Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Los domingos DOMINGO 28 8 2005 ABC ESPAÑOLES EN HERAT Si caes, lo importante es que te vas haciendo lo que quieres hacer. ¿Ha servido para algo? Sí. Pues con eso me conformo dice un militar destinado en Herat El destacamento español alterna funciones militares y de reconstrucción en su destino afgano (Viene de la página anterior) nazas, que puede que un día salgas y no vuelvas nunca. Cada mañana, en el briefing de las 8,30 nos informan de los riesgos: del último armamento que se ha incautado, sobre todo misiles antiaéreos Mampax y RPG que entran por la frontera de Irán hacia Farah, donde están los americanos; de si crece la presencia talibán... pero hasta ahora no hemos tenido ningún susto, todo está tranquilo y se trabaja bien. En tres meses, lo peor ha sido lo del Cougar, no ha habido nada más A 5.600 kilómetros Habla un militar, pongamos soldado, destinado en la Base Camp Arena De nombre desconocido, porque cuando se firma con las Fuerzas Armadas españolas mejor no abrir la boca más de la cuenta, y menos para quejarse a la prensa de que no hay un refugio. O de que para ir hasta el helipuerto, que está protegido con un muro doble de hormigón de tres metros, hay que atravesar andando o en coche por el aeropuerto civil, que tiene libre acceso a la calle y aterrizan los aviones comerciales con pasajeros que nunca se sabe... ¿Y si alguno lleva un cinturón de explosivos? Pero el silencio va en el sueldo, los escandalosos 800 euros- -cincuenta arriba, cincuenta abajo- -del salario mensual con seis años de servicio, más los 80 diarios de dieta por estar a 5.600 kilómetros de España en una misión en el extranjero. Total, unos 3.000 euros de nómina por jugarse la vida, aunque esto no sea Irak, y sobre los que se piensa mucho si merecen la pena, si no merecen la pena... Sobre todo cuando se acaba de despedir a 17 compañeros en 17 La cantina. Tienen derecho a dos cervezas a última hora del día féretros. Y si el piloto del segundo helicóptero del siniestro del 16 de agosto no llega a ser tan hábil, podría haber sido mucho peor. Y uno sigue ahí, en Herat, preguntándose sin respuesta posible qué ocurrió y sabiendo que en casa la familia lo pasa tan mal... Y en la base uno piensa, y a veces se arrepiente, cuando se sufre el primer mes sin aire acondicionado en una tienda de campaña neumática, con 63 grados en el interior después de todo el día azotadas por 57 grados de sol, o durmiendo sobre la lona, dura como la piedra, del catre porque todavía no han llegado los colchones, tragando polvo a todas horas mientras se chorrea de sudor. Con el fusil HK pegado al hombro hasta para ir al baño, aunque eso es un decir, porque las letrinas en Herat son tan estrechas que no se puede entrar con el arma, y más vale dejársela confiada a un compañero unos minutos. Se pasa mal comiendo ¡tres meses seguidos! pasta a diario- -la cocina es competencia de la fuerza italiana que está en el campamento- y guardando turno para llamar a casa por la noche. A precio de llamada local, gracias al Ministerio de Defensa, que reparte a cada uno una tarjeta prepago de 6 euros al mes, y gracias a Dios si funcionan a la vez al menos tres de las diez. Cuando estás allí, no piensas que todavía te queda un mes por delante, sino que ya han pasado ochenta y cinco días, ochenta y seis, ochenta y siete Es la única forma de llevarlo, estás deseando venirte... reflexiona en voz alta el militar anónimo, que a pesar de lo que diga, es la segunda o la tercera vez que se apunta a una misión exterior. Porque ninguno oculta que, al lado de la miseria de 800 euros, ingresar medio millón de las antiguas pesetas es, visto desde casa, un gran reclamo y un gran argumento para ir voluntario cuando se es joven y hay un coche, una boda pendiente o una hipoteca por pagar. Y aún así, hay unidades en las que no se cubren plazas, y hasta la mitad son forzosos. Si falta gente, eligen entre los más ca- pacitados, y si no estás de acuerdo te dicen que haberlo pensado antes, que no hubieras firmado el contrato con el Ejército... Una vez que te buscan, la única forma de escapar es cogerse una baja psicológica. Lo hacen muchos, por ellos y también por el miedo de los que tienen alrededor Como en Gran Hermano Pero si el señuelo de la paga funciona, en medio del desolador mapa afgano el incentivo económico sabe a triste y a poco si se compara con el sacrificio del día a día. Llegado ese punto, aquello de la