Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26 8 2005 Nacional 15 El Gobierno, dispuesto a marginar al PP si no acepta sus condiciones de gasto sanitario Las Comunidades populares dicen que no admitirán el chantaje de Zapatero b Sevilla adelanta que el Ejecutivo La propuesta del Gobierno Compartir el gasto. El acuerdo que plantea el Gobierno para paliar el déficit sanitario pasa por compartir el gasto a medias entre la Administración Central y las distintas autonomías. Zapatero arguye que el Gobierno no tiene por qué pagar en exclusiva un gasto que generan las propias autonomías, que tiene transferidas las competencias en materia sanitaria, cuando además ellas disponen de cierta autonomía normativa e impuestos propios. 3.000 millones. No hay una cifra oficial, pero en principio el Gobierno parece dispuesto a consensuar con las Comunidades un sistema que permita pagar 3.000 millones de euros en cuatro años. La mitad correría a cargo de la Administración central y la otra mitad, a cargo de las autonomías. Eso sí, el Gobierno sufragaría 750 millones cada uno de los dos primeros años para dar tiempo a que las Comunidades aclaren en su normativa cómo pagarán los 1.500 restantes. no asumirá en solitario la patata caliente para reducir el déficit y confirma que las autonomías tendrán que pagar la mitad MANUEL MARÍN MADRID. Aunque aún no hay una fecha definitiva para la celebración de la segunda conferencia de presidentes autonómicos, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ya ha dejado claras a las Comunidades regidas por el Partido Popular sus dos condiciones para tratar de aportar una solución al creciente déficit de la sanidad, previsiblemente el único punto del orden del día de esa cita, por el momento virtual. De un lado, el Gobierno ya ha advertido de que no correrá en solitario con el gasto- -de entre 4.500 y 5.000 millones de euros, según cálculos de las Comunidades- -y de que la única solución factible y asumible pasa por compartir a medias su financiación en los próximos años. Y en segundo lugar, otra advertencia que ha sonado a amenaza a las Comunidades del PP ya que si no aceptan la oferta que haga el Gobierno, se quedarán fuera del nuevo sistema de financiación sanitaria. La propuesta del Gobierno- -oficiosa, ya que las regiones del PP se quejan de no haber recibido ni un solo papel- -pasa en principio por pagar a medias (Ejecutivo y Comunidades) un total 3.000 millones en cuatro años, aunque durante los dos primeros años sería el Ejecutivo central en exclusiva el que aportaría 750 por año. El Ejecutivo sólo esta dispuesto a ir mitad tú, mitad yo, y si alguien tiene una fórmula mejor, que la ponga sobre la mesa dijo el ministro dejando entrever que no hay muchas más opciones. Más taxativo anduvo José Blanco, secretario de Organización y número dos del PSOE, quien observa en el PP una estrategia dirigida por Mariano Rajoy desde Madrid basada en el dicho de qué se habla, que me opongo aunque perjudique a sus propios Gobiernos regionales. En una entrevista a Europa Press, Blanco mantuvo que quien no acepte el sistema que proponga el Gobierno se quedará al margen por propia voluntad- -y por tanto sometida al actual régimen de financiación- y denunció que hay Comunidades del PP como Madrid y Valencia que incurren en un ejercicio de hipocresía porque piden dinero por debajo de la mesa y, por encima, dicen que rechazan algo que en realidad comparten por cumplir la orden de Rajoy. Las quejas del PP No subir impuestos propios. Regiones gobernadas por el PP como Madrid y la Comunidad Valenciana son de las más perjudicadas por el déficit que genera la sanidad pública, pero sus compromisos electorales pasan por una disminución de impuestos, con lo que no están dispuestas a asumir una propuesta del Gobierno que, a la larga, les obliga a incrementar algunos de ellos. A ciegas. El PP se queja de no haber recibido ni un solo documento oficial del Gobierno con una propuesta en firme para ser evaluada. Este partido lamentan que el PSOE y el Gobierno hagan públicas sus propuestas a través de filtraciones