo de Oro del Barça, que ahora, con el equipo más pin y pon de Europa, quiere aprovechar la torcida de Zapatero para decirles a los españoles quién manda aquí, en el fútbol. ¿Quién IGNACIO R. manda en el fútbol, aquí? Al parecer, tres perQUINTANO sonajes cuyos nombres han dado al menos una vez la vuelta al mundo: Villar, por arrearle una torta a Cruyff en San Mamés; Arminio, por echar a la gran Rusia del Mundial de México 86; y Laporta, por una calzonada en un aeropuerto. Más poderes fácticos no se pueden reunir para ganar una Liga en España y, frente a eso, todo lo que el Madrid puede oponer es esa llama bicorne de Gravesen y Pablo García. Otra cosa será Europa, donde el Madrid siempre puede desplegar a Ronaldo, en cuyo mueblebar únicamente falta el copón de las orejas, y a Robinho, que es como el Panamá Al Brown del neomadridismo florentino: el limbo barroco del éxtasis estético. GANARÁ EN TODOS LOS CAMPOS SÓLO CUENTA EUROPA R ONALDINHO, Robinho, Sylvinho, Robertinho Carlos, Edmílson, Ronaldo, Baptista, Belleti, Assunçao, Oliveira, Luis Fabiano, Renato, varios Edu... Si hasta en la Real Sociedad de San Sebastián, donde sólo gustan los futbolistas con k se han pertrechado con un par de jugadores brasileños, Luiz Alberto Da Silva de Oliveira y Adriano Fabiano Rossato. Total, que gane quien gane esta Liga que acaba de empezar, lo celebrarán sus seguidores en Brasil; o que nos reenvíen a Carlinhos Brown ése para que monte la celebración en Cibeles, Canaletas o donde se tercie. Porque, ahora, la impresión es que desde Brasil ya lo exportan todo: los futOTI R. bolistas y las torcidas que antes era la MARCHANTE mecha de un candil y que ahora, debido a esta fiebre, es como se llama a la masa de aficionados, especialmente compuesta por un frontal de garotinhas que mueven las letras de sus prietas camisetas con mejor y más rotunda percusión que aquel Manolo, el del bombo. Claro que la gran pregunta es otra: ¿de qué equipo serán los brasileños que ganen la Liga? Pues, probablemente, del Barça, porque los brasileños del Madrid, como les han dicho que ellos son mucho ellos y tienen que mirar a Europa, se pasarán el año dale que te pego con el idioma inglés y francés. E ¿Y uste qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate ACE pocos días terminó el largo y cálido verano vacacional del presidente George Bush en su rancho de Texas. Probablemente dentro de una semana, Cindy Sheehan, la madre de un soldado que perdió la vida en la guerra de Irak, regrese de cuidar a su madre y traslade los bártulos de su protesta pacífica desde su campamento tejano a las mismas puertas de la Casa Blanca. Llevaba más de un mes atada al palo mayor de su tenacidad cuando abandonó temporalmente para cuidar a su madre de un infarto. Exige hablar con George Bush, que sea el presidente en persona quien le explique las nobles intenciones por las que las tropas de J. J. ARMAS su país mantienen la MARCELO ocupación de un territorio que, según ella y sus ya miles de seguidores activos, es una tumba abierta que ha devuelto ya casi dos mil muertos a la nación más poderosa del universo. Nadie había pronosticado tan notable éxito, pero, como una bola de nieve en pleno agosto, el interés del episodio, en principio sin aparente importancia, cobró altura y velocidad, hasta convertirse para el presidente Bush y su política iraquí en algo más que un molesto moscardón: un extraño fenómeno popular de dimensiones todavía imprevisibles. Otra vez el batir de las alas de una mariposa en los suburbios de la Gran Ciudad. Otra vez el enunciado del efecto mariposa de Ilya Prigoguine en nuestras reflexiones cotidianas. Porque Cindy Sheehan es, para miles de ciudadanos estadounidenses, la resurrección del pacifismo activo, lo más parecido a una mágica lluvia fina bajo un cielo aparentemente azul. Hasta exigir un seguimiento prioritario de los medios informativos del país. Frente a las constantes malas noticias de la posguerra iraquí y la ocupación de aquellas tierras, esta mujer de 48 años convertida en heroína pacifista ha conseguido una creciente movilización que hace pensar a los observadores especializados en el regreso a los movimientos pacifistas de los años 70. Ciudadanos de Boston, Nueva York, Washington, Phoenix, San Francisco, Los Angeles, Denver, Atlanta y Houston han seguido el ejemplo de la protesta de Cindy Sheehan. Y el movimiento ciudadano crece. Y crecen los casos de padres de soldados muertos en la guerra que reclaman hablar con Bush. Incluso Joan Baez ha resucitado de sus cenizas. He aquí un suceso, menor en origen, transformado en interno elemento perturbador de la política del Imperio en Irak: la pugna entre la pulga y el león, en metáfora del Abbé Pierre citada por Lanza del Vasto, la resistencia pacífica de Ghandi frente al Imperio británico, la gente multitudinariamente en las calles pidiendo el fin de la guerra del Vietnam. La pulga pica en la conciencia. Y el león no puede morder a la pulga con la que se niega a hablar.