Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 27 8 2005 Opinión 7 más da estudiar o no; al proscribir las pruebas externas- -incluso parece ser que los exámenes de septiembre- qué más da aprobar o suspender, pensarán inevitablemente muchos alumnos. La burla al profesorado adquiere tintes dramáticos con los docentes que imparten Religión- -18.000 profesores- para quienes se pretende la mayor reconversión laboral encubierta practicada por este Gobierno, que pretende, más o menos progresivamente, dejar en la calle a este importante colectivo, cuyas reivindicaciones, al igual que las de las familias, tampoco han sido tenidas en cuenta en el Proyecto LOE, aunque el MEC- -cínicamente- -continúa abierto al diálogo o considerando excesivas estas críticas. LA ESPUMA DE LOS DÍAS COSAS DE BONO Y ZAPATERO L centros públicos, dispensando tanto para los colegios concertados como para los estatales el mismo trato, respetando su independencia ideológica. La LOE es, además, una gran burla para todo el profesorado vocacional y responsable que desea transmitir profesionalmente sus conocimientos al alumnado. En lugar de ofrecer al docente herramientas que le permitan potenciar su prestigio y autoridad para fomentar el esfuerzo, la instrucción y la buena educación del alumnado, se le despoja de cualquier atisbo de autoridad y del respeto que merecen. Al existir la posibilidad de pasar de curso sin esfuerzo, qué La LOE constituye, en perjuicio de todos los españoles, un paso atrás en el sistema educativo, tan necesitado de homologación, por cuanto permite acentuar las diferencias en materia educativa entre las diferentes comunidades autónomas. No se trata sólo de que ya existan comunidades de primera categoría que tienen, por ejemplo, el Bachiller y la educación infantil gratuita del que disfruta toda su población, sino, sobre todo, de que la diferencia de contenidos de las mismas materias puede ser tan grande que supongan un verdadero problema para los hijos de las familias que por uno u otro motivo se vean obligadas a trasladar su residencia a otra comunidad. Las diferencias educativas entre las diecisiete comunidades pueden ser una barrera mucho mayor que el idioma, pueden impedir la cohesión y aumentar progresivamente las desigualdades entre las mismas. Por eso, los partidos nacionalistas están a favor de esta nefasta futura LOE, y ése es el peaje que no descompone el talante de nuestro presidente. Ante el triste futuro educativo que les espera a nuestros hijos con semejante LOE- -cuyas críticas le parecen excesivas al MEC- perdida toda confianza y credibilidad en el Ministerio de Educación y en el presidente del Gobierno, no queda más alternativa que intentar la retirada o modificación sustancial del proyecto por todos los medios legítimos, incluidos los posibles recursos por inconstitucionalidad o las eventuales manifestaciones de familias, profesores y alumnos que tenemos la obligación moral de demostrar al Gobierno que con la educación de nuestros hijos no se juega. Si, a pesar de todo, este bodrio sale adelante, haremos todo lo posible para que se derogue tan nefasta ley en cuanto se produzca la alternancia política en la presidencia del Gobierno. PALABRAS CRUZADAS ¿Cree que el tripartito catalán está provocando una crisis profunda en el PSOE? SE TAMBALEA A pueden decir misa y avasallarnos con el bla, bla, bla de que todo va sobre ruedas. No se lo cree ni el mismísimo Zapatero; o quizás estamos ante lo contrario, que el único que se lo cree es un Zapatero que lleva en la inopia ni se sabe, regodeándose permanentemente por su política, que él considera la más acertada del mundo mundial. Cualquiera con dos dedos de frente se da cuenta de que en el PSOE empiezan a aparecer grietas por todas partes, y la prueba es que dirigentes importantes sacan ya los pies del plato y además anuncian que no están dispuestos a decir sí bwana a todo lo que venga de Moncloa. Blanco ha llamado la atención a los del PSC. Más que un aviso, estamos ante el reconocimiento por parte del brazo derecho de ZP de que hay que parar la maragallaPILAR da. Pero habría que hacerle una reflexión al CERNUDA todopoderoso secretario de organización: hay maragallada porque lo ha querido ZP. Es probable que las palabras críticas de Blanco al PSC tengan como objetivo calmar a los muchos socialistas dispuestos a poner las espadas en alto este otoño si el presidente continúa con su política de entreguismo a los catalanes, llámense Maragall o llámense Carod. Además de calmar a los