Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 JUEVES 25 8 2005 ABC Internacional El Reino Unido deportará a los imanes extranjeros que prediquen la violencia en las mezquitas Mohamed al- Massari y Abu Qutada, primeros candidatos a la expulsión en los próximos días b El ministro de Interior, Charles Clarke, presentó ayer la lista de nuevas normas para luchar contra los extremistas que fomenten el terrorismo en Gran Bretaña EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Los sermones de imanes radicales, los discursos y las páginas de internet del extremismo musulmán, y los artículos de publicaciones producidas por el entorno de ciertas mezquitas serán escrutados con atención por parte de las autoridades británicas, para proceder a la detención de sus autores si contienen expresiones que fomenten, justifiquen o glorifiquen la violencia y el terrorismo, intenten provocar actos de esta índole u otras serias actividades criminales, y promuevan un odio que pueda llevar a la violencia entre comunidades. Esta lista de nuevas medidas fue anunciada ayer por el ministro de Interior, Charles Clarke, que las presentó como las nuevas reglas para proceder a la deportación de quienes, con esa conducta inaceptable amenacen indirectamente el orden y la seguridad nacional. Las autoridades británicas también tendrán en cuenta, a la hora de aplicar las medidas, los discursos, sermones y artículos realizados en el pasado. Los autores de las manifestaciones extremistas serán incluidos en una base de datos de predicadores de la intolerancia y el odio También se tendrá en cuenta el veto de otros países a determinadas personas, por su justificación o promoción del terrorismo, para prohibirles igualmente la entrada en el Reino Unido. El Metro de Nueva York apuesta por la tecnología militar M. GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Durante cuatro años las autoridades neoyorquinas habían dejado dormir los casi 600 millones de dólares que el Gobierno federal les concedió para transformar la Gran Manzana en el estado policial del pos 11- S. Los atentados de Londres han despertado súbitamente del letargo a Nueva York hasta encargar a una empresa de tecnología militar que convierta la red de transportes en un centro de inteligencia digno del Tío Sam. Lockheed Martin Corporation, proveedora del Pentágono, liderará el grupo de empresas que instalará en las entrañas de Nueva York más de mil cámaras, 3.000 sensores de movimiento y ocho centros de control, donde se recibirá esa información y la que se distribuye desde el satélite para coordinar reacciones inmediatas. El plan incluye también proveer a los andenes de la mitad de las estaciones de Metro con cobertura para teléfonos móviles, después de haber triunfado la teoría de que las ventajas de que los usuarios puedan llamar a los servicios de emergencia compensan el riesgo de que los terroristas los usen para detonar explosivos. Aun así, el sistema tiene un talón de aquiles: las papeleras, ya que no se ha resuelto cómo distinguir su contenido, que queda a merced del olfato de los perros adiestrados. Cambian las reglas del juego El Gobierno de Tony Blair ya había manifestado, tras los atentados del 7 y del 21 de julio, que esas acciones cambiaban las reglas del juego de manera que Londres iba a terminar con la libertad que en el pasado habían gozado ciertos imanes y líderes de grupos islamistas radicales mientras la violencia que predicaban no perturbara el orden en el Reino Unido. Clarke anunció que muy rápidamente, en los próximos días se realizarán las primeras deportaciones de extremistas. El ministro no dio nombres, pero se cuenta con que las autoridades desean proceder en primer lugar contra Mohamed al- Massari, un ciudadano de Arabia Saudí cuya página de internet ha justificado los ataques en Irak contra las tropas británicas, así como contra Abu Qutada, considerado el jefe espiritual de Al Qaida en Europa. Oficiales de la Policía británica patrullan por las calles del centro de Londres AP Abu Qutada, que se encontraba bajo arresto domiciliario, ya fue detenido el pasado 11 de agosto junto con otros nueve extranjeros que constituían una amenaza para la seguridad nacional Otro de los candidatos a la rápida deportación, Omar Bakri Mohamed, ya ha abandonado el país voluntariamente. Aunque insiste en que se encuentra en el Líbano sólo de vacaciones, Clarke ha anunciado que no se le permitirá regresar al Reino Unido. Las nuevas medidas no requieren ningún cambio legal. La Ley de Inmigración de 1971 autoriza a deportar extranjeros que constituyan una amenaza a la seguridad nacional. No obstan-