Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Los Veranos VIERNES 26 8 2005 ABC EN PORTADA Pasarela de galácticos I. AGUILAR Cuando se trata de organizar un tinglado exhibicionista para autopromocionarse, el Real Madrid es único. La Castellana fue testigo anoche de un despliegue de coreografía y confeti organizado para la premiere de Real, la película a la que acudió el director de la misma, Borja Manso, los actores, la plantilla madridista y algún que otro rostro conocido, como Concha Velasco, Santiago Segura o José Mercé. Florentino Pérez, acompañado de su mujer, Pitina, abrió una comitiva que se deslizó por la pasalera- -improvisada a las puertas del Bernabéu- -con riguroso cuentagotas. No faltó Alfredo Di Stéfano, cuya llegada fue preludio inminente de la de los tres primeros galácticos de la noche: Casillas, Mejía y Woodgate. Estelares las apariciones de Zidane y Roberto Carlos, ambos con camiseta blanca en señal, quizás, de orgullo merenguero y la de Guti, acompañado únicamente de la tirantez engominada del moño que lucía. Pero las estrellas del desfile fueron sin duda Raúl y Beckham, cuya aparición conjunta, de blanco el español, de impoluto negro el inglés, fue de las más esperadas. Michel Salgado fue el único jugador que acudió acompañado de su mujer, Malula. Ronaldo, sin embargo, optó por la soledad de la puerta trasera. Florentino Pérez fue de los primeros en aparecer, y lo hizo acompañado de su mujer, Pitina De izquierda a derecha, Javier Albalá, Borja Manso, Jessica Bohl, Manuel Escobar y Paul del Río FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ Raúl y David Beckham llegaron juntos al Santiago Bernabéu. Su aparición fue de las que más expectación levantó entre los asistentes Woodgate e Iker Casillas fueron los primeros galácticos en aparecer (Viene de la página anterior) ción que despierta la victoria de un equipo, los llantos y desazones de una derrota, la emoción e incertidumbre de un partido igualado o, simplemente, la ilusión y el brillo en los ojos de los aficionados ante la última maravilla que han visto hacer a Zidane o a Ronaldo. En esa transformación, el profesor irá pasando de la molestia y repulsa a la envidia por no poder sentir algo que los demás viven como propio. La filmación de Manso se ha desarrollado en dos escenarios: el viaje a los cuatro continentes y el club por dentro. En ese aspecto, el director se ha cuidado mucho, además de agradecer la extensa y decidida colaboración de los funcio- narios blancos, de no interferir en la dinámica de los jugadores. Entraron y filmaron, con pocas licencias a la interpretación de alguno de los futbolistas, algo que no habría sido problema para jugadores como David Beckham, que está casi tanto tiempo delante de la cámara (por sus compromisos publicitarios) como delante del balón. El presupuesto de la película ha sido de seis millones de euros, una cifra estimable para una película que se estrena hoy después de un preestreno ayer en el Bernabéu con entrada para 4.000 espectadores. Además, se negocia con los países más lejanos del mundo para que la distribución de la película sea completamente universal y se vea en todos los rincones. Real, la película Jabón blanco Director: Borja Manso Intérpretes: Javier Albalá, Jessica Bohl, Mousssa Faye Nacionalidad: España Duración: 90 minutos JOSÉ MANUEL CUÉLLAR F lorentino dice... Y toda la lujosa maquina del celuloide se pone en marcha. El equipo blanco ya tiene su película, que es una mezcla de documental e historia novelada con todos los pros y contras que tiene un híbrido similar. Ni que decir tiene que Manso ha creado una obra de pura exaltación madridista como principal objetivo, y en este marco hay que mirarla. Obra de lavado de cara con un cuidado montaje en el que música y acción están bien enlazados. Se vale Manso de algunos aspectos que sabe que van a funcionar y de otros que son una sorpresa. En el primero, Beckham, gran animal cinematográfico que cuando se retire irá a retar a Brad Pitt a sable o florete y con el sol como testigo. Aún con su voz de pito, David es una garantía (le dice una fan, iré al partido esta noche y contesta el muy cachondo: ¿Ah sí? Yo también con esa sonrisa que las derrite) Pero la sorpresa es Florentino Pérez- -sin duda actor revelación y secundario a competir con Morgan Freeman- que brilla con luz propia en sus apuros para meter a todos en el palco durante el Madrid- Barça. Y luego bellas historias, como la de Madrid, plasmada por el gran Albalá (por cierto, atlético de pro) Son estos aspectos positivos y simpáticos de una película indispensable para los madridistas y sobrante para casi todos los demás. Y es que el proyecto tiene peros. Se trata de cinco historias en cuatro continentes, más el tramo dedicado a los futbolistas. Seis historias para noventa minutos. Así sucede que cada narración es una mera anécdota, una superficie plana que por minutaje ha de ser tan simple que a veces queda casi ridícula (la realizada en Nueva York) Pero eso sí, los blancos verán al mago Zidane y llorarán de emoción con su épica volea, que eso sí que es cine puro.