Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 27 8 2005 Los Veranos 87 Jennifer Aniston no gana para sustos. Tras enterarse del romance de su entonces marido, Brad Pitt, con Angelina Jolie, y firmar hace pocos días los papeles del divorcio, a la actriz le entró ayer un desconocido en casa de Malibú (California) quien dijo a la Policía que sólo estaba buscando a Jennifer Serena Williams y su línea de cosméticos. Además de una colección de moda que lleva su nombre, la tenista estadounidense tiene su línea de cosméticos. Siempre pruebo todos los productos, soy una adicta. Incluso me maquillo para jugar explicó Williams. La gama Flirt! está producida por la casa Estee Lauder. Ocho humanos hacen el oso en un zoo de Londres EMILI J. BLASCO LONDRES. Ir al zoológico no con el objetivo de ver animales sino hombres. Ese es el reclamo que utiliza el zoo de Londres para atraer visitantes este largo fin de semana (el lunes es fiesta en el Reino Unido) Ocho voluntarios de ambos sexos, con edades comprendidas entre los 19 y los 27 años, quedaron ayer a la vista de los curiosos, tapadas sus partes con hojas de higuera, en el espacio natural habitualmente destinado a los osos. Su propósito es significar la extensión del hombre sobre la Tierra como la especie más adaptada y su importancia en el entero ecosistema, según un portavoz del zoológico. Pero aunque la pretensión parece científica, en realidad es puro show- business además sin los encubrimientos sociológicos de un Gran Hermano televisivo. Los especímenes humanos van a ser alimentados durante el fin de semana con comida bien aliñada, cuentan con cojines y almohadones para no tener que sufrir la dureza del suelo y se están yendo a dormir a casa cada noche. Incluso uno de ellos, Simon Spiro, se ha llevado PUNTA CAÑA MANUEL DE LA FUENTE YA ESTÁIS TARDANDO í, ya estáis, ya están, tardando. Se me atasquen en la A- 3, coñe. Empieza la Liga de los inhos y ustedes, aún de pingo por ahí. Si ha llegado hasta Robinho y ha besado el escundinho. ¿A qué esperan? Sí, vale, es el último día de playa, el del paseíto romántico y nocturno por la playa, el de la botellita de vino caro (vale, Pepe, pero porque es el último día) el del adiós al buffet (vale Mari, pero porque es el último día) el de los diecisiete helados de Borjita (vale, mono, pero porque es el último día) y el del estrujamiento final de la visa (también porque es el último día) El gran día en el que se puede pasar del potingue antisolar, el maravilloso día en el que no hace falta lavarse los calzones en el lavabo, el estupendo día en el que ya no es necesario hacer el ridículo con las palas, el esperado día en el que no hay que acarrear diez litros de agua mineral desde el híper del pueblo, ni hay que espolvorearse (como una ensaimada) de fungicidas, pesticidas, infanticidas, y guiricidas. Qué pedazo de día (no nene, el cubito y la palita ya están en la maleta) sin tener que madrugar mañana (se acabo lo de Pepe, las 7, que hay que aprovechar el día) sin cenar antes que las gallinas, sin hacer como que leemos un libro en la hamaca, sin pelearse con la sombrilla, el último día que acaba uno harto de verle la panza a un teutón, con más contracturas que Guti después de cargar con la bolsa de la playa (parece que las carga el diablo, ¿para qué necesitamos el móvil? El último día de playa, el día en el que el sueño de la felicidad se viene abajo. Como un castillo de arena en manos de la espuma. S Treinta candidatos pujaron en internet por hacer el oso en un zoo londinense consigo un tablero de scrabble el conocido juego de formación de palabras, para no aburrirse durante el día. Y si hace frío o llueve los ocho pueden esconderse en la guarida de los osos, donde disponen de algunos avances de la civilización que no ve el público. No debe de ser un mal plan cuando treinta personas se presentaron a la selección realizada en Internet por el zoo de Londres. Por ejmplo, una de las elegidas, AP Brendan Carr, de 25 años, ganó su plaza con unos versos poco líricos, pero contundentes: Soy basta como un mono, tan fría como un gato, hablo más que un loro y estoy despierta toda la noche como un murciélago Crowe llega a un acuerdo extrajudicial El actor australiano Russell Crowe no tendrá que ir a juicio por agredir con un teléfono a un conserje de un hotel en Nueva York, tras llegar a un acuerdo extrajudicial con éste. Aunque no se han dado a conocer los detalles, la prensa local estima que la indemnización final tendrá seguramente seis cifras Así, la demanda civil del caso queda cerrada. Ahora Crowe necesita lograr que los cargos presentados por la justicia neoyorkina sean un simple delito de faltas. Russell Crowe, el día de su detención por agredir al portero del hotel AP