Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional COMUNICADO ENVIADO A ABC JUEVES 25 8 2005 ABC La Policía detiene en Barcelona al autor de la amenaza al Vaticano en nombre de Al Qaida Los investigadores llegaron a J. R. a través de faxes enviados a varios consulados b En algunos de sus comunicados, había dejado pistas falsas que conducían hacia teléfonos oficiales de la Administración autonómica catalana para desviar la atención CRUZ MORCILLO MADRID. La Policía detuvo anoche en Barcelona a J. R. de unos cuarenta años de edad, como presunto autor del envío de varios comunicados amenazantes en nombre de la red terrorista Al Qaida. La Comisaría General de Información de la Policía había comprobado que la persona que envió el texto a este periódico y a TVE, en el que se recogía una amenaza velada contra el Vaticano en relación con la guerra de Irak, manipuló la línea de fax para que en el registro de entrada quedara reflejado un número distinto al de procedencia real con el fin de eludir su identificación. El número que aparece en uno de los manuscritos en árabe de tres folios corresponde a un organismo oficial de Barcelona, que fue investigado, aunque en principio parece que ninguno de sus trabajadores está implicado en el asunto. Aún no se ha descartado que el documento pudiera haberse remitido desde esa sede pública, pero parece poco probable tras las indagaciones realizadas. Los expertos están ahora investigando las motivaciones de J. R. que le llevaron enviar los comunicados. A raíz de la publicación del comunicado en este periódico, varios organismos oficiales, entre ellos consulados como el de Hungría, se pusieron en contacto con la Policía porque en los La Iglesia guarda silencio a la espera de la confirmación oficial de Interior J. BASTANTE MADRID. La Iglesia española evitó ayer hacer comentario alguno acerca del fax enviado a este diario en nombre de Al Qaida y en el que se vertían veladas amenazas contra la Santa Sede. Fuentes eclesiales subrayaron su sorpresa y preocupación aunque prefirieron esperar una confirmación oficial por parte de las autoridades policiales acerca de la verosimilitud de la amenaza. Por su parte, la Nunciatura Apostólica- -cuyo responsable, Manuel Monteiro de Castro, fue informado por ABC de la existencia de las posibles amenazas- -también guardó un cuidadoso silencio, aunque mantiene informado en todo momento a los máximos mandatarios vaticanos. La maquinaria diplomática de la Santa Sede siempre ha evitado cualquier tipo de comentarios ante este tipo de situaciones, y aún más en el caso de posibles células islámicas, que en más de una ocasión han intentado atentar contra la vida del anterior Pontífice, Juan Pablo II. Así, en noviembre de 2002 se supo que existieron amenazas muy concretas contra Karol Wojtyla durante su viaje a Filipinas en 1995. Dichas informaciones, proporcionadas por los servicios secretos norteamericanos, hicieron elevar los niveles de seguridad de la visita. Posteriormente, se supo que el plan era dirigido por el mismísimo Osama Bin Laden. Del mismo modo, durante las celebraciones de la Semana Santa de 2004, la RAI informó acerca de un posible atentado contra el Santo Padre durante las celebraciones con motivo de la Pasión y Muerte de Cristo en la Ciudad Eterna. Durante aquellas fechas se reforzaron las medidas de seguridad en torno al Pontífice, y se intensificó la vigilancia en la basílica de San Pedro, los Museos Vaticanos y el Coliseo, donde el Papa celebró el Vía Crucis. Agentes de paisano vigilaron las entradas y salidas a la Santa Sede, y durante algunos días varios cazas sobrevolaron el espacio aéreo de la Ciudad del Vaticano. tante, no se había interpuesto ninguna denuncia por estos hechos. Sí se habían realizado, en cambio, llamadas desde algún consulado a ese organismo catalán para pedir unas explicaciones que nadie supo dar. Fue gracias a estos últimos comunicados, que los consulados hicieron llegar ayer a la Policía, que los investigadores pudieron estrechar el cerco del sospechoso. Ahora, la principal tarea se centra en descubrir cuál era su motivación y si se trata de un individuo perturbado o un simpatizante de Al Qaida. A tenor de esos mismos documentos recuperados los expertos detectaron que el comunicado más elaborado y verosímil es el último. Todos recogían una feroz crítica contra la Iglesia y referencias expresas al Vaticano, así como una serie de consideraciones generales sobre el terrorismo islamista y una justificación de los atentados. Según las fuentes consultadas, no contenían una amenaza expresa, pero sí un tono amenazante No se descartó un encargo Con estos elementos, y tras un análisis exhaustivo de cada párrafo del comunicado en el que se incluyen aseveraciones tales como que la guerra de Irak ha conseguido el apoyo del Vaticano a los países capitalistas, todo por el petróleo iraquí o que Hitler fue la cabeza de turco del Vaticano los investigadores ya pensaban que su autor no guardaba relación con ninguna célula terrorista ni española ni extranjera aunque tenemos que averiguar cuál es su objetivo Ya desde el primer momento se dio por sentado que el individuo podría enviar los textos desde Barcelona, aunque no se descartó que, incluso, pudiera haberlo hecho por encargo de alguien. Además del contenido y el tono de los mensajes, se analizó la casuística, la cadencia con la que fueron enviados y los destinos elegidos. La Audiencia Nacional está al tanto de estas diligencias. Los manuscritos cotejados, en árabe y en español, tenían en común la crítica y la amenaza al Vaticano tres últimos meses habían recibido mensajes de cierta similitud, tanto en árabe clásico como en castellano. Algunos, que han podido ser recuperados por los agentes, llevaban el mismo número de fax del centro de la Administración de Barcelona ya citado. No obs- El Vaticano reforzó su seguridad tras los atentados del 7- J en Londres ABC EPA MADRID. El Vaticano, como toda la ciudad de Roma, reforzó de modo muy notable sus medidas de seguridad tras los atentados terroristas del 7 de julio en Londres. Aunque la mayor parte de los grupos islamistas amenazan sólo al Gobierno italiano, la Santa Sede es objetivo de los más exaltados que se valen del argumento de la guerra de civilizaciones. Por ese motivo el Gobierno de Silvio Berlusconi decidió blindar los alrededores de la Plaza de San Pedro hasta donde envió policías uniformados y de paisano, expertos en subsuelo (como el de la imagen, en el centro de Roma) vehículos camuflados y cuantos medios de seguridad pudo movilizar.