Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 8 2005 Sociedad 41 IGNORANCIA Y CELIBATO PEDRO M. LAMET Una macabra moda está tomando fuerza en Londres. Se llama el cachetazo feliz y consiste en grabar palizas. A Triston Christmas le filmaron mientras le mataban se acercaron a los pies del altar, mientras su mujer les entregaba una tarjeta recordatoria. Todos los asistentes le regalaron una sonora ovación, y no fueron pocos los que no pudieron reprimir sus lágrimas. Nieves Taiman, otra señora del barrio del Carmen, no dudó en calificar la jornada como un día grande Con tono confidencial, reconoció que a Evans el idioma le tiene frito y que si bien les daría a todos mucha pena que tenga que irse al sur de la isla de Tenerife, sabe que allí, en lengua inglesa, se desenvolverá mucho mejor que aquí ue un pastor anglicano se pase al catolicismo con su mujer y sus hijos no es noticia. Es algo que viene ocurriendo en el Reino Unido desde que se produjo un cierto trasvase de estos clérigos a la Iglesia católica, sobre todo a partir de que la comunión anglicana permitió la ordenación de mujeres. Lo que sucede es que, en este tema de celibato, la ignorancia es supina. La promesa de celibato que hacen los presbíteros seculares, como dicen los teólogos, no es de derecho divino sino una ley eclesiástica que puede derogarse en cualquier momento. De hecho, la mayor parte de la gente ignora, por ejemplo, que en la Iglesia católico- romana hay un buen número de sacerdotes casados con todas las de la ley: los de rito oriental; o que en los primeros siglos no había celibato obligatorio, sino que se extendió a todos los clérigos por mimetismo del monacato. San Pablo recuerda que el obispo debe tener una sola mujer Otra cosa es que no falten movimientos a favor de un celibato opcional. Juan Pablo II se cerró en banda. No parece que Benedicto XVI vaya a cambiar las cosas. Sin embargo, verá con buenos ojos lo de Tenerife, pues, aparte de ser algo canónicamente aceptado, su prioridad más clara hasta ahora es el acercamiento ecuménico a otras Iglesias. Si los anglicanos se unieran, sus pastores lo harían pues sin cambiar su estatus sexual. Q La película de su muerte TEXTO: MARCELO JUSTO LONDRES. Triston Christmas no podía saber que la muerte estaba esperándolo en su propio barrio de Ilford, en el este de Londres. Acababa de volver de unas vacaciones en Tenerife, tenía 18 años y, como suele decirse, una vida por delante. Ignoraba que el amigo que lo estaba llevando a una calle vacía no le había perdonado que tocara a su novia hacía dos años y que iba a propinarle un par de golpes, que lo desnucaría con el impacto de su caída contra el borde de la calzada. Como si la muerte de un hijo no fuera suficiente, los padres de Christmas se encontraron pronto con otra siniestra sorpresa: un vídeo de su agonía. Las imágenes que circulaban por ordenadores y móviles mostraban a Triston en el suelo, la sangre saliendo a borbotones de su boca y sus oídos. Esta semana la madre de Triston denunció el hecho a la prensa británica. Alguien lo filmó mientras agonizaba. Estaba desangrándose e intentaba hablar. Parecía que estaba diciendo, mamá, mamá Es retorcido, es enfermizo que lo hayan filmado dijo al matutino The Times su madre, Siobhan Christmas. Triston Christmas, en un móvil ABC Triston Christmas es un recordatorio de la necesidad de hallar una respuesta al fenómeno. Quizás porque era su hijo, Siobhan Christmas intentó diferenciar su caso. Esto fue diferente a los casos normales del cachetazo feliz Lo filmaron cuando estaba en el suelo desangrándose. Es tan terrible que me cuesta pensarlo dijo a The Times Modas sangrientas Este año se inauguró una moda perturbadora en Londres que corrió como reguero de pólvora entre adolescentes británicos de clase trabajadora y bajo nivel cultural, pero con suficiente poder adquisitivo como para tener los últimos celulares con imagen digital incorporada. La moda se llama happy slapping (cachetazo feliz) y consiste en sorprender a un transeúnte, agredirlo, filmar su cara de terror y hacer circular las imágenes utilizando las nuevas tecnologías. La moda generó alarma entre los políticos y la prensa. En junio, un diputado laborista, Adrian Bayley, instó al Gobierno a que adoptara urgentes medidas antes de que ocurriera algo muy serio A finales de julio, el hecho muy serio que temía Bayley ocurrió: una chica de 13 años fue violada por un muchacho de 16 mientras un amigo suyo filmaba el evento. Para ese entonces, el Parlamento estaba de receso veraniego y los atentados del 7- J y 21- J en Londres concentraban toda la atención del Gobierno. El caso de El caso La desgracia de Triston Christmas comenzó hace unos dos años cuando le pellizcó las nalgas a la novia de su amigo Gary Roper. El hecho produjo un distanciamiento entre ambos. Aparentemente Christmas desconocía por completo que Roper jamás le había perdonado el hecho y estaba tramando una venganza. Durante el juicio quedó claro que Roper lo persuadió a que lo acompañara con falsas premisas y sin previo aviso le pegó dos golpes que le causaron la caída y su muerte. Roper tenía antecedentes de violencia. En 2001 amenazó con matar a una muchacha a la que acusó de iniciar una serie de rumores sobre él y poco después le prendió fuego a su cabello. Un año más tarde atacó a un compañero de escuela arrojándole una bola de billar en un momento de furia. Roper fue hallado culpable de homicidio hace poco más de una semana y el juez señaló que dictaría la sentencia el próximo 9 de septiembre. A la salida del tribunal de Old Bailey, donde se ventilan los casos criminales, la madre de Christmas dijo que esperaba que dictaran cadena perpetua. Estamos decepcionados con el hecho de que se le redujo el cargo de asesinato a homicidio. Pero esperamos que reciba la pena máxima dijo Siobhan Christmas. Un momento de las exequias, ayer en Taizé AFP A finales de julio, una chica de 13 años fue violada por un chico de 16, mientras un amigo suyo lo filmaba