Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 8 2005 Los Veranos 75 FACTOR 32 Por ROSA BELMONTE EL RETORNO DE LAS CHICAS GIN- TONIC Está una en Ibiza y echa de menos las carreteras de Torrevieja o de La Manga, los tapones viarios de más solera de la costa Q ue Mar Flores es Esa Ibiza del Dos Lunas es más lista que yo resuluna Ibiza idílica. La de la lista evidente. Algún ta A. Magnífico restaurandía habrá que hacer una lista te, estupenda pasta (dura, co (de las otras) de las mujeres mo tiene que ser) y acogedomás listas del planeta. Segura terraza. Pero para llegar ramente muchas de las que allí o a cualquier sitio por metamos en el paquete no hatierra ha habido que matar brán leído un libro en su vida por un taxi. Yo he llegado a (ni falta que les hace) pero compartir un taxi con una faleen como nadie las líneas de milia croata sintiéndome en la vida, al menos las líneas de una república bananera. Si la vida que ellas se hubiéramos llevado construyen. Pero gallinas a bordo el Sólo hay dos cuadro habría sido al grano. Estaba yo la noche del lunes cosas peores completo. Si has alquitiritando en el Dos que los niños lado un coche tampoLunas, restauranco las tienes todas conen los avio- tigo. El atasco te lo cote ibicenco que es uno de los favori- nes: los viejos mes, y si encuentras tos de Elsa Pa- en grupo y los un sitio para aparcar, taky. Eso lo dice adolescentes tienes premio. Está en el Telva de una en Ibiza y echa de en grupo agosto. También dimenos las carreteras ce que para descode Torrevieja o de La nectar necesita hacer surf en Manga, los tapones viarios Tahití. Qué sencilla. Hasta el de más solera de la costa. Dos Lunas llego, también Pues éstos son el circuito de hasta el chiringuito Tanga Estambul al lado de las cade Formentera (otro de sus farreteras ibicencas. Cuando voritos) De hecho, lo tengo ahora mismo delante de mis narices. Se mueve. Bueno, lo que se mueve es el barco. Estaba con lo de desconectar. Si quiero desconectar me temo que tendré que taparme la nariz y sumergirme en la bañera. Lo de Tahití me pilla un pelín retirado. Y sigo sin ir al grano. El caso es que me estaba congelando bajo las buganvillas del restaurante ibicenco cuando llega Mar Flores precedida de Javier Merino. Ella sí que sabe. Mar sale a cenar al aire libre con una cazadora tipo motera en tonos verdes. Muy guapa y con la ropa adecuada a la rasca nocturna. Si es que hay que En Ibiza están esas casas como ser lista para todo. Me estaba congelando bajo las buganvillas del restaurante cuando llega Mar Flores estás llegando en avión a la isla ya ves las dos aglomeraciones típicas, la de barcos en el mar y la de coches en la carretera. En el avión también hay una aglomeración de niños. Leo en el Diario de Ibiza que el turismo familiar no viene a Ibiza porque lo espanta el marchote. Pues no serán las familias de Bilbao (vuelo Bilbao- Ibiza) a las que asusta. Claro, no podían ser de otro sitio. No sé, quizá no había tantos niños y fue sólo que me tocaron a mí todos. Uno al lado, uno delante y una detrás. Emparedada. El de al lado dándome porrazos a mí y a mi ordenador. Sólo hay dos cosas peores que los niños en los aviones (excluyo, claro, que se estrellen) los viejos en grupo y los adolescentes en grupo. DANIEL G. LOPEZ E la de Nieves Álvarez que ocupa dieciséis páginas del ¡Hola! ABC l viaje desde el aeropuerto muestra una Ibiza cutre. Sabes perfectamente que no todo es así porque está el hotel Pachá, donde Ana Obregón ha estado pasando su verano a saltos, a sombreros y a botas vaqueras. También están esas casas como la de Nieves Álvarez que ocupa dieciséis páginas del ¡Hola! (ella y su hijo son los protagonistas, pero el casoplón sale en todas) Ibiza es también ese extraño sitio donde los dj s son estrellas. Los pinchadiscos, los amos de una isla que por momentos es una discoteca flotante. También es la isla de las calas de agua turquesa. Calas tan llenas de barcos que parece que el desembarco de Normandía tuviera una versión ad lib En una de esas concentraciones barqueras frente a las playas de Formentera aparecen unas viejas conocidas: las chicas del gin- tonic, las de Bombay Sapphire. Qué pequeño es el mundo y qué ricos gintonics. Además, regalan el vaso. En un par de días me hago con una cristalería. Y con una cogorza de reina madre.