Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 8 2005 Los Veranos 85 EN PRIMER PLANO ESPARTACO torero Mi estación es el otoño: descanso del miedo El centro de su vida es el toro, y sin él no puede vivir ni retirado. Sus hijas mayores lo pasan fatal cuando lo ven torear de luces. Pero le entienden. También Patricia Rato, su mujer TEXTO: ZABALA DE LA SERNA GOBIERNO Le pediría que cuidase más de la Fiesta, que forma parte de nuestra cultura, de las raíces de nuestro pueblo PRENSA ROSA Se quedan en lo superficial. Deberían contar también la profundidad de los que se visten de luces. Se pierden lo más hondo ventajas, y que hay cosas con mayores posibilidades de mercado. Pero que cuenten también la profundidad de los que se visten de luces. Se pierden lo más hondo. ¿Qué estación del año prefiere? -El otoño. Cuando llegaba octubre, decía: ¡Dios mío, he alcanzado la meta! Suponía descansar del miedo, disfrutar de la familia, después de verlo tan lejos a principio de temporada. -Ha nombrado a Dios, ¿cree en Él? -Sí, no sé si como nos lo han explicado o enseñado. Pero la Fe es el motor de la vida. ¿Cómo ha pasado el verano? -Trabajando mucho en el campo, con los problemas de la sequía. He estado menos con mi familia que otros años. Patricia y los niños han estado en El Puerto y en Mallorca. -No le pregunto entonces por la última película que ha visto. -Sí, sí. Hay en Constantina un cine al aire libre y he visto Los 4 Fantásticos ¿Como cuál de ellos querría ser? -Con cualquiera de las condiciones de cada uno me conformaría. Pero no sería el de la antorcha tal y como está España. ¿Cuál es el estado actual de Espartaco, reaparecido, retirado, retirado activo... -Retirado nunca. Ya dije en su momento que jamás me cortaría la coleta. Me gusta sobre todo torear para causas benéficas o en corridas excepcionales, de manera puntual. No estoy pensando en la reaparición ni en entrar en ese circuito de competencia, pero tampoco quiero tener la sensación de estar retirado. -Pues para no querer competir ha sido el triunfador de la Feria de Huesca. -Físicamente me he preparado muy fuerte. Sabía que en cuanto me ayudasen los toros iba a estar bien. El esfuerzo ha dado su fruto. Claro que no es lo mismo actuar en cuatro o cinco tardes que hacerlo en cuarenta. Aunque entreno como si las fuese a torear. -A Patricia Rato, su mujer, se la veía feliz con su adiós, ¿cómo se lo toma ahora? -No está muy de acuerdo. Sabe cómo soy, que me entrego y me preparo a fondo; sabe el sacrificio que me supone. Pero lo comprende. ¿Y qué dicen Alejandra, Isabel y el pequeño Juan? -Juanito no es muy consciente. Las niñas son muy aficionadas. Les gusta ver a todos mis compañeros, todas las corridas. Pero conmigo lo pasan fatal cuando toreo de luces. Sobre todo Alejandra, que ya tiene 13 años. A ella le he explicado la diferencia entre torear de corto en festivales y una corrida, y sabe que implica un riesgo mayor. ¿Y si Juanito quisiese ser torero? -Lo apoyaría, le daría la vida... Pero no me gustaría, a pesar de todo lo que te enseña el mundo del toro y sus muchos valores. -Usted, maestro, que ha caído en familia con político, ¿cómo ve las relaciones de la política con los toros? -Ahora mismo son complicadas con el Gobierno Central y Espartaco ha sido el triunfador de la feria de Huesca Cataluña. En otras zonas como Andalucía nos apoyan más. Al Gobierno le pediría que cuidase más de la Fiesta, que forma parte de nuestra cultura, de las raíces de nuestro pueblo. ¿Sería usted buen político? -Si pudiese realizar mis ideas para resolver los problemas de la gente, creo que sí. Si hablase por hablar y después no cumplir lo prometido... -No se preocupe: sería como todos. El proyecto con el que más se ha comprometido Espartaco es con el Festival de la Fundación Padre Arrupe. -Por supuesto. He visto de cerca los sueños de la familia de mi mujer. Su tío se dejó la vida por hacer feliz a la gente de El Salvador. Lo he vivido, lo he visitado. Ayudar y dar a los demás me satisface. Hay que dar y repartir. También acudo a festivales por otras causas nobles, pero con éste me siento especialmente identificado. -Sus relaciones con la presidenta de la Fundación, Felicidad Salazar- Simpson, su suegra, son excepcionales y rompen la mala fama de las suegras... -Son extraordinarias. Vive dedicada a los demás. Ella en principio rechazaba la idea MILLÁN HERCE del festival taurino porque le preocupaba mucho que se jugasen la vida. Y no la logré convencer hasta que no me retiré. Sentía una enorme responsabilidad, pero ahora ya, vistos los resultados de los últimos años y lo que la sana gente del toro ha aportado a los niños, lo mira con otros ojos. -Pues la imagen que transmiten los programas rosas de la gente del toro no es tan sana... -Porque se quedan en lo superficial, en lo que más se vende o lo que causa más impacto. Yo entiendo que somos personajes públicos, lo que conlleva sus ventajas y sus des-