Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26 8 2005 Opinión 7 ta abierto a toda clase de acuerdos sobre la reforma del marco estatutario. Y a los pocos meses, en fin, las autonómicas gallegas, y la formación de un Gobierno bipartito de izquierda y nacionalista, encabezado, como en Cataluña, por los propios socialistas. A lo largo de estos dos últimos años, pues, amparado en una serie de promesas rayanas en lo inconstitucional que le permitían pactar, tras cada cita electoral, con los nacionalismos radicales, mayoritariamente de izquierdas, el socialismo español ha ido descosiendo, cuando no rasgando, lo que tanto había costado zurcir en los primeros compases de la Transición. Como, por lo demás, resultaba evidente que el Partido Popular no podía ni quería acompañarle en esta aventura, el caso es que, a fecha de hoy, ya no hay acuerdos sustanciales entre Gobierno y oposición en los grandes temas de Estado. Por no haber, ya ni siquiera hay una visión pareja del Estado, que es como decir que ya no hay futuro. Me refiero a un futuro sólido, a un futuro que permita creer que lo andado hasta el presente no puede ser en modo alguno desandado, y que la tentación de volver al pasado y a sus enfrentamientos es pura quimera. LA ESPUMA DE LOS DÍAS MUCHA FALTA DE IGNORANCIA N viejo amigo y compañero canario me refirió hace ya algunos años una jugosa muestra de esa sabiduría popular que convierte una incorrección gramatical en un hallazgo expresivo. Al parecer, un paisano no muy letrado, cuando quería describir el grado hiperbólico con el que alguien mostraba su desconocimiento sobre un asunto, afirmaba que el sujeto en cuestión incurría en una enorme falta de ignorancia Desde entonces he utilizado con frecuencia tan delicioso recurso, y me viene ahora al pelo para ilustrar el desconocimiento atrevido con el que muchos exégetas de fortuna abordan determinados asuntos de actualidad. A propósito de la muerEDUARDO te de 17 soldados españoSAN MARTÍN les en Afganistán, hay quienes, desde el fondo sur gubernamental, se han apresurado a subrayar las diferencias entre la situación que vive aquel país y la de Irak. Pues, claro. Hasta ahí llegamos todos sin un sobrehumano esfuerzo de análisis. Pero, cuando tal perogrullada se aplica al caso de las misiones que las fuerzas multinacionales cumplen en uno y otro país, muchos acreditan una solemne falta de ignorancia Naturalmente que existen diferencias, pero no donde a ellos les gustaría. Las hay, desde luego, en el origen de esas operaciones, y hasta en la discutible legalidad de la que se puso marcha en Irak; y, por supuesto, en la irritante hipocresía con la que algunas potencias occidentales han encarado ambas intervenciones. Pero no las hay, bajo ningún concepto, en la cobertura legal que, hoy, ofrece a ambas misiones el Consejo de Seguridad de la ONU, que es idéntica. De forma que, si España decidiera ahora enviar tropas a Irak, irían allí exactamente por las mismas razones por las que el ministro Bono defendió con tanta vehemencia en el Congreso la presencia de soldados españoles en Herat. Comparen, si no, la descripción que hizo Bono de la misión en Afganistán con la que estableció la resolución 1.546 del Consejo de Seguridad, hace ya 14 meses, para Irak. Las tropas multinacionales se encuentran allí para garantizar los procesos electorales, promover el diálogo nacional a fin de elaborar una Constitución, contribuir a la reconstrucción del país y a la asistencia humanitaria proteger los Derechos Humanos y afianzar el imperio de la ley (art. 7) la presencia de una fuerza multinacional obedece a una solicitud del Gobierno provisional para el mantenimiento de la seguridad y la estabilidad del país (arts. 8 y 9) y se pide a los estados miembros que presten su asistencia a la misión multinacional en particular con fuerzas militares (art. 15) Mucha falta de ignorancia. Y mucha falta de escrúpulos en quienes, sabiendo lo anterior, utilizan la tribuna del Congreso para inducir a sus conciudadanos al error interesado. Podrían existir mil razones para esas mil veces que Bono retiraría nuestras tropas de Irak. Pero no las que dijo el miércoles. U saliera del Parlamento de Cataluña. Luego vino el resto. Es decir, las elecciones autonómicas y la formación de un Gobierno tripartito de izquierda y