Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 DOMINGO 28 8 2005 ABC Internacional EE. UU. libera a mil presos de Abu Ghraib como gesto de reconciliación en Irak El embajador norteamericano se reúne con los suníes en busca de un acuerdo constitucional b Las últimas propuestas de la comunidad suní prevén la autonomía para el Kurdistán, pero eliminan cualquier mención a una eventual partición federal del país ABC BAGDAD. El Ejército norteamericano liberó ayer a unos mil presos de Abu Ghraib como gesto de buena voluntad hacia los suníes y con la intención de promover un acuerdo constitucional que facilite que esta comunidad se integre en el proceso político iraquí. Todos los presos eran suníes, aún no habían recibido una acusación formal y, aunque se les había encerrado por sospechas de tener algún vínculo con la guerrilla, ninguno de ellos fue apresado por delitos de sangre, tortura o secuestro, según insistieron fuentes militares norteamericanas. Durante las arduas negociaciones de las últimas semanas, los suníes habían exigido la libertad de miles de sus correligionarios para que pudieran inscribirse en el registro electoral y participar así en el referéndum sobre la Carta Magna previsto en principio para el próximo 15 de octubre. Es la liberación más numerosa hasta la fecha y marca un nuevo hito en el camino del nuevo Gobierno iraquí hacia la democracia señala un comunicado del Ejército norteamericano, que afirma también que los liberados se han comprometido a renunciar a la violencia Este gesto tuvo lugar poco antes de que los negociadores suníes se reunieran con el embajador norteamericano en Bagdad, Zalmay Jalilzad, para discutir sus nuevas propuestas sobre el proyecto de Constitución. La reunión fue solicitada por el diplomático estadounidense puntualizó Tarek al Hashemi, líder del Partido Islámico, principal formación política suní, quien subrayó que las propuestas que chiíes y kurdos habían presentado como definitivas no responden a las mínimas exigencias de los árabes suníes Nuestras enmiendas no son más de quince explicó. Lo que no es poco. Los suníes se muestran inflexibles sobre la cuestión del federalismo. Chiíes y kurdos proponen aplazar los detalles sobre la cuestión para después de las elecciones de diciembre. Pero los suníes insisten en que desaparezca cualquier mención al federalismo de la Constitución. Los representantes de esta comunidad- -de la que se nutre la insurgencia- -recelan de que chiíes y kurdos aplacen la discusión, pero inscriban ya en la Constitución un principio de división territorial que, en su opinión, podría romper el país. Los suníes proponen que el Kurdistán se convierta en región autónoma y presentan un sistema descentralizado, pero no regional para el resto del país. Los chiíes habían insistido al principio en incluir en la Carta Magna la prohibición del partido Baas, en el poder durante el régimen de Sadam. Después flexibilizaron sus posiciones, se mostraron dispuestos a abrir la mano a ciertos sectores del Baas, pero aún porfiaron en proscribir como criminales a los partidarios de Sadam. Pero los suníes se mantienen firmes en que este asunto tampoco debe figurar en la Constitución. Un preso de Abu Ghraib abandonaba ayer el campo de reclusión tras ser liberado Régimen islámico Insisten asimismo en que el Islam debe ser la fuente principal de la legislación, en que el árabe sea el idioma oficial del país, aunque el kurdo lo será también en el Kurdistán. Y subrayan en el documento de sus últimas propuestas que Irak pertenece al mundo árabe y musulmán Una puntualización con la que se oponen a la fórmula presentada por los kurdos, Cinco ministros suníes expresan sus graves reservas sobre el último proyecto de Constitución Chiíes y kurdos subrayan que no pueden hacer más concesiones tras sus últimas ofertas que eliminaba la identidad árabe del país. Hemos elaborado nuevas propuestas que creemos que tienen que ser aceptadas por quien desee un Irak fuerte y unido declaró a la Prensa el negociador suní, Sale al- Motlak. Kurdos y chiíes habían presentado sus últimas propuestas como innegociables. Pero, para subrayar que el rechazo suní es de calado, cuatro ministros y un viceprimer ministro suníes presentaron un comunicado en el que subrayan que tienen profundas reservas sobre al menos trece puntos del La polémica general Karpinski se autoexculpa en un libro WASHINGTON. La general en la reserva Janis Karpinski, responsable de la prisión de Abu Ghraib durante los tiempos en que se cometieron las peores sevicias contra los reclusos iraquíes, ha escrito un libro de memorias en el que hace una sincera descripción de los apuros y problemas del Ejército norteamericano en Irak. Cuenta cómo los prisioneros podían arrancar las puertas de sus celdas porque las condiciones logísticas del establecimiento dejaban mucho que desear, cómo un famoso sargento pasaba sus noches matando ovejas con una ametralladora desde la torre de guardia o cómo los altos mandos ni se molestaban en comunicar a los soldados que estarían en Irak varios meses más de lo previsto El libro El Ejército de una Mujer publicado por la editorial Hyperion en EE. UU. ofrece pocas novedades sobre el escándalo de las torturas. Karpinski sostiene que no sabía que los detenidos eran sometidos a maltratos o que los soldados eran instruidos para humillar a los prisioneros. Insiste en que ella sólo ha sido el chivo expiatorio. Afirma asimismo que los hechos mostraron que los abusos se extendieron más allá de Abu Ghraib y que sevicias similares se cometieron en los centros de detención estadounidenses en Afganistán y en Guantánamo, en Cuba. Uno de los recuerdos más amargos de su misión es el de los apuros que pasó para reconstruir las prisiones iraquíes para mantener encarcelados a miles de presuntos insurgentes. Un día, recuerda, los guardias iraquíes atemorizados huyeron de un centro de detención, y cuando sus oficiales regresaron se encontraron a los prisioneros dando vueltas fuera de las celdas. Los presos habían arrancado las puertas y caminaban libremente