Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 Los Veranos SÁBADO 27 8 2005 ABC ÁREA DE DESCANSO EL VIBOREO PAISAJE CON FIGURAS Rellene los cuadrados vacíos de este encasillado de 9 x 9, dividido en cuadrículas de 3 x 3, con números del 1 al 9, de forma que cada cifra no se repita en la misma columna, ni en la misma fila ni en la misma cuadrícula. SOLUCIÓN AL DÍA ANTERIOR Uno de cada 20 británicos no sabe situar Londres en un mapa AQUILES MATA Por Mónica Fernández- Aceytuno Los británicos presumirán de flema allá por donde vayan pero, al igual que sus eternos aliados del otro lado del charco, parece que la geografía no es lo suyo. Ahora, si les hubieran preguntado por Mallorca o Benidorm, el resultado podría haber sido diferente. Quizá la costa española esté plagada de súbditos de la reina Isabel porque, en pos de la City tropezaron con un chiringuito y prefirieron hacerse los suecos. DESEO H ay una curva en la autopista en la que deseas morirte cuando se ve desde lo alto el embalse de Cecebre, junto al que escribió Wenceslao Fernández Flórez El bosque animado También allí, se sitúa el relato de La casa de la lluvia en el que cuenta como nadie toda la suerte de lluvias que pueden caer sobre la tierra, desde la más torrencial a la más sigilosa. Todas descansan en paz en ese embalse. SECRETOS DE MUJER Por Marta Barroso y Teresa de la Cierva INSTINTO DE CONSERVACIÓN B rochas, pinceles, esponjas. Las adictas al maquillaje los usan a diario pero, ¿saben mantenerlos? Aquí les damos algunos consejos: -Pinceles y brochas: báñelos regularmente en agua tibia con jabón o con un champú suave voluminizador que hincha los pelos. Evite sumergirlos completamente: la tira metálica que rodea los pelos puede desprenderse. -Los pinceles de labios hay que lavarlos después de cada utilización para eliminar bien los residuos. De vez en cuando métalos en un baño desinfectante: agua con un poco de alcohol de 90 grados. -Enjuague pinceles y brochas con agua fresca (para evitar que los pelos se abran) y déjelos que se sequen naturalmente, planos, sobre una servilleta. -Las esponjas: pronto se convierten en un nido de microbios. Enjabónelas de forma regular, enjuáguelas con agua y déjelas secar sobre una rejilla para que circule el aire y elimine la humedad.