Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 8 2005 Internacional 27 Hamás lanza su campaña electoral y amenaza a la vez a Israel, la ANP y EE. UU. Los fundamentalistas palestinos claman victoria por la retirada de Gaza del Tsahal b El jefe de las Brigadas de Ezedín al Qassam, víctima de varios asesinatos fallidos, advierte a Abbas de una Intifada interna si se confiscan las armas de los islamistas JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. No es noticia que Hamás, aunque sea Mohamed Deif, el jefe de Ezedín al Qassam, su brazo armado, el activista palestino más buscado por Israel, víctima de varios y fallidos asesinatos selectivos, experto en la fabricación de bombas y artefactos explosivos, amenace a Israel. No es noticia que Hamás, aunque Deif reaparezca de las catacumbas, en un vídeo casero que presenta su perfil negro, su silueta gris, pronostique que Israel vaya a ahogarse en su particular infierno si no se retira, como ha hecho de Gaza, humillado en palabras de Deif, de los territorios ocupados de Cisjordania. No es noticia, aunque salga de la boca de uno de los hombres de Hamás con menos rasgos físicos reconocidos, que la organización fundamentalista palestina acuse asimismo a Estados Unidos y a su presidente, George W. Bush, de interferir en asuntos internos palestinos y meterse donde no le llaman, además, por supuesto, faltaría más, de amenazar a los intereses norteamericanos en Gaza, Cisjordania e Is- rael por su apoyo ciego al Estado sionista Todo eso no es noticia. Pero sí lo es, tal como están las cosas en el seno de la Autoridad Nacional Palestina, tras la evacuación israelí de Gaza, que Hamás, que el número uno de su brazo armado, que uno de los hombres más buscados por Israel, al que la propia seguridad local no quita ojo, aunque sea guiñado, amenace, a sus 43 castigados años, a la ANP con una revuelta popular sin precedentes, con una Intifada interna, si se empeña en breve en recolectar las armas de Hamás y de los demás grupos radicales palestinos, tal y como indica esa Hoja de Ruta tan desviada que nadie encuentra por mucho que busque entre el valle del Jordán y el desierto del Neguev. Mohamed Deif, durante su intervención difundida a través de un vídeo el estallido de una tormenta que con el tiempo se convierta en un temible huracán. El caos y la anarquía campan a sus anchas en los Territorios Ocupados Palestinos; la criminalidad y los secuestros, sobre todo de ciudadanos extranjeros, se han disparado; la falta de sintonía entre los líderes fundamentalistas y los laicos es cada día más evidente; la competitividad ante la cita del 25 de enero en las decisivas elecciones legislativas no presagian nada bueno, y unos y otros, Al Fatah y Hamás; las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, muy divididas y enfrentadas entre sí, Mahmud al Zahar y Mahmud Abbas, intentan en los últimos días, sin disimulo alguno, subirse al carro victorioso de la evacuación judía de la Franja de Gaza 38 años después. Mohamed Deif, alias Abu Jaled, no es un miembro cualquiera de Hamás. AP El eterno polvorín palestino Y lo es porque tal y como están las cosas en la Franja de Gaza y en Cisjordania, donde las diferencias, poco a poco más insalvables, entre Hamás y Al Fatah asustan incluso al más entusiasta de la causa nacionalista palestina, cualquier chispa puede desencadenar Dadas las diferencias entre Hamás y Al Fatah, cualquier chispa puede desencadenar una tormenta Su silueta y su perfil negros no habrán dejado indiferentes a los servicios de inteligencia israelíes. Sus palabras habrán calado hondo en la ANP. Su macabro currículum despierta, por desgracia, admiración en todos y cada unos de los campos de refugiados palestinos de Gaza y Cisjordania, sobre todo de la Franja mediterránea. Sustituto de Yahiya Ayash, el artificiero por excelencia de Hamás, muerto al estallarle su teléfono móvil el 5 de enero de 1996 por obra y gracia de Israel, inventor de los atentados suicidas, Deif se esconde día y noche de los drones israelíes, de los colaboracionistas palestinos, del Tsahal desde casi siempre. De ahí que no sea noticia que amenace a Israel, que arremeta contra Estados Unidos. De ahí que levante ampollas su andanada y advertencia contra una eufórica pero muy débil Autoridad Nacional Palestina.