Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 8 2005 Internacional 25 La nueva izquierda alemana conjura el demonio del neoliberalismo Los poscomunistas de la antigua RDA comienzan a bajar en las encuestas electorales del ex socialdemócrata Oskar Lafontaine La Izquierda, PDS aprueba en Berlín su programa y reclama restringir los libres flujos de capital GUILLEM SANS. SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. Quien no quiere neoliberalismo sólo puede votarnos a nosotros Con esta proclama resumió ayer el líder poscomunista Gregor Gysi el espíritu del nuevo partido La Izquierda. PDS que celebró en Berlín un congreso con el que da comienzo la fase decisiva de su campaña electoral. Unos 400 delegados aclamaron a Gysi y al ex presidente del Partido Socialdemócrata (SPD) Oskar Lafontaine, quien aglutina a la disidencia socialdemócrata del oeste del país, que ha dejado de seguir al canciller Gerhard Schröder por sus reformas sociales y que gracias a la alianza con los poscomunistas formará previsiblemente un nuevo grupo parlamentario. El presidente poscomunista, Lothar Bisky, acusó a Schröder de perder el sentido de la realidad frente a la realidad neoliberal y reclamó que los que disfrutan de bienestar y los que ganan más deben prestar una contribución justa al bien común Su compañero Bodo Ramelow, director de la campaña, consideró que los partidos establecidos forman una coalición de frialdad social que lleva a la gente a la pobreza b El partido crático contrapuesto al espíritu neoliberal de los tiempos A pesar de esta atmósfera neomarxista, la alianza de izquierdas desciende en las encuestas. En un estudio que publica hoy el dominical Bild am Sonntag, los principales institutos demoscópicos del país calculan que obtendría en torno al 7 por ciento de los votos, cuando hace unas semanas rondaba el 13 por ciento. El programa aprobado ayer prevé introducir un salario mínimo de 1.400 euros brutos y reclama un sistema fis- Oskar Lafontaine, en el congreso de Berlín, frente a la imagen de Gysi cal más justo Pero el programa pasó a un segundo plano porque Lafontaine tuvo que justificarse por la mentira del populista diario Bild, que le acusó de haber pedido un avión privado para volar de Mallorca a Berlín a fin de atender una cita con periodistas. REUTERS Los poscomunistas de Gysi y Lafontaine saltan a la carrera electoral con el congreso de Berlín Angela Merkel será proclamada hoy oficialmente candidata a la Cancillería por la coalición conservadora Campaña contra Lafontaine Bisky le apoyó y denunció una campaña mediática de difamación contra Lafontaine. Ramelow ofreció más explicaciones: aunque no es cierto que Lafontaine pide aviones privados a la primera de cambio, la riqueza en sí no es algo malo dijo. Dejad que Oskar disfrute de su patrimonio. Lo im- portante es que luego pague los impuestos añadió. Además, Friedrich Engels no andaba por ahí en harapos, y Marx conocía el placer Por otra parte, la conservadora Angela Merkel será proclamada hoy oficialmente candidata a la Cancillería. Su partido acumula ahora munición electoral en su oposición al ingreso de Turquía en la UE. El ministro de Exteriores, Joschka Fischer, criticó en Die Welt: La política de la señora Merkel respecto a Turquía me parece peligrosamente ciega Schröder advirtió desde las páginas del diario turco berlinés Hürriyet que no se pueden romper las promesas hechas a Ankara. El PS francés se muestra en La Rochelle en franca desunión JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La Universidad de verano del Partido Socialista en La Rochelle (Charente Maritime) que debía lanzar una gran ofensiva política socialista contra el gobierno conservador, se ha transformado en un amplificador audiovisual de una familia política dividida en cuatro capillas ideológicas enfrentadas y en un combate de tenores y gallos enfrentados por razones personales, tácticas, estratégicas e ideológicas de fondo. A la espera del fin de fiesta, dos días de debates han dejado al aire las siguientes corrientes antagónicas: -François Hollande es el líder oficial del partido, pero su liderazgo es ampliamente contestado y está amenazado por un rosario de enfrrentamientos internos. Está al frente de varias familias mayoritarias, en las que hay varios aspirantes a la candidatura a la presidencia. -Laurent Fabius aspira a ser el líder de toda la izquierda y sigue el modelo que aplicó Mitterrand entre 1974 y 1981 de unión de la izquierda Pero es minoritario dentro del partido, donde personajes históricos de la ta- Munición electoral Lafontaine proporcionó a sus simpatizantes munición dura para la campaña al reclamar una restricción del libre flujo de capital en todo el mundo. Tenemos que luchar para poner en su sitio a este casino internacional gritó el que fue conocido como el Napoleón del Sarre el Land fronterizo con Francia, que gobernó antes de convertirse en el primer ministro de Finanzas de Schröder y abandonar un año y medio después el partido con cajas destempladas. El congreso se celebra en una semana en la que Carlos Marx saluda en los kioscos desde la portada de la revista Der Spiegel haciendo el símbolo de la victoria con dos dedos de la mano derecha en un montaje del ilustrador holandés Braldt Bralds. El semanario se ocupa del renovado interés que despierta en Alemania el filósofo quince años después de la caída del Muro, en un mundo en el que el capitalismo ha podido desarrollarse sin alternativa. Al hilo de ese debate, Gysi señaló ayer que el socialismo de Estado fracasó y quedó el capitalismo, pero éste no ha vencido y defendió un socialismo demo- lla de Pierre Mauroy o Michel Rocard critican con ferocidad su arribismo. Fabius quiere un PS a la izquierda y denuncia con acritud a los social- liberales como Rocard o Bernard Kouchner, embozados detrás de Hollande. -Henri Emmanuelli lidera un mínimo grupo, Alternativa Socialista, y aspira a vender muy caro su apoyo a quienes destronen a Hollande de la dirección del partido. Propone reconstruir la unión de la izquierda. -Arnaud de Montebourg y Vincent Peillon lideran un grupo llamado Nuevo Partido Socialista, que aspira a una síntesis entre los partidarios del viraje a la izquierda y los partidarios del recentraje crítico. A esas divisiones hay que añadir los odios y enfrentamientos de personajes que desde hace años se dividen en elefantes gallos y tenores Cuatro líderes socialistas de pri- El único nexo de unión que queda a los socialistas franceses es la crítica acerba al Gobierno de Chirac mer orden, Laurent Fabius, Dominique Strauss- Kahn, Martine Aubry y Jack Lang, son elegibles para la candidatura socialista a la presidencia de la República. Un tapado Bertrand Delanoë, alcalde de París, espera beneficiarse de los enfrentamientos entre los gallos más conocidos. Por su parte, François Hollande espera convertirse en su momento en el hombre clave si consigue salvar los muebles de la crisis de identidad del PS. Ante Europa, ante el modelo económico, ante las alianzas electorales, ese rosario de grupúsculos y personalidades defienden una serie de proyectos personales incompatibles. Cuando la moral de la opinión alcanza visibles cotas de inquietud e incertidumbre, las disputas y enfrentamientos socialistas agravan la desconfianza cívica hacia una clásica siembra de demagogos y arribistas. Tras cien horas de enfrentamientos internos, el PS debe cerrar hoy su penosa universidad veraniega en la bellísima ciudad de La Rochelle con un discurso programático de su primer secretario, François Hollande. Todas las facciones socialistas compiten en la crítica acerba contra el gobierno, acusado al mismo tiempo de incumplir los compromisos europeos y agravar una crisis social cuyo origen último se pierde en la demagogia de izquierda y derecha practicada durante los últimos veinticinco años.