Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26 8 2005 Los Veranos 111 EN PRIMER PLANO EVA YERBABUENA bailaora Al flamenco no le faltan figuras, sino ideas La granadina Eva Yerbabuena se ha consolidado como una de las grandes bailaoras de nuestros días. Su proyección internacional es extraordinaria, y se queja de que el flamenco no tenga los cuidados institucionales que merece TEXTO: MARTA CARRASCO COMPAÑÍA INSTITUCIONAL Voy a Madrid y veo toda una gran campaña de publicidad con Cristina Hoyos, pero por ningún sitio leo nada acerca del Ballet Flamenco de Andalucía ARTISTAS Les pido que dejen de preocuparse de la nómina de funcionarios quiero demostrar que es algo más que tortilla, vino y olé. Quiero entrar en circuitos escénicos diferentes, y poco a poco lo estoy consiguiendo con el comportamiento de mi compañía y con la seriedad de mis trabajos. ¿Qué le pide a quienes mandan en esto? -Pues que crean de verdad en lo que están haciendo. ¿Y a los artistas? -Que dejen de preocuparse de la nómina de funcionarios, que estén en esto por otras razones y que defiendan su trabajo ante todo. ¿Usted lo hace? -A capa y espada, y cuando hablo con gente como Pina Bausch o Ana Laguna, sé que estoy en el camino correcto. ¿Se siente libre? -Sí, siempre que bailo lo soy. Mi cárcel es no tener acceso a ciertos sitios, pero todo se andará, porque quiero que el flamenco esté al mismo nivel que una orquesta sinfónica o un ballet clásico. ¿Está usted en un momento dulce de su vida? -Creo que sí. Tengo mucho trabajo, ideas con las que me pienso encerrar para hacer mi nuevo espectáculo, y lo único que lamento es no tener más tiempo para estar con mi hija y para volver a ser madre. Eso sí me lo estoy perdiendo. -Acaba de actuar en uno de los templos de la danza europea, la Casa de la Danza de Estocolmo. ¿El flamenco va rompiendo barreras escénicas? -Esto ha sido un sueño, sobre todo contemplar cómo son las instalaciones que tienen en esta Casa de la Danza, los proyectos que hacen, cómo se plantean el trabajo. Tener algo así en Sevilla sería mi sueño, la verdad. Esto es otro ambiente, algo que yo también quiero para el flamenco. ¿Es optimista con respecto al futuro de la danza? -Yo creía que el panorama se iba a solucionar y había esperanzas, pero la verdad es que sigo viendo que los bailarines clásicos españoles están en compañías extranjeras, y que son los mejores del mundo, y en España nadie piensa en recuperarlos y hacer un ballet clásico, no sé por qué. ¿Y el flamenco? -El flamenco tiene de todo: potencial y valores nuevos, pero faltan ideas. Ahora se ha creado la Agencia Andaluza del Flamenco y vamos a ver qué hace y si por ahí hay un atisbo de esperanza. ¿El flamenco sigue siendo un esfuerzo individual? -Eso es lo que hay. Hay subvenciones y te ayudan, es verdad, eso es algo estupendo, pero se debería hacer un esfuerzo mayor para impulsar el desarrollo de nuevas ideas. Al flamenco no le faltan figuras, le faltan ideas. Por ejemplo, ¿dónde está el Ballet Flamenco de Andalucía? Voy a Madrid y veo toda una gran campaña de publicidad con el montaje Viaje al sur y Cristina Hoyos, pero por ningún sitio leo nada acerca del Ballet Flamenco de Andalucía, que es una compañía institucional. -Otros bailarines también usan su nombre para potenciar la compañía. -Si, lo sé. Yo no tengo nada en contra de Cristina Hoyos Eva Yerbabuena, en un momento de su último espectáculo que es una magnífica artista, pero ella está ahora como directora del Ballet Flamenco de Andalucía, y ésas no son las formas de actuar para difundir una compañía institucional. Cuando ves estas cosas se te caen las esperanzas. -La encuentro disgustada. -Me da mucha pena que ocurran estas cosas, porque hay que defender el ballet andaluz y resulta que no está, que no se sabe nada. Al final, una no sabe si va a ver a la compañía de Cristina Hoyos o al Ballet Flamenco de Andalucía, cuyo nombre no aparece. Y así no se sacan nuevos valores ni se motiva a los bailarines. Lo que más me molesta es que mucha gente está piando por detrás, pero nadie dice nada abiertamente, ni siquiera figuras consagradas. Ese silencio se tiene que CORINA ARRANZ terminar. Yo ya no me callo. ¿Valoramos el flamenco en lo que es? -No. Nadie se da cuenta de que tienen oro en las manos. Si fuera así, hace mucho tiempo que habría en España un teatro con programación únicamente de flamenco, al menos en Andalucía. ¿Qué pretende darle al flamenco? -Lo que puedo, y, sobre todo,