Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 27 8 2005 Internacional 23 Sarkozy reclama una lista negra inmobiliaria J. P. Q. PARÍS. Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, ha pedido al prefecto de Policía de París un censo o lista negra de todos los inmuebles de la capital que pueden presentar riesgos de peligrosidad, mal equipados para evitar incendios u otras catástrofes a un número excesivo de personas sin recursos, familias desamparadas o inmigrantes en situación irregular. Se trata de una petición complicadísima y peligrosa ya que hay barrios enteros donde la Policía trabaja con dificultad, sin que esté nada claro que existan censos realistas sobre el número de personas que habitan millares de inmuebles insalubres. En su primera visita al inmueble del distrito XIII donde fallecieron 17 personas, víctimas de un incendio de origen desconocido, Sarkozy declaró: El problema de fondo es que en Francia se encuentra mucha gente que no debiera de haber entrado en nuestro país, amontonándose en condiciones inhumanas Sarkozy ha pedido una colaboración más estrecha entre la alcaldía de París (socialista) y la prefectura (con un gobierno de tutela conservador) para intentar evaluar el estado real de un parque inmobiliario de asistencia social generalizada. AP Una mujer y su hijo, tras ser rescatados del edificio siniestrado AP El riesgo del bajo coste Otros incendios en inmuebles de similares características ponen en tela de juicio la seguridad de los alojamientos baratos en Francia. 15 de abril de 2005. Un incendio en el hotel París- Opera, situado en pleno centro de la capital francesa, se cobró la vida de 24 personas, entre ellas 12 niños. 15 de mayo de 2003. Diez personas fallecieron y 18 resultaron heridas en un hotel barato de Marsella. La mayoría de las víctimas mortales eran ciudadanos marroquíes y rumanos. 26 de agosto de 1989. Un incendio provocado en un hotel de París, habitado mayoritariamente por africanos, se cobró la vida de ocho personas. 16 de julio de 1988. Cinco personas murieron cuando un pequeño hotel turístico parisino fue arrasado por las llamas. de ayuda moral mientras se hallan alojados en un gimnasio a la espera de que la Policía pueda albergarlos. Un padre salvó a su familia ocultándola bajo un colchón que mantuvo constantemente húmedo con agua de una tubería Vivíamos hacinados en un espacio de 30 metros con cables eléctricos colgando por todas partes pletamente incomprensible, explica la tragedia de primera mano: En mi familia, la madre tenía seis hijos. Dos de ellos han muerto. Vivían todos hacinados en un apartamento de tan solo treinta metros cuadrados. Los cables de la electricidad colgaban por todas partes. No había ni un solo grifo en toda la estancia que pudiera decirse que cerrara bien. El agua del retrete se escapaba e iba a parar al piso de abajo. Con bastante frecuencia ha provocado cortocircuitos eléctricos que invariablemente terminaban en apagones en todo el edificio. El gobierno francés debería comprender de una vez que esa no es forma de tratar a las personas, aunque seamos negros Los bomberos intervinieron con ra- Psicólogos de la Cruz Roja prestaban apoyo ayer a los supervivientes pidez y eficacia, pero varios de los inquilinos se habían tirado por la ventana tratando de escapar de las llamas antes de que consiguieran llegar. AFP Milagrosamente indemnes Una madre de familia embarazada de cinco meses consiguió salvarse refugiándose en una ducha que goteaba sin cesar desde hacía meses Algunos de los vecinos saltaron por las ventanas del tercer piso en un intento por salvarse tirándose al vacío. Condiciones denigrantes Una señora prematuramente avejentada que se presenta como tía de varios de los niños muertos, que viste de manera muy llamativa y colorista y pronuncia su nombre de una manera com- Varios niños intentaron huir atravesando las llamas y algunos lo consiguieron. Un padre consiguió salvar a su familia gracias a que pudo sepultar a la madre y los niños bajo un colchón que mantuvo constantemente húmedo gracias a que hizo caer el agua de una tubería averiada. Tras las declaraciones humanitarias de rigor, el Gobierno y toda la clase política estaba ayer sensiblemente consternadas ante el carácter revelador de la tragedia.