Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional JUEVES 25 8 2005 ABC Hallados más de 600.000 euros de Prosegur ABC LIMA. Los equipos de socorro que trabajaban en las tareas de rescate de las víctimas del avión de Tans Perú que se estrelló el martes cerca de un aeropuerto de la selva amazónica, localizaron cerca de 2,5 millones de soles en efectivo (más de 600.000 euros) César Arroyo, fiscal de turno de la provincia de Coronel Portillo, donde se encuentra la zona del accidente, confirmó el hallazgo de los más de 600.000 euros que, al parecer, fueron enviados en el avión por la filial en Lima de la empresa de seguros española Prosegur. Estamos en pleno recuento de los billetes para entregarlos al Banco de la Nación y luego derivarlos a la entidad dueña del dinero precisó el fiscal a la emisora local CPN, en declaraciones recogidas por Europa Press. El accidente, por otro lado, generó una polémica sobre la condiciones de navegabilidad de la empresa estatal Tans, dependiente de la Fuerza Aérea Peruana, y en general sobre las deficiencias en la seguridad aérea en el país. Los equipos de rescate inspeccionan los restos del avión que se estrelló el martes en la selva peruana, cerca de Pucallpa EFE Una joven aragonesa, entre los fallecidos en el accidente aéreo de la selva peruana Casi cuarenta muertos y sesenta supervivientes, balance de la tragedia b Expertos aeronáuticos conside- ran que el avión de la compañía estatal peruana Tans, en el que viajaban 98 personas, se estrelló a causa de un fallo humano CECILIA VALENZUELA. CORRESPONSAL LIMA. Eran las tres y seis minutos de la tarde del pasado martes cuando los 98 pasajeros del Boeing 737- 200 que debía hacer una escala en Pucallpa, para seguir su viaje a la ciudad de Iquitos, en la selva central de Perú, al este de Lima, escucharon un anuncio, aparentemente inofensivo, del piloto de la aerolínea estatal peruana Tans. Ajústense los cinturones, atravesamos una zona de mucha turbulencia Los supervivientes afirmaron que unos segundos después hubo un ruido ensordecedor y comenzó el infierno. Cerca, en una laguna formada por las aguas del río Ucayali, un pescador se estremeció con el estruendo; cuando volvió los ojos, una torre de humo negro emanaba entre las palmeras espinosas que abundan en la zona. Mientras corría hacia el lugar, escuchó los gritos de los heridos que empezaban a salir de la aeronave pidiendo ayuda. Las puertas de emergencia estaban en llamas y los pasajeros escaparon por un boquete que se había abierto en el fuselaje. Ayudados por dos de los auxiliares de vuelo, más de veinte supervivientes que estaban sentados hacia la mitad del avión huyeron del horror. La mayoría de los que estaban en la parte delantera quedaron atrapados en el fuego. Los que viajaban detrás, forman la lista de los hospitalizados en la zona. El piloto y el resto de los tripulantes que viajaban en la cabina murieron. La ciudadana española Eva María Gonzalo Torrellas, de 27 años, corrió la misma suerte. Ayer a mediodía, las autoridades de Pucallpa identificaron su cuerpo entre los restos, lo que pudo hacerse con facilidad porque llevaba su pasaporte encima. El cadáver fue trasladado a la morgue del Hospital Regional de Pucallpa. La repatriación El cónsul de España en Lima, Javier Herrera García Canturri, informó a este diario que el cuerpo de Eva María será trasladado a la capital cuando la Fiscalía lo autorice. Dijo también que los contactos con la empresa funeraria que trasladará el cadáver a la ciudad aragonesa de Tarazona, donde viven sus padres, ya se habían formalizado. Portavoces de la aerolínea peruana confirmaron que el seguro correrá con los gastos de la repatriación y el sepelio e indemnizará a sus familiares. Los padres de la joven, que son sordomudos, conocieron la muerte de su hija a través de sus familiares, según señaló el delegado del Gobierno en Aragón en funciones y subdelegado en Zaragoza, Juan José Rubio. Los padres de la española, que son sordomudos, conocieron su muerte a través de familiares Eva María Gonzalo llegó a Lima para hacer turismo el pasado 3 de agosto procedente de Londres, donde residía y trabajaba en un colegio. Viajó acompañada de Tomás Kurralee, un joven australiano que figuraba entre los desaparecidos. Eva María y Tomás abordaron el fatídico vuelo para visitar Iquitos y sus parajes naturales. El destino quiso que se sentaran en las primeras filas del avión. En el vuelo viajaban, además, once estadounidenses, cuatro italianos, una colombiana y ochenta peruanos. Al cierre de esta edición, se había confirmado el fallecimiento de cinco norteamericanos, un italiano, una colombiana y treinta peruanos. La tormenta que comenzó en la zona antes del accidente se prolongó hasta la madrugada; el mal tiempo y las espinosas y enormes palmeras que crecen en los pantanos del lugar impidieron el inmediato rescate de los cuerpos. Amaneció claro, pero la luz mostró un panorama desolador: restos de seres humanos fragmentados y quemados, amasijos de hierros y mucho dolor. El ex piloto y experto en derecho aeronáutico Víctor Girao consideró que el accidente se produjo por un fallo humano, y no a causa de la tormenta de vientos cruzados, como afirmó la aerolínea. Cayeron a sólo cuatro kilómetros del aeropuerto. Eso quiere decir que se estaban preparando para aterrizar. No fue un aterrizaje forzoso. En todo caso, los pilotos debieron trasladarse a otro aeropuerto o desviar el vuelo y esperar a que la tormenta pasara Las dos cajas negras ya han sido recuperadas y serán enviadas a la Boeing.