Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26 8 2005 Especial Liga 2005- 2006 87 Robinho, del cementerio al Bernabéu Las esperanzas del Real Madrid en recuperar el cetro del fútbol español pasan, en buena medida, por este chico que empezó jugando en el cementerio de su San Vicente natal para luego incorporarse al fútbol sala, donde sus continuos regates tenían cómoda salida. El delantero, de sólo 21 años, tiene poca historia. Aunque suele decir que era mejor jugar en el cementerio. No había presión y yo me tiraba el día entero sin aparecer por casa, todo el día en la calle jugando lo cierto es que acabó en las divisiones inferiores del Santos. Pero allí duró poco. En 2002 ya era de la primera plantilla, con una camiseta que le venía grande por todos lados. Allí formo una gran sociedad con Diego y a los 19 años ya había llevado al Santos a ser campeón de Brasil. Ahora todos hablan de él. Tiene desparpajo, velocidad y resulta casi imparable en el uno contra uno. Famosas son sus bicicletas tanto que en un partido realizó siete consecutivas ante un rival antes de dejarle sentado en el suelo y marcar un gol de categoría. A pesar de que parece enjuto y fino, de constitución endeble para lo que es el fútbol español, su carácter de ganador nato y su gran personalidad le confieren una fuerza especial, pues no se arruga ante nada ni ante nadie y en la cabeza sólo tiene la portería rival. Ya se sabe que cada vez que sale un jugador de estas características enseguida se le compara con Pelé, pero ya no es tan común que sea el propio Pelé el que reconozca que de seguir con esa proyección será una crack mundial y lo tiene todo para ser el nuevo O Rei Ha sido un traspaso largo y muy complicado para el Madrid. No es que Florentino no andara con tiento. Simplemente es que por ser el Madrid ha tenido muchos problemas, independientemente de que por medio siempre ha habido injerencias de otros equipos. En principio fue el propio Barcelona el que a finales de la temporada 2002- 03 preguntó por el jugador, poco después de que el Madrid ya hubiese mostrado su interés por él. La caída del Santos aquel año en la final de la Copa Libertadores ante el Boca Juniors enfrió un poco el interés de los europeos, a pesar de que tanto Robinho como Diego hicieron un gran torneo. Luego, cuando el interés del Madrid era firme, se metió también el Chelsea, pero los blancos ya habían captado al jugador y éste se mostraba dispuesto, mediante la intervención de Luxemburgo, a jugar en el Madrid a toda costa. El resto es conocido, la continua subida de los dirigentes brasileños para no dejarle marchar, la rebelión del jugador y el traspaso definitivo, valorado en 27 millones de euros. Florentino asegura que es el fichaje estrella del Madrid esta temporada, el galáctico del año. De su calidad nadie duda, pero sí de su físico pues con 1,70 y 60 kilos parece presa fácil de los campos norteños, pues en San Sebastián, Pamplona o Bilbao le esperarán con el cuchillo en los dientes. Él responderá con su talento, enorme. Luis Fabiano, el gol entre las cejas Un tipo curioso este Luis Fabiano, al que el Sevilla ha fichado para hacer olvidar a Baptista. De pequeño, cada vez que marcaba un gol salía corriendo para celebrarlo gritando el nombre de su ídolo: Romario. Y la verdad es que marcaba muchos, en todas las categorías y desde que comenzó a jugar en los campos de Jardim Proença, en la periferia de Campinas. Fue un jugador con una experiencia tempranera en Europa, pues después de hacerse profesional en el Ponte Preta dio el salto al Rennes francés, sin cuajar. Fue en el Sao Paulo, que lo compró por 2,1 millones de dólares, donde empezó a triunfar, marcando tantos goles que se le caían de los bolsillos. Pronto fue el suplente de Ronaldo en la selección, mientras su carrera comenzaba a tener altibajos debido principalmente a su carácter. Ha sido expulsado en ocho ocasiones, una vez por dar un cabezazo a un rival y otra por insultar gravemente a un árbitro. A tanto llegó la cosa que el Sao Paulo lo puso en tratamiento psiquiátrico. El asunto fue bien hasta que el jugador dejó el tratamiento y enseguida recayó. Quizás es por eso por lo que los clubes europeos (Inter y Barcelona se fijaron en él) se han mostrado reacios a confiar en un futbolista de 24 años que, a pesar de todo, ha marcado 28 goles en la Liga paulista, a un tanto de Edmundo. Es un jugador de depurada técnica, muy veloz en el área, con gran olfato de gol y la red contraria entre ceja y ceja. En el Sevilla puede formar un dúo letal al lado de Saviola y sin duda los andaluces pueden resolver sus problemas ante la red rival. Petrov, el escalón cualitativo del Atlético Ni Kezman, ni Torres ni la doble P (Pablo- Perea) El nuevo ídolo de la afición rojiblanca, incluso antes de que llegara, se llama Martin Petrov y su fama le precede. Puñal zurdo de la selección búlgara, hizo carrera en el Wolfsburgo del cabezón D Alessandro, convir- tiéndose en su alma mater. Tanto, que los alemanes hicieron lo posible y lo imposible para que el Atlético no se lo llevara. Después de una valiente y tesonera gestión de Toni Muñoz, el centrocampista búlgaro arribó a Madrid con el juego intacto y la ilusión renovada. Se trata de un jugador formidable que, probablemente, se convertirá en la revelación de la Liga para el aficionado medio. Pero sus cifras le preceden: 12 tantos, 14 pases de gol, 160 entradas en el área rival, 107 pases para ocasiones de gol y 78 lanzamientos a puerta. Es un jugador atrevido y mortal en el uno contra uno, pero su mayor virtud es la profundidad en su juego y la visión de fútbol de ataque tiene. De hecho, Stoichkov ha llegado a decir de él que es el mejor interior zurdo del mundo Sus 12 tantos más los 14 pases de gol sumaron una participación de 26 intervenciones directas en los tantos del Wolfsburgo. Más de la mitad, pues los alemanes lograron 49 goles. Pero más allá de las estadísticas está su carácter, de ganador nato, de jugador vibrante, capaz de subir un escalón la calidad de todo su equipo. Es por todo eso que en las encuestas Petrov fuera el jugador preferido a la hora de fichar por detrás de Riquelme. En cuanto al corazón rojiblanco, ya es medio búlgaro.