Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 25 8 2005 ABC Nacional Bono reitera que la misión de las tropas en Afganistán es luchar contra el terrorismo El informe inicial apunta al viento racheado como causa del siniestro, pero no descarta el ataque b El ministro advirtió que no hay nada que ocultar de la presencia militar española en su campaña contra el fanatismo, el terror y la pobreza LAURA L. CARO MADRID. Nuestros soldados están en Afganistán para luchar contra el terrorismo, dar seguridad al pueblo afgano y propiciar la libertad, la democracia y el progeso Con estas palabras, casi idénticas a las pronunciadas cuando el 22 de junio pidió el respaldo del Congreso para enviar a Herat un batallón con motivo de las elecciones en Afganistán, el ministro de Defensa José Bono volvía a explicar ayer la presencia militar española en Afganistán, una presencia que- -subrayó- -se desarrolla en el marco de una misión de paz según la calificación de Naciones Unidas, a instancias de la misma institución y con el apoyo del Congreso. Todo lo contrario, vino a decir, que en Irak, de donde Bono confirmó que España se volvería a retirar mil veces El ministro reiteraba la información sobre el propósito de la misión en Afganistán, en el transcurso de su intervención durante la Comisión reunida para conocer las circunstancias del siniestro registrado la pasada semana en Herat, en el que perdieron la vida 17 militares. Una sesión que se prolongó durante cinco horas y media, y en la que Bono insistió en que no hay nada que ocultar sobre las tareas que las Fuerzas Armadas están ejecutando en aquel país, en el que- -añadió- -son verdaderos españoles sin fronteras en la campaña contra del fanatismo, el terror y la pobreza Mi convicción es que, ante un atentado producido en Londres, en Nueva York o en Madrid, no podríamos hacer más que rezar si no fuese porque hay soldados que, -enfatizó- -dentro de la más estricta legalidad, luchan contra el terrorismo El batallón volverá a partir del 20 de septiembre El ministro de Defensa informó ayer que ha ordenado que el batallón enviado a Afganistán, al que pertenecían los 17 militares fallecidos, regrese a España a partir del 20 de septiembre sólo dos días después de la cita de los afganos con las urnas, que tienen como cometido proteger, y que se celebrarán el día 18. Según recordó José Bono, su presencia allí, al igual que la de los efectivos que forman parte de la Base Avanzada de Herat y el Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) de Qal- i- Naw, cuentan con el respaldo previo del Parlamento. Condición, dijo, que ahora se cumple por voluntad del Gobierno y que será regla obligada cuando se apruebe la Ley Orgánica de la Defensa que está en trámites. También, indicó el titular de Defensa, a la hora de valorar el compromiso adquirido por el Gobierno del PP en enero de 2004 de que España lidere en el año 2007 la misión de estabilización de Afganistán, ISAF, que supondría un despligue de militares españoles superior al doble del que actualmente está desplazado en ese país. Tengan la tranquilidad- -emplazó Bono- -de que con este Gobierno nunca saldrá un soldado contra el criterio mayoritario de la Cámara Bono explica el accidente en la Comisión de Defensa del Congreso de guerra que vayan quienes lo dicen, para que vean que no es así invitó- También rechazó energicamente que España esté ejerciendo como tropa de ocupación Probablemente, son muchos los afganos que prefieren estar ocupados por tropas de un Gobierno democrático, que por las de los talibanes que les martirizaron En este sentido, José Bono se esforzó en recordar que, al tiempo que se ordenó la salida de Irak, se retiró la participación de la Operación Libertad Duradera contra los talibanes afganos que sigue adelante en el sur del país. Cambiamos la participación española en coaliciones de guerra por la participación española en misiones de paz dijo el ministro, y añadió que la defensa de la Democracia y la libertad no la hacemos mejor nosostros en el Parlamento que ellos donde están cumpliendo servicio ta del riesgo que, lamentablemente, se ha transformado en grave siniestro Y compareció, apoyado en el informe técnico inicial, los del Estado Mayor de la Defensa y diversos testimonios para decir que el aparato relizaba una operación de helitransporte en vuelo táctico precisamente el necesario para esquivar eventuales ataques, y dejar claro que las causas por las que impactó violentamente contra el suelo están pendientes todavía de una investigación que sigue en marcha. No deseo fabricar un prejuicio, esta exposición que ya adelanto no es ni dogmática ni tampoco definitiva advirtió. Y a continuación aludió sucesivamente, sin valoración alguna, a la hipótesis del ataque, dando argumentos que debilitan la tesis pero sin descartarla, y a la del accidente, que sustanció relatando la información de los expertos que hablan de la confluencia de elementos adversos: Las condiciones ambientales de fuerte viento racheado y elevada dificultad para el vuelo a muy baja cota- -leyó Bono de un entrecomillado- aumentada en este caso por tenerlo en cola de aproximadamente un tercio de la velocidad del helicóptero y en una orografía adversa para solventar las fuertes descencencias que se producen A falta de que posteriores investigaciones despejen por qué se estrelló el aparato, Bono sé empleó en dejar fuera de toda sospecha dos aspectos: la expe- No podríamos hacer más que rezar si no fuese porque hay soldados que luchan contra el terrorismo Los afganos prefieren estar ocupados por tropas de un Gobierno democrático que por las de los talibanes Exposición no definitiva Tras explicar el objeto y las razones de la presencia en Afganistán, el ministro entró a informar del siniestro del Cougar y sus causas, no sin antes repetir- -se autocitó en una intervención anterior del 21 de febrero ante la misma Comisión de Defensa- -que siempre reconoció que en Afganistán hay riesgos: Procedentes de los males endémicos de la sociedad afgana: corrupción, droga, armas, en donde no se ve o se ve muy poco al Estado Hoy comparezco- -añadió para darles cuen- Nada que ocultar Consciente del debate abierto a raíz de la tragedia de Herat y de las dudas que se han suscitado en torno a la misión militar en general, y la del Cougar siniestrado en particular, el ministro negó ayer las insinuaciones acerca de que estamos en permanente acción