Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 26 8 2005 ABC MADRID AL DÍA PERDIDOS EN LA CIUDAD MANUEL MARÍA MESEGUER Jabalíes sedientos merodean por Las Rozas en busca de agua b Llegan a recorrer cada noche varios kilómetros hasta alcanzar las urbanizaciones donde rompen las vallas de las piscinas para conseguir agua y tubérculos ABC MADRID. Vecinos de las urbanizaciones de Monte Rozas y Molino de La Hoz, en Las Rozas, han alertado sobre la presencia de jabalíes que al atardecer se aproximan a zonas habitadas en busca del agua y la comida que no encuentran en su territorio habitual debido a la sequía. Nunca habían arriesgado tanto comenta a Efe un vecino de Molino de la Hoz sorprendido por la osadía de estos animales a los que el hambre y la sed llevan cada noche a recorrer varios kilómetros hasta alcanzar las urbanizaciones donde rompen las vallas de las piscinas para conseguir agua y tubérculos. La llegada de los jabalíes que habitan en el Parque Regional del Río Guadarrama a las poblaciones del entorno se ha convertido en algo habitual en esta época, y su aparición da lugar a diferentes reacciones entre los habitantes de la zona. N o se preocupen y sigan atentos a las obras de su barrio que no voy ni a mentarlas, porque sea cual sea el barrio en que me encuentre buscando una dirección, siempre me perderé, como si cada calle de Madrid ocultara un agujero negro en el que desaparecieran los turistas en busca de una intrincada localización. Incluso no es arriesgado pensar que algunos de los orientales, chinos sobre todo, que pueblan la ciudad pueden haber llegado como turistas y haberse quedado por la imposibilidad de encontrar la salida. Por qué no. Los hispanoamericanos que llegan por primera vez a Madrid se dan unas caminatas terribles en busca de, por ejemplo, el 61 de Serrano, que para ellos, en sus ciudades de origen, se encontraría en la primera manzana o cuadra de la calle, en la que, haya o no edificios, la numeración es del 1 al 100. La segunda cuadra, del 100 al 200 y así sucesivamente, de modo que puesto que por las leyes urbanísticas españolas las cuadras de las ciudades americanas venían a tener cien metros, si se señala la avenida Córdoba al 3200 de Buenos Aires, es que se vive en la cuadra número 32 desde el inicio de la avenida o a 3,2 kilómetros. En esto de exportar ideas pasa como con las naranjas antes de la llegada del turismo, que las buenas iban para Europa y aquí quedaban las de desecho y para la cítrica. Pero si malo es despistar y perder a nuestros visitantes, más terrible es desorientar a los naturales en una ciudad de las características de Madrid con una población similar a quince ciudades de tamaño medio juntas. Con las rehabilitaciones de edificios, reconstrucciones y nuevas edificaciones pareciera que se olvida siempre reponer el letrero de la esquina con el nombre de la calle. Y lo mismo ocurre con la numeración de las fincas urbanas. Se puede caminar por la mayoría de las calles sin encontrar una sola indicación de los números de los portales ante los que se pasa. Personalmente debo ser torpe para esto de orientarme en las ciudades, pero se agradecería indicaciones varias y exactas que terminen mostrando al viandante o al automovilista dónde diablos se encuentra sin necesidad de comprar un GPS, que ya son ganas. Letreros y números incrementarían nuestra calidad de vida, permitirían también a los perdidos hallar el camino de salida y de paso desahogarían la ciudad. Un operario se dispone a retirar la basura acumulada EFE Los operarios de limpieza retiran 2.000 kilos de basura del piso de dos ancianos Los propietarios pernoctan en un hotel mientras duran los trabajos de desinsectación la vivienda la pareja retornará a su domicilio, donde recibirá asistencia y seguimiento por parte de los servicios municipales ABC MADRID. Operarios del servicio de limpieza del Ayuntamiento de Madrid han retirado 2.000 kilos de basura del domicilio de dos ancianos que padecen el llamado síndrome de Diógenes y que habían acumulado en su vivienda todo tipo de desechos, lo que había motivado la denuncia de los vecinos. Toneladas de basura acumuladas durante años por esta pareja de ancianos en su piso de la madrileña calle del Oso, en el distrito Centro. La entrada de los operarios fue posible tras la mediación del Samur Social, cuyos trabajadores convencieron a los propietarios del piso, una pareja de ancianos, de la necesidad de proceder a la limpieza del domicilio debido al peligro de posibles intoxicaciones causadas por la porquería que acumulaban. Cinco b Una vez limpia Entre la ayuda y el temor Junto a los que alientan su presencia dando alimento a los animales, se encuentran los residentes que han sido víctimas de destrozos en sus urbanizaciones y de peligrosos encuentros con jabalíes en las carreteras cuando regresan a casa o cuando pasean con sus perros. El temor de unos choca con los que defienden la necesidad de preservar a estos animales, que en su hábitat natural no suponen ningún riesgo para el ser humano, y que en la actualidad se encuentran en periodo de cría por lo que es frecuente contemplar piaras enteras aproximarse a las casas. En contra de medidas adoptadas por otros ayuntamientos como Colmenarejo, que el año pasado dio carta blanca a los cazadores con el visto bueno de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Las Rozas ha decido construir abrevaderos con comida y agua y habilitar espacios denominados revolcaderos a la espera de las lluvias. Según fuentes municipales, los vecinos que se consideren amenazados pueden acudir al Ayuntamiento donde recibirán información y recomendaciones para mantener alejados a los jabalíes. Entre las medidas adoptadas en este sentido destaca la iniciada por un grupo de vecinos de Molino de La Hoz que, cansados de esperar una respuesta por parte de las administraciones, compraron productos que desprenden un desagradable olor que espanta a estos animales. personas del servicio del limpieza del distrito Centro trabajan desde hace dos días en la limpieza del piso, ubicado en el número 13 de la citada vía, y prevén terminar estas tareas hoy a mediodía. No es la primera vez que sucede un caso como éste. En una operación similar y en otro domicilio, los servicios de limpieza municipales llegaron a retirar 19.400 kilos de basura. Los propietarios de la vivienda, dos personas de más de 70 años, están siendo atendidos por el Samur Social en un centro municipal mientras dura la limpieza y desinsectación, y pernoctarán estos días en un hotel, explicó ayer fuentes del Samur Social. Una vez limpia la vivienda la pareja retornará a su domicilio, donde recibirá asistencia y seguimiento por parte de los servicios municipales, según las mismas fuentes. Los vecinos habían denunciado la difícil situación que sufrían en el inmueble por la acumulación de desperdicios por parte de los ancianos, afectados, al parecer, por el denominado síndrome de Diógenes que lleva a quienes lo padecen a acumular de forma irracional todo tipo de objetos.