Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 Los Veranos JUEVES 25 8 2005 ABC MENÚ DEL DÍA CANTABRIA. ANCHOAS Y CALAMARES CARLOS MARIBONA C antabria, como el resto de comunidades españolas que se acunan en el Cantábrico, tiene una gran tradición marinera que hace de la pesca elemento principal de su gastronomía. Cocina marinera que se sustenta en la variedad de sus pescados y mariscos que, como en la vecina Asturias, encuentran en estas aguas frías y batidas un lugar idóneo para criarse. Entre todos hay en esta región dos productos emblemáticos: las anchoas o bocartes y los calamares. Cantabria es líder en las conservas de anchoa por cantidad y por calidad. Entre Laredo, Santoña y Castro Urdiales concentran el 80 por ciento de la producción nacional. En cuanto a los calamares, con los grandes se preparan las célebres rabas (fritas y rebozadas) muy típicas de Santander aunque no faltan en ninguna taberna ni restaurante de la costa. Los calamares pequeños (chipirones) se conocen como maganos, y suelen hacerse encebollados. Esta es la mejor época para comerlos. Están buenísimos, con arroz, los de Josein, un pequeño hotel con restaurante colgado sobre la playa de Comillas que sólo abre en verano. Maganos encebollados, rabas, anchoas y excelentes gambas con gabardina se pueden tomar en El Puerto, en Santander, desde alguno de cuyos comedores se domina la bahía. También en la capital, frente al Sardinero, La Cúpula del Rhin es el restaurante de referencia. Elegante y cosmopolita, con la espléndida cocina de Nacho Basurto que hace platos modernos con productos locales, por ejemplo unos mejillones a la marinera en copa con gelatina de mar. Corazón de león Una legión de intrusos pretende desbancar al legendario jabalí de la calle principal de Múnich TEXTO Y FOTOS: J. A. LLORENTE jabalí de la Neuhauser Strasse, única fiera censada en la calle principal del Múnich histórico, le ha surgido rivalidad leonina. Más de cien ejemplares que, a cuatro patas o rampando, le disputan esta vía y las adyacentes. Que no cunda el pánico; con ninguno peligra el viandante. Pero el primero, réplica en bronce del Porcellino de Florencia, que desde hace tres décadas atrae a la gente menuda del contorno y a turistas de todo pelaje para fotografiarse con él, tiene fundados celos de sus adversarios, porque la novedad le roba protagonismo frente a las cámaras. Su drama comenzó en mayo, cuando alguien instaló un par de ejemplares de la casta rival, pero El líder del souvenir aquello no le preocupó. El faLa señora K. S. dueña de una rolillo rojo se le encendió a tienda de souvenirs en la que principios de julio, con una los leones son el principal gran oleada coincidente con atractivo del turista, la gay- parade que cada año convoca la caLa idea obe- prefiere mantener su anonimato al propital bávara. Los de dece a un porcionar detalles soesa tanda son inconfundibles: unos mues- proyecto con bre la campaña, contitran exuberantes ma- que recaudar nuación de la puesta quillajes, churretofondos para en marcha en 1996 en sos a veces, como re- la niñez muni- Zúrich. En aquella ocasión, también con cién salidos del afterquesa más fines caritativos, los hours. Otros, mirando de reojo su reloj de desprotegida animales en cuestión fueron vacas. Como pulsera en marcha, funcionó, otras ciudades, de parecen tener cita con Luis II, Nueva York a Oslo pasando escapando de su última morapor Londres o Salzburgo, retoda a pocos pasos de allí. Ni si- Al quiera falta algún ejemplar luciendo orgulloso sus pechos siliconados. Es fácil comprender al pobre jabalí, aspirante en el Guinnes al puesto de más retratado del que esta legión de intrusos pretende destronarle. Si el número le trastorna hoy, cuando la tropa se cifra en torno a 120, mejor no imaginarle cuando, a finales de 2006 se celebre en Múnich la final del Campeonato Mundial de Fútbol. Porque todo está planeado y bien planeado. La idea obedece a un proyecto con que recaudar fondos para la niñez muniquesa más desprotegida, como nos explica Frau K. S. miembro del comité organizador del Leo- Parade, como se ha bautizado la iniciativa, que tiene su página web: www. leo- parade. de. Uno de los más de cien leones que ostentan el protagonismo del jabalí en la calle principal de Múnich maron las directrices con objetivos similares, en las que las vacas fueron las que gozaron de mejor acogida. Nosotros hemos preferido el león, como animal que preside el escudo de Baviera El material para su fabricación, entonces y ahora, es la fibra de vidrio blanca. Los compradores, comerciantes o propietarios de empresas de servicios, que han pagado por ellos 1.500 euros, los adornan con alusiones a su actividad, instalándolos a la puerta de sus negocios. Con los 370 vendidos hasta ahora hemos cubierto gastos. Incluso quedan algunos beneficios para la causa Otros dos de los grandes felinos del Leo- Parade