muchos psoes no conformes no ya con el compadreo territorial, sino tampoco con la tibieza ante Batasuna, ni con la cada vez más deteriorada política exterior. Empieza el tiempo de vacas flacas para ZP. Pero no por lo que viene del PP, sino por lo que viene de los suyos. PEORES COSAS SE HAN VISTO ALVO en una primera etapa felipista- guerrista- -y eso que Guerra es ahora el gran disidente- nunca ha sido el PSOE un partido monolítico, de prietas las filas. La frase de entonces, el que se mueva no sale en la foto implica, más que nada, una amenaza de poder: quien discrepa no tiene poltrona cuando los suyos son quienes las reparten. Hoy no es el caso: conocemos divergencias de la vieja guardia (González, Guerra, Benegas, Chaves) acerca de las tesis hasta ahora oficiales, porque el propio ZP las abanderaba, de respeto al maragallismo. Discrepaban presidentes autonómicos socialistas y ministros. Pero, tras lo dicho por Blanco, algo se mueve de verdad. Tampoco es la FERNANDO primera vez que los socialistas del PSC JÁUREGUI dejan de fumar la pipa de la paz con sus hermanos del resto de España (sí, de España) El PSOE es partido discutidor, recordemos la leña que se dieron Felipe y Alfonso, y lo veremos en el comité federal y en el consejo territorial de la próxima semana. Mucho peor sería que no discutieran y que, nuevamente, nos encontrásemos con la foto de los inamovibles y de los inmóviles, con la verdad por pelotas y de los pelotas. En el fondo, no pasa nada: sólo que ZP, ingenuo, quiso ir demasiado lejos y ahora tendrá que dar marcha atrás, aunque el precio sea alto. Ya lo verán. Y S AS escaramuzas internas de los partidos políticos dejan muchas heridas abiertas, trizan viejas amistades y acaban por enojar al electorado. Llegado al poder, Zapatero ha envuelto en las opacidades del favor o de la expectativa de favor las tensiones más visibles en el PSOE, pero lleva unos meses como desorientado ante las subidas y bajadas de tensión de su gobierno, tan precario en personalidad política. El verano le ha sido especialmente ingrato. Entre incendios, el episodio de Roquetas y el siniestro de Afganistán, aparece y reaparece José Bono, practicando el estadismo o el silencio, que a veces fingen ser la misma cosa según se mire. En El relevo Gonzalo LóVALENTÍ pez Alba habla del comPUIG plejo edípico de Bono respecto a Felipe González: con el XXXV Congreso del PSOE, después de los liderazgos fallidos de Almunia o Borrell, Bono dio el paso adelante. Al final, Zapatero le ganó por nueve votos: 414 frente a 405. Bono se volvió a Castilla- La Mancha. Son cosas de la vida que con sus titilaciones hacia Ibarretxe, Maragall, como hacia ERC o el BNG, Rodríguez Zapatero contradiga el modelo de Estado de los guerristas que le dieron su apoyo en el XXXV Congreso. Bono, perdedor por nueve votos, tampoco se siente cómodo con el barullo de las reformas estatutarias que pueden rasguñar la Constitución. Por parte del socialismo catalán, se quiso creer que Maragall había coronado a Zapatero cuando de hecho quien cuenta y deposita los votos es José Montilla. Aún así, por entonces el mediterráneo Maragall todavía le hacía gracia a Zapatero, mucha más que el manchego Bono. Entraba en escena un Zapatero, que de forma casi súbita sustituyó la imagen en negativo que tenía el PSOE después de los últimos años felipistas. No sólo no cambiaba el contenido, sino que incluso la gestualidad de Zapatero, directamente clónica de Felipe González, avalaba el continuum del PSOE, pero un rostro joven con entorno de renovación generacional hizo por el maltrecho socialismo español lo que el mejor lifting logra en las carnes de una dama castigada por las tentaciones de la experiencia. Luego vino el 11- M y Zapatero llegó a La Moncloa, aupado en la peana que sostienen Izquierda Unida y Esquerra Republicana. Era una página en blanco, amoldable a los poderes mediáticos. Llamó entonces a José Bono a su diestra, regalándole ambiguamente con uno de los despachos más destacados del Estado: la Defensa. Ahí comenzaron los desfiles y besamanos, en la mejor tradición castellanomanchega, porque para Bono sobreactuar no es una tentación sino un estilo. Por nueve votos de diferencia, prosigue entre bastidores cierta pugna entre Bono y Zapatero. Por lo demás, tienen en común que hasta ahora no han demostrado aplicación alguna a los misterios de la economía y que se sirven de la política exterior sólo para efectos de guardarropía. vpuig abc. es ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate