Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 27 8 2005 ABC Nacional Batasuna toma la calle e insta al Gobierno a una negociación con contrapartidas La formación ilegal convierte en un auténtico mitin público la marcha consentida por el PNV b Entre los manifestantes se pudo ver a históricos jefes de ETA, como Eugenio Etxebeste, y de Herri Batasuna, como Txomin Ziluaga y Tasio Erkizia ANA ANTOLÍN BILBAO. Batasuna convirtió la manifestación de Bilbao en una segunda parte de la de San Sebastián, con sus dirigentes al frente y acto político incluido. La diferencia radicó en que esta vez no hubo incidentes dado que los miles de batasunos que secundaron el acto camparon a sus anchas con la autorización del Ejecutivo vasco, y sin la intervención del Gobierno. La marcha partió de la sede del PSE, a escasa distancia del edificio de la subdelegación del Gobierno, con el mismo lema que en San Sebastián, Ahora el pueblo, ahora la paz y sin haber sido prohibida por el Ejecutivo vasco a pesar de sus similitudes y de los graves altercados con los que concluyó la manifestación de hace diez días. En el mismo escenario en el que a las ocho de la mañana se izaron las cuatro banderas, incluida la española- -por espacio de 20 minutos- el dirigente de Batasuna, Pernando Barrena, y no uno de los convocantes, pronunció un discurso que puso el broche a la marcha. Igual que hizo en San Sebastián, Barrena se dirigió, desde las escalinatas del Ayuntamiento, a los simpatizantes proetarras para leer una intervención que llevaba escrita. Al tiempo que repartió críticas entre el PNV, la Ertzaintza y Aralar, el batasuno se dirigió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para ofrecerle la mano tendida Asimismo, le pidió valentía ante un hipotético diálogo con ETA, y afirmó que si necesita contrapartidas para iniciar un proceso de paz sólo tiene que pedirlas. Como condiciones, exigió al Ejecutivo que se librara de la presión del PP y de la ultraderecha española y siguiera el modelo de Dawning Street por la política del laborismo británico en Irlanda. Por último, le instó a dejar atrás tanto las viejas recetas en referencia a su ilegalización, como a los representantes de los sectores que comparten con el PP ese mismo modelo anacrónico de Estado subrayó. Por otra parte, criticó al presidente Zapatero: El único destino de ETA es dejar las armas E. CALVO LAS PALMAS. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recalcó ayer a Batasuna, durante una visita a Las Palmas de Gran Canaria, que el único destino de ETA es abandonar las armas y disolverse después de que el dirigente de la formación ilegalizada Pernando Barrena le instara durante la lectura del manifiesto de la marcha abertzale en Bilbao a ser valiente e iniciar negociaciones con la banda terrorista. Sin embargo, Zapatero, que dijo no conocer estas palabras de Barrena, defendió la necesidad de que ETA deje las armas. El único destino de aquellos que guardan silencio, comprenden o miran para otro lado ante la violencia- -afirmó el presidente- -es condenar la violencia, rechazar cualquier tipo de actuación que implique coacción, amenaza, aquello que es incompatible con la libertad y la democracia Joseba Permach, en el centro, flanqueado por el secretario general de LAB, Díez Usabiaga (dcha. y el ex jefe de ETA Eugenio Etxebeste (izda. durante la marcha del PNV, Josu Jon Imaz, y al consejero de Interior, Javier Balza, por querer sacar también de las calles a la izquierda abertzale. Tras acusar a Imaz de convertir a la Ertzaintza en Policía de Batzoki que responde al modelo Roquetas y al alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, por haber izado la bandera española, afirmó que, para Batasuna, la Ertzaintza es exactamente igual que la Guardia Civil y la Policía Nacional Su intervención fue la prueba más evidente, aunque no la única, de que detrás de la convocatoria estaba la for- Los abertzales vuelven a casa tres años después de su ilegalización A. A. VITORIA. Cuando se cumplen tres años de su ilegalización, Batasuna ha logrado mantenerse a flote, a pesar de su marginación institucional, y desarrollar una actividad política permanente, dando continuas ruedas de prensa, realizando llamamientos de apoyo a manifestaciones convocadas por particulares, y celebrando actos de homenaje a presos y miembros de ETA. También, gracias al papel de interlocutor permanente que otorgan a la formación ilegalizada, por un lado el lendakari Juan José Ibarretxe, que considera imprescindible su presencia en la futura mesa de diálogo, y, por otro el PSE y el Gobierno de Zapatero, aunque en este caso sea sin luz ni taquígrafos. Sin presencia en los Ayuntamientos y Diputaciones desde hace dos años, Batasuna logró hacerse en junio con la llave del Parlamento vasco, al colocar en la Cámara de Vitoria al Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK, en euskera) cuyos votos permitieron a Ibarretxe salir de una complicada situación y ser reelegido lendakari. Esta desconocida formación concurrió a las elecciones autonómicas de abril sin que el Gobierno ni la Fiscalía pusieran obstáculos, a pesar de su patente vinculación con la ilegal Batasuna. La formación proetarra, que hace apenas una semana pedía ayuda al resto de formaciones nacionalistas que conforman el tripartito para poder concurrir a las elecciones municipales de 2007, ha pasado en cuestión de meses de celebrar sus asambleas de forma casi clandestina a realizar actos electorales, convocar manifestaciones y celebrar encuentros de carácter político. El punto de inflexión tuvo lugar en noviembre del pasado año, cuando los líderes de Batasuna dieron a conocer su oferta de pacificación para el País Vasco en un acto multitudinario, que no fue prohibido a pesar de convocarse con semanas de antelación, celebrado en el donostiarra velódromo de Anoeta. Desde entonces, y entre constantes rumores de una posible tregua de la banda terrorista, la formación radical volvió a tomar las calles utilizando como coartada homenajes a miembros de ETA o manifestaciones en fechas emblemáticas y en sus escena-