Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión SÁBADO 27 8 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil EGIPTO DESPLIEGA LA HOJA DE RUTA N BATASUNA TIENTA A ZAPATERO A manifestación convocada en Bilbao por un grupo de ciudadanos se convirtió en un acto público de Batasuna, a lo que estaba abocada desde el principio. Fue una concentración con todos los rasgos de ilegalidad, porque vulneró tanto la sentencia de disolución de Batasuna dictada por la Sala Especial del Tribunal Supremo, como el auto de suspensión cautelar de este partido que decretó el juez Garzón hace tres años. Ambas resoluciones judiciales aportaban suficiente respaldo jurídico al Gobierno central para, ante la pasividad de la Consejería vasca de Interior, haber instado la declaración de ilegalidad de la convocatoria. No habría sido necesario, como ayer excusaban la vicepresidenta primera del Gobierno y el ministro de Justicia, usurpar funciones propias del Ejecutivo de Vitoria, sino de garantizar el cumplimiento íntegro de resoluciones judiciales firmes, porque lo que estaba en juego no era simplemente un ilícito administrativo, sino un posible delito de desobediencia a la autoridad judicial. ¿Acaso el Gobierno de la Nación no está legitimado para reclamar el cumplimiento íntegro de las sentencias y de las leyes en procesos en los que es parte? Hay que recordar- -y esto es lo lamentable- -que el Tribunal Supremo condenó a Batasuna a cesar de inmediato en todas las actividades que realicen y que el auto de Garzón (en el apartado 5. f) concretaba que la suspensión de Batasuna incluía la suspensión de la capacidad de convocar manifestaciones, concentraciones, caravanas o cualquier acto público o de asistir a los mismos Por tanto, la dejadez del Gobierno no puede disculparse como un acto de garantismo jurídico, sino como una abdicación de responsabilidades, que se ha convertido en signo distintivo de sus decisiones sobre la Ley de Partidos. El Gobierno ha decidido dar por perdida de antemano toda contienda jurisdiccional contra el entramado batasuno, lo cual es una manera de trasladar preventivamente a los Tribunales de Justicia el mensaje de que hay un cambio de actitud política hacia la izquierda proetarra, en el que la aplicación de la Ley, como venía haciéndose, ya no es oportuna. Así L es como el Gobierno y el fiscal general absuelven a Atutxa, preservan al Partido Comunista de las Tierras Vascas y se cruzan de brazos ante la resurrección imparable de Batasuna. La aplicación de las leyes no es una ciencia exacta, pero, al menos, el Gobierno debía dar muestras de beligerancia legal contra el entramado político de ETA. Pero, quizá, lo que el Gobierno presumía era que en el acto de ayer podrían oírse mensajes como el del dirigente batasuno Pernando Barrena, quien dirigió un terrible emplazamiento al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, para que pida contrapartidas por el proceso de paz. Con estas palabras, Batasuna demuestra conocer a la perfección la apremiante necesidad del Gobierno de tener oportunidades para respaldar la idea de que hay un proceso de diálogo en marcha. Batasuna tienta a Zapatero con una oferta de interlocución perversa que encierra el reconocimiento político de la izquierda proetarra, la derogación de hecho de la Ley de Partidos, la inhumación del Pacto Antiterrorista y la exclusión de la derrota de ETA como el único final admisible del terrorismo. Es una oferta, además, estratégica, porque se produce mientras ETA está reconstruyendo los frentes desmantelados en estos últimos años- -presos, kale borroka financiación, institucional- -y en tanto el Gobierno deambule entre conjeturas sobre gestos e indicios de los terroristas, éstos no perderán el tiempo. Batasuna está consiguiendo guiar a su gusto el debate abierto por el Gobierno, poniendo los contenidos y las propuestas que interesan a ETA en cada momento. Alterna violencia callejera con ofertas de charlatán, pero confiada de que sus palabras no caen en saco roto. Por eso es preciso que el Gobierno se sincere con la opinión pública, porque el discurso que sólo espera de ETA, el cese de la violencia, pierde crédito aceleradamente. Es necesario saber si el Gobierno ha decidido que el Estado negocie con ETA y no que la derrote; si es el Estado el que está en tregua y si está dispuesto a aceptar de ETA contrapartidas que no sean rendición, entrega, disolución