Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 8 2005 Los Veranos 105 DJ Sandro Bianchi Suspendida definitivamente la gira El Museo Chicote de Madrid estrena sello discográfico El Museo Chicote, uno de los locales más emblemáticos de la noche madrileña, ha llegado a un acuerdo con Subterfuge Records para publicar una serie de discos. El primero de ellos es un disco- libro titulado Chicote Cocktails que ha sido creado por el DJ Sandro Bianchi, que ha compuesto diez temas basándose en otros tantos cócteles, el verdadero sello del local de la Gran Vía madrileña. Enrique Bunbury deja a medias su concierto de Zaragoza Enrique Bunbury, que está totalmente agotado no pudo anteanoche con su concierto en Zuera (Zaragoza) que suspendió tras interpretar tres canciones, y finalmente decidió cancelar la otra actuación que había mantenido de su gira, ayer en Cambrils (Tarragona) Ha intentado sacar estos dos conciertos adelante, pero no puede dijo a Efe su manager Nacho Royo. personas que acudieron a verlos el pasado día 17 al Toyota Center de Houston- -primera parada de la gira que lleva por título Juntos los tres Aparte de copiarles a aquellas tres grandes voces de la ópera esa fórmula de actuar como trío- -que tan beneficiosa ha resultado para los tenores- los shows también siguen un esquema muy parecido al que usan las tres grandes voces de la ópera: cada uno ofrece su repertorio por separado para acabar actuando juntos. Así, el puertorriqueño Marc Anthony es quien rompe el hielo en el escenario. El hombre que parece haberle dado la estabilidad sentimental a Jennifer López suele cantar siete temas, entre los que no faltan Y hubo alguien Hasta que te conocí Ahora quien y el broche a este primer acto, Valió la pena Anthony le pasa el testigo a su Cada uno, al c o m p a igual que los t r i o t a Chayantres tenores, ne, que ofrece su reper- h e r e d a torio por separa- un públido para acabar co que se actuando juntos ha entregado a la voz magnificente de Anthony según ha escrito el New York Times Pero el autor de Torero ya está acostumbrado a este tipo de plazas y por eso abre su set con esta canción. Después aparecen entre el público los clásicos sombreros de ala ancha de los mariachis. Alejandro Fernández irrumpe en escena y va desgranando Tú regresarás Que seas muy feliz (de otro mexicano ilustre, Juan Gabriel) La noche, tras tres horas y media de show llega a su punto álgido: los tres juntos interpretando grandes clásicos- -entre ellos el Amigo de Roberto Carlos- -en los 19 conciertos que estos días les llevan a Irvine, San Francisco y San Diego. Juan Pinzás anticipa en Nueva York El desenlace MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. El director español más fiel al movimiento vanguardista danés del Dogma, que reniega de la parafernalia técnica del cine para poner el énfasis en la actuación y el guión, anticipó en EE. UU. la conclusión de su trilogía con la presentación de El Desenlace que compitió en la sección oficial del Festival de Cine latino de Nueva York, bautizado como La CineMaFe. La cinta no se estrenará en España hasta el próximo 7 de octubre, y hasta ahora sólo se había visto en el Festiva Internacional de Cine de Moscú. Pero Juan Pinzás ha encontrado en los neoyorquinos a un público especialmente interesado en la contracorriente cinematográfica de sus películas, que reconoce difíciles de digerir. Requieren la participación del público admitió el director. Esa advertencia parece ser especialmente necesaria en esta cinta- muy tensa y muy dura, donde los actores se llaman de todo que REMEZCLAS JESÚS LILLO protagonizan José Sancho, Javier Gurruchaga, Carlos Bardem y Beatriz Rico. Éste es el grupo de valientes que aceptó someterse al experimento psicológico y creativo del director gallego, frente a su cámara de hombro. De acuerdo al estricto decálogo de los mandamientos del Dogma, cuya Secretaría certifica formalmente los trabajos que se han ajustado a las normas dictadas por el realizador Las Von Trier, no puede haber efectos especiales, iluminación, maquilladoras o encargados de vestuario, sino sólo lo que los actores pueden hacer por sí mismos. El guión deja espacio para la improvisación ante cámaras sin marca para que los actores puedan olvidarse de ellas y vivir la historia que el director quiere contar. Pinzás admite que fue especialmente cruel con ellos, dispuesto a sacar a flote los sentimientos que quería ver reflejados en la cinta. Yo quería que se odiaran, porque los personajes de la película se odian, y algunos de ellos acabaron haciéndolo La acción se desarrolla en un hotel de Galicia, donde una atractiva productora (interpretada por Beatriz Rico) y un director de cine (José Sancho) se reúnen para adquirir los derechos de la última obra de un ambicioso escritor (Carlos Bardem) que acaba de romper su matrimonio de conveniencias para vivir con su amante homosexual. El conflicto surge cuando los personajes, a los que se suman amigos del escritor, entre los que se encuentra el de Javier Gurruchuga, empiezan a escarbar en su propio pasado, algo que los actores hicieron de verdad. Este es el tercer año que Pinzás participa en este festival, que no sólo ha dado alas a sus películas en EE. UU. sino que le ha inspirado el próximo guión. Con la cámara colgada al cuello, el director aprovecha esta visita para buscar localizaciones para El sueño de Nueva York un trabajo que anunció el viernes y del que avanzó que será muy experimental, en la línea de David Lynch CHISPAS delantaba hace dos días un medio británico que Coca- Cola pretende fichar a los White Stripes para que compongan, a la medida de los tiempos, la sintonía de su nueva campaña publicitaria, una pieza a la altura de aquéllas con las que, en la década de los años setenta, la multinacional de Atlanta hizo historia en los anales del tarareo universal. Quizá Jack White, que hace unos años ya rechazó una oferta similar de Gap, no pase por un aro mediático al que ni siquiera Bob Dylan ha renunciado, pero la estrategia de la compañía norteamericana sirve, al menos, para confirmar la sana inquietud de la industria publicitaria por sacudir de forma permanente los tímpanos del público. La música utilizada en los anuncios ha sido en los últimos años el mejor disolvente contra el cerumen generado por el pop de consumo: mientras siguen la programación publicitaria de la pantalla, millones de espectadores de todo el mundo sintonizan, a las bravas, los sonidos más extremos de la trastienda del mercado del disco, de la brutalidad de Peaches a los ensayos mágicos de CocoRosie, rock que araña y pop que hechiza a una audiencia masiva que, gracias a estas piezas televisivas, sigue conectada a ese siglo XXI que la lista de ventas se empeña en aplazar y distorsionar. Jack White es el penúltimo filón de pedernal de una mina de la que a diario salen chispas que iluminan el espacio exterior del ocio de masas, chispas de otra vida, servidas en frío y deprisa con cubitos de publicidad. A El director y los actores de El desenlace el viernes en Nueva York EFE