Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
108 Los Veranos VIERNES 26 8 2005 ABC MENÚ DEL DÍA VIZCAYA. LA EXALTACIÓN DEL PESCADO CARLOS MARIBONA E ntramos ya en tierras vascas, donde la gastronomía es parte esencial en la forma de vivir. Cocina y mar se entremezclan en esta región hasta hacerse un todo. Ya escribió Gregorio Marañón que las características principales de la cocina vasca son la exaltación del pescado y la suculencia y arte ligero en su preparación. Es- ta es la tierra del marmitaco, una de las grandes creaciones del recetario popular, plato de verano que se elabora con bonito y patata en un guiso caldoso y denso. Junto a él son piezas clave en esta cocina la merluza especialmente sus delicadas cocochas- y el bacalao. Ambas alcanzan cotas sublimes en una preparación tan tradicional de esta tierra como es el pil- pil. Hay otras muchas cosas. Entre ellas las sardinas, que se encuentran ahora en su mejor momento. Asadas son una delicia. Las de más fama son las que preparan en el clásico Currito, en Santurce, fundado hace más de cincuenta años por el legendario Currito González en un chalé de estilo nórdico con vistas al mar. Además de las sardinas, no pierdan de vista sus bacalaos. Junto a él, otro gran restaurante costero de Vizcaya es Cubita Kaia, en el puerto deportivo de Guecho, donde Álvaro Martínez practica una cocina creativa que no pierde de vista las raíces. Sus cigalitas fritas en compota de Idiazábal, inolvidables. En Bermeo, con bonitas vistas del puerto, Jokin es uno de los mejores establecimientos de pescado de esta costa. Ahora en verano destacan el bonito, las anchoas y los chipirones en su tinta. Muy cerca, en la desembocadura de la ría de Mundaca, uno de los parajes más bonitos del Cantábrico, Viñedos de Muga, en la zona de El Estepal, en La Rioja. Las Bodegas Muga elaboran algunos de los mejores caldos de España, como Torre Muga Viaje alrededor de la uva Bodegas Palacio, Muga, las bodegas de la familia Eguren y Finca Allende, un recorrido de calidad por la Rioja Alta y la Rioja Alavesa TEXTO: JUAN FDEZ- CUESTA FOTO: FOTOVIN. COM MUGA a, la familia Eguren, Bodegas Palacio y Miguel Ángel de Gregorio. Arte y tradición, calidad y sabiduría. Sobre todo, y siempre, calidad. Este es un viaje alrededor de la uva y, con ella, pequeños movimientos en dos entornos: Haro y Laguardia o, lo que es lo mismo, el vino de Rioja, el maravilloso mundo del vino nacido en España, en tierras españolas que superan cualquier comparación más allá de nuestras fronteras. Haro, que se dice que es la capital del Rioja, está situada Mug a unos 48 kilómetros al noroeste de Logroño, capital de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Y Haro, frontera de la región con las provincias de Burgos y Álava, es una ciudad de poco más de diez mil habitantes y más de veinte sedes de bodegas, entre ellas Muga y Roda, que conviven en el llamado Barrio de la Estación. Símbolos de la mejor realidad del vino de Rioja, merece la pena probar sus caldos y visitar las bodegas y sus viñedos. En el caso de Muga, pasado y futuro conviven dentro de un presente espléndido, todavía cuentan con su propio tonelero, el último tonelero, y sus vinos se clarifican con clara de huevo. A Haro y Sajazarra (al oeste) sólo les separan 15 kilóme- tros. Y tiene su sitio la pequeña población de Sajazarra por tres motivos. El propio pueblo te llena de paz, con sus casas de piedra, sus rincones o su castillo, ejemplo de conservación gracias a la familia Líbano, que acaba de emprender un camino hacia vinos más modernos en sus más de cuarenta hectáreas de viñedos protegidos por los montes Obarenses. Al sureste de Haro (a menos de diez kilómetros) se encuentra Briones, y Finca Allende. O lo que es lo mismo, el enólogo Miguel Ángel de Gregorio y su hermana Mercedes, con los que se puede disfrutar al mismo tiempo de su compañía y de sus vinos, del Aurus, el Calvario o el Allende, ejemplos de grandeza, de carácter, de calidad, de unos viñedos excepcionales y la combinación de roble francés de distintos años que han permitido a la familia De Gregorio acariciar la cumbre, a la que llegarán cuando dentro de unos años salga al mercado el Aurus 2004, ya catado y, De vinos por La Rioja Pancorbo A- 1 Miranda de Ebro N- 232 Burgos N- 124 A- 68 La Rioja Sajazarra Haro San Vicente de la Sonsierra Briones La Rioja A- 68 A- 124 Paganos Laguardia N- 232 A- 124 Logroño Infografía ABC N- 120 más que catado, bebido: una delicia. Muy cerca de Briones, el camino nos conduce a San Vicente de la Sonsierra, a la bodega Sierra Cantabria, a la familia Eguren. Cuatro generaciones que han dado vida, hoy, a uno de los grupos de mayor interés en este mundo del vino, y que cada puñado de tierra que tocan lo convierten en un tesoro, ya sea Rioja Alta, Rioja Alavesa, Toro o donde ponga el ojo el enólogo Marcos Eguren. En San Vicente de la Sonsierra, en sus dos bodegas, viven el Colección Privada, el Amancio, San Vicente y Finca El Bosque. Pero en este camino hay más, porque junto a Laguardia se encuentra Paganos, y ahí descansa El Puntido, su último golpe maestro, entre cuevas llenas de sabor. Laguardia, a casi 30 kilómetros al este de Haro, supone la etapa final del viaje. La villa entera fue fortificada por Sancho VII el Fuerte en el siglo XIII y tanto sus callejuelas como sus miradores (con la Sierra de Cantabria en su hori-