y desarme sin condiciones ni precios. INGÚN líder árabe se había dejado ver por Israel desde que en 1977 el presidente egipcio Anwar el Sadar visitó el país. La reciente retirada judía de la franja de Gaza, sin embargo, ha dado pie a un deshielo en las tirantes relaciones del Gobierno de Sharón con los países de la zona que- -según revela hoy ABC- -será escenificado por Hosni Mubarak, el rais egipcio, en una visita oficial cuyo programa incluye un discurso en la Knesset de Jerusalén y una breve escala en Gaza. El relanzamiento de la Hoja de Ruta, documento que vuelve a aparecer con timidez bajo los escombros de los asentamientos israelíes en la franja desocupada, y la apertura de un cauce que en el futuro sirva para comunicar al Gobierno de Tel Aviv con las cancillerías de Beirut y Damasco es el objetivo de un viaje, histórico, que revela el compromiso internacional por la paz en Oriente Próximo. Pese a la aparente indiferencia palestina, el gesto de Ariel Sharón comienza a dar sus frutos en el escenario de la diplomacia mundial. Israel no está solo para emprender el camino que recorre, despacio, el guión de la Hoja de Ruta. Hosni Moubarak REUTERS INCENDIO EN UNA TRAMPA MORTAL IEMPO le ha faltado al ministro del Interior francés, Nicolas Sarkozy, para anunciar que la Policía de París elaborará una relación de edificios potencialmente peligrosos. El dramático incendio que en la madrugada de ayer acabó en la capital gala con la vida de diecisiete inmigrantes- -entre los que figuran catorce niños y una mujer embarazada- -ha llevado al Gobierno francés a echar mano de un recurso que comienza a ser frecuente en situaciones de crisis: la publicación de listas negras que adviertan de los riesgos que conlleva utilizar determinados servicios, ya sean aviones o viviendas. No es ésta, sin embargo, la primera tragedia que se produce en inmuebles ruinosos: el pasado mes de abril, veinticuatro personas murieron calcinadas en otra finca de París, lo que puso en alerta a los habitantes del edificio siniestrado ayer, que pedían casas dignas donde vivir. Sobran las listas negras cuando el peligro es tan evidente como el que representan estos edificios. Basta con diagnosticar y corregir el mal de casas que son, a simple vista, trampas mortales. IRAK ANTE LA HISTORIA ON el país ardiendo por los cuatro costados, los distintos responsables políticos iraquíes se empeñan en añadir leña al fuego, bloqueando la situación institucional a base de hacer imposible el consenso para elaborar una constitución. Los partidarios de la guerra civil y los terroristas liberticidas parece que son los únicos que en estos tristes momentos tienen las ideas claras, frente a las dudas y las iniquidades de algunos líderes religiosos y políticos, que parecen incapaces de distinguir el contorno de los intereses nacionales en un momento crucial de la historia de Irak. Los chiíes, suníes o kurdos probablemente no tendrán una mejor ocasión en muchas generaciones para hacer prueba de patriotismo y de responsabilidad ante un destino común. La elaboración de una constitución que represente a todos es la prueba con la que los iraquíes han de demostrar que son capaces de vivir sin la opresión de un tirano como Sadam Husein y que merecen administrar su propia libertad como el resto de pueblos civilizados del mundo. Es posible que los parlamentarios necesiten T C algo más de tiempo para concluir la redacción de la Constitución, pero en estos momentos cruciales el concepto de lo antes posible mantiene toda la profundidad de su significado. Y cada plazo no cumplido ha de ser considerado como un fracaso que aproxima al país a la guerra civil. Ahora también se escuchan muchos comentarios que tienden a hacer responsable de la gravísima situación al hecho de que el país vive bajo una ocupación militar extranjera. ¿Qué sucedería si en estos momentos Estados Unidos optase por abandonar el territorio iraquí sin dejar antes bien construidas unas estructuras de seguridad propias? Lo que precisamente se le puede reprochar a la actitud norteamericana son, si acaso, las lagunas en materia de mantenimiento del orden. Las responsabilidades de una potencia ocupante incluyen sin duda las de hacerse cargo de garantizar la libertad y el respeto de la ley en beneficio de los ciudadanos del país ocupado y en este campo se ve con claridad que Estados Unidos no está haciendo todo lo necesario.