a la Prensa y las tildan de globos sonda para conocer la reacción de las Comunidades del PP. En cualquier caso, el PP tilda la virtual oferta del PSOE- -3.000 millones- -de insuficiente. Es un parche coyuntural que no arreglará el problema ya que, por ejemplo, Madrid reclama sólo para sí cerca de mil millones de euros para hacer frente al aumento de población. PP: Frivolidad de Zapatero Sin embargo, la versión del PP es muy distinta. A diversas Comunidades populares les molestaron las expresiones de Sevilla y Blanco y pusieron de manifiesto que la conferencia de presidentes no va a ser un desfile militar para Zapatero. Incluso, a día de hoy, resulta más que arriesgado aventurar que habrá acuerdo, por mínimo que sea. Desde Madrid, su consejera de Hacienda, Engracia Hidalgo, ofreció una prueba de ello al denunciar que lo que plantea el PSOE es simplemente un chantaje institucional desde Valencia, el dirigente del PP Ricardo Costa, lamentó la frivolidad de Zapatero; y desde Castilla- León, su presidente, Juan Vicente Herrera, tildó de insuficiente la teórica aportación de 3.000 millones. Todo, reducido a subir impuestos El PSOE considera que lo deseable sería que las Comunidades del PP se avengan a negociar y a no cerrarse en banda, pero éstas tildan de inaceptable que la única solución que les ofrece el Gobierno se base, en el fondo, en tener que aumentar los impuestos que gestionan para sufragar el coste de la deuda sanitaria. Genéricamente, el Ministerio de Economía aboga por que las Comunidades racionalicen el gasto sanitario, se recarguen los impuestos por combustibles o alcohol, y reduzcan el gasto farmacéutico como fórmula para disponer de más recursos. El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, fue ayer contundente en su mensaje a todas las Comunidades, pero en especial a las del Partido Popular, por ser las que más reservas oponen. En declaraciones a Efe, Sevilla avanzó que el Gobierno no asumirá en solitario la patata caliente y que si las autonomías deciden no aportar recursos- -subir sus impuestos- tendrán que explicar a los ciudadanos cómo piensan resolver el problema Jordi Sevilla EFE Zapatero abre el curso con el Consejo de Ministros y un mitin G. L. A. MADRID. El presidente del Gobierno abrirá hoy el nuevo curso político con un doblete en el que combinará actividades institucionales y de partido. Por la mañana, presidirá en La Moncloa la reunión del Consejo de Ministros y, después, volverá a las islas Canarias- -donde pasa las vacaciones con su familia- -para visitar primero Gran Canaria y, más tarde, intervenir en un acto político organizado por el PSOE en La Laguna (Tenerife) que suspendió por la muerte de 17 militares en Afganistán. La agenda para su primera semana de actividad oficial incluye, el martes, una audiencia con Su Majestad el Rey, en el Palacio de Marivent, con la tradicional cena institucional. El miércoles, José Luis Rodríguez Zapatero asistirá a la reunión de la ejecutiva del PSOE y recibirá al nuevo presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, con quien abordará, además de cuestiones específicas de la Comunidad, el horizonte de la Conferencia de Presidentes en la que el Gobierno quiere alcanzar una acuerdo sobre la financiación de la sanidad. El sábado día 3 desarrollará una intensa actividad de partido, ya que para ese día ha convocado al Comité Federal, por la mañana, y al Consejo Territorial, por la tarde. En la primera reunión se prevé que marque las pautas y prioridades para el nuevo curso político, y en la segunda, con los presidentes autonómicos y secretarios generales, tratará de aunar criterios sobre la financiación del déficit sanitario. El Consejo de Ministros de hoy tiene previsto aprobar, entre otras medidas, el Plan de Energías Renovables 2005- 2010, que prevé alcanzar una producción equivalente al 12 por ciento del consumo total de energía primaria en 2010. También abordará el estudio de nuevas obras de emergencia para afrontar la sequía. Asimismo autorizará la firma del Convenio Europeo para la protección de los derechos humanos.