nacionalista, encabezado por los socialistas. Y en seguida las generales, y la constitución de un Gobierno socialista sustentado en una mayoría parlamentaria tripartita de izquierda y nacionalista, la misma que en Cataluña. Y al cabo de un año, las autonómicas vascas, con la reedición del Gobierno nacionalista y de izquierda que ya detentaba el poder, y la presencia en la oposición de un Partido Socialis- Lo que sí hay, por desgracia, es un futuro incierto, un futuro marcado por los continuos baquetazos que los distintos nacionalismos propinan al socialismo español, lo mismo cuando tiene la guardia baja que cuando parece tomar conciencia de su responsabilidad de gobierno y amaga con no ceder. Un ejemplo de lo primero lo hemos visto estos últimos tiempos en el País Vasco, con la resurrección de la ilegalizada Batasuna y sus demostraciones callejeras. Y en cuanto a lo segundo, y a la espera de lo que dé de sí la joven coalición gallega, nos basta con el esperpento del Estatuto catalán, del que a estas horas todavía ignoramos el desenlace. A la amenaza de ERC de no votar los próximos Presupuestos si los socialistas no aceptaban sus exigencias estatutarias, contestó el PSOE con la bravata, más o menos oficiosa, de que disponía de alternativas- -el PNV y el Bloque Nacional Gallego- como si el coste de cambiar de socios fuese cero, y lo importante, ir tirando. Y lo más triste no es eso. Lo más triste es que, de no haber sorpresas, faltan todavía dos años y medio para que se celebren en España unas nuevas elecciones generales. PALABRAS CRUZADAS ¿Debe Europa suprimir las restricciones a la importación de textil chino? REESTRUCTURAR PARA NO DESAPARECER AS ventajas competitivas de los chinos para consolidarse como fabricantes mundiales de manufacturas son evidentes. A costes laborales ínfimos unen capacidades tecnológicas cada día mayores. E inmenso mercado local cautivo. No sólo compiten con productos sencillos, también en gamas altas y productos avanzados los chinos son competitivos, incluso imbatibles. Las sociedades industrializadas no deben resucitar proteccionismos trasnochados que empobrecerán a todos. La entrada de China y de otros asiáticos en el comercio internacional es una oportunidad que requiere buena conducción. La irrupción china no debe llevar a la desaparición de industrias locales con capa- FERNANDO G. URBANEJA cidades acreditadas. China pronto será un gran mercado que absorberá lo que produce y más. A las industrias locales maduras corresponde reestructurarse y adaptarse a la realidad, sin olvidar la contribución institucional, reformas estructurales, imprescindibles para competir con los entrantes, que nada tienen que ver con subsidios, cupos, aranceles y demás antiguallas. Un paso atrás en políticas sociales insostenibles es la mejor estrategia para un salto adelante. Los nuevos partícipes del comercio internacional serán pronto actores en ambos sentidos: vendedores- fabricantes y compradoresconsumidores. Ese es el desafío y la oportunidad. PERO ¿QUIÉN MANDA AQUÍ? NOS europeos quieren comprar textiles chinos. Unos chinos quieren venderlos. Punto final. ¿Quiénes son las autoridades para decir nada sobre esta transacción voluntaria y pacífica? La defensa del libre comercio es usualmente sostenida conforme a la ponderación de sus efectos o la crítica de sus alternativas. Los mercados abiertos son enriquecedores, porque estimulan la productividad y la asignación más eficiente de los recursos. Resulta ridículo el intervencionismo que alude a los puestos de trabajo en peligro por culpa de la libertad, sin contemplar los mayores empleos que CARLOS R. dicha libertad permite crear. También BRAUN es irrisoria la apelación a las autoridades para que emprendan una teóricamente angelical y prácticamente imposible armonización artificial de intereses con argumentos absurdos, que concluyen que lo óptimo es que se reúnan unos burócratas y determinen, por no se sabe bien qué ciencia infusa, exactamente cuántos corpiños chinos podrán comprar las señoras. Esa decisión hay que dejarla a las señoras, y a las personas que compran y venden para abastecerlas. Porque la libertad es mejor, y sobre todo porque los ciudadanos no necesitan que nadie decida por ellos. O ¿quién manda aquí? L U ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate