Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26 8 2005 Internacional 23 CAOS EN IRAK Se aplaza de nuevo la aprobación del proyecto de Constitución iraquí en un clima de preguerra civil El Gobierno alcanza una frágil tregua para acabar con los enfrentamientos entre chiíes la caravana de vehículos del presidente iraquí, Yalal Talabani; aunque éste no viajaba en la comitiva, murieron ocho de sus guardaespaldas ABC BAGDAD. El Parlamento iraquí aplazó de nuevo la reunión prevista ayer para aprobar el proyecto de nueva Constitución. Una decisión tomada ante la continua exacerbación de la violencia en un clima de preguerra civil y frente a la amenaza de los suníes de hacer fracasar una Carta Magna de la que temen que rompa el país. En principio se anunció que el aplazamiento sería sine die pero el presidente del Parlamento puntualizó después que hoy volverá a reunirse la Cámara para debatir si se aprueba o no el controvertido texto. No obstante, el desacuerdo sigue siendo total, aunque kurdos y chiíes habían llegado a amenazar con someter la Constitución a referéndum aunque los suníes no dieran su acuerdo. Un compromiso que margine a los suníes podría fortalecer las filas de la insurgencia. Pero el factor que a última hora ha parecido descarrilar el proceso ha sido el brusco brote de violencia aparecido en las filas de los chiíes, tras los enfrentamientos entre partidarios del clérigo antinorteamericano, Moqtada al Sadr, y las brigadas Badr vinculadas al Consejo Supremo para la Revolución, uno de los principales sostenes del Gobierno. Al Sadr es contrario a la Constitución y está de acuerdo con los suníes en oponerse a un proyecto federal que podría romper el país. Los enfrentamientos, no obstante, ocurrieron cuando fue quemada la sede que los seguidores de este clérigo reabrieron frente a la gran mezquita de Nayaf. Las brigadas Badr y partidarios de Moqtada se dedicaron entonces a prender fuego a los edificios de unos y otros en Bagdad en unos enfrentamientos que se cobraron la vida de al menos siete personas. b La insurgencia atacó ayer Vecinos iraquíes recuperan el cuerpo de uno de los muertos provocados por los combates con la insurgencia en Bagdad REUTERS Aparecen los cadáveres de 37 personas ejecutadas al sur de Bagdad BAGDAD. Los cadáveres de 37 hombres no identificados y ejecutados con un balazo en la cabeza fueron descubiertos ayer en un riachuelo al este de Kut (175 km al sur de Bagdad) Los cuerpos tienen huellas de torturas y parecen ser de soldados procedentes del sur del país (chiíes) porque hemos hallado uniformes militares en bolsas abandonadas en el lugar afirmó un portavoz de la fuerzas de seguridad locales. No obstante, el coronel de la Policía, Ali al Kuraishi, afirmó que algunos de los hombres llevaban pantalones sueltos al estilo de los usados por los kurdos. Indicó que todos tenían disparos en la cabeza y que algunos estaban maniatados con esposas metálicas o con lazos de plástico. El teniente Abbas al Shammari, por su parte, señaló que los hombres estaban semidesnudos y que debían de haber sido arrojados desde una carretera con dirección a Badrah, un pueblo cercano a la frontera iraní. En Bagdad, una fuente del Ministerio del Interior señaló que la muerte probablemente ocurrió hace cinco días, pues los cuerpos empezaban a descomponerse Este tipo de hallazgos son frecuentes en la zona situada al sur de Bagdad, donde los cadáveres de treinta hombres y mujeres ya fueron encontrados en una fosa común a mediados de agosto. Y aunque aún no hay explicación oficial, todo apunta a que se trata una vez más de asesinatos de la guerrilla suní contra chiíes o kurdos. Llamamiento de Yáfari Los seguidores de Moqtada amenazaron entonces con retirarse del Parlamento y del Gobierno. La violencia de la insurgencia, al mismo tiempo, se recrudecía en una sangrienta jornada en la que murieron decenas de personas en atentados cometidos al norte y al oeste de Bagdad. Al tiempo que las formaciones políticas suníes se negaban a ceder un milímetro y advertían que se las arreglarían para que el proyecto de Constitucion fuese rechazado en el referéndum. En esta dantesca jornada, el primer ministro, Ibrahim al Yáfari, repitió los llamamientos a la calma- -especialmente dirigidos a Moqtada- -al tiempo que intentaba desdramatizar el des- El desacuerdo sobre la Carta Magna desbarata el calendario político sobre el que EE. UU. basó sus esperanzas acuerdo sobre la Carta Magna. A lo largo de la historia, ninguna Constitución ha sido elaborada en un tiempo tan corto y en unas condiciones tan difíciles Este aplazamiento, no obstante, supone un duro revés para la Administra- ción norteamericana que había presionado para que hubiera un acuerdo a mediados de agosto. El desacuerdo sobre la Constitución, salvo milagrosa corrección de última hora, desbarata el calendario político en el que Washington había basado sus esperanzas de comenzar la retirada de tropas a mediados de 2006 tras una hipotética estabilización del país. También el clérigo Moqtada hizo un llamamiento a la calma, pidió el fin de los enfrentamientos y dio a entender que sus partidarios podrían dar marcha atrás a su decisión de retirarse del Parlamento, aunque él personalmente asegura no tener nada que ver con el nuevo régimen. Esta decisión podría dar nuevas alas a los partidarios de seguir adelante con el proyecto de Constitucion pese al rechazo suní, pero Yáfari aseguró que se intentará buscar una fórmula que satisfaga a todos. Y es que este desacuerdo político ha reactivado de forma muy peligrosa la violencia política. Aparte de los ataques de la insurgencia en el oeste del país, un grupo de pistoleros atacó la caravana de vehículos del presidente iraquí, Yalal Talabani. Éste no viajaba en la comitiva en el momento del ataque, pero murieron ocho de sus guardaespalda. El atentado se produce tres días después que el ministro de Medio Ambiente, Narmin Othman, saliese ileso de un intento de asesinato.