Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Madrid MIÉRCOLES 24 8 2005 ABC SE DICE SE COMENTA EL VERANO DE LA VICECONSEJERA No para. La viceconsejera de Economía, Concha Guerra, ha pasado a ser la cabeza visible de la Comunidad de Madrid- -si no la única, sí la más importante- en este mes de agosto. Su agenda de actos públicos aparece tan cargada de actos como si estuviéramos en pleno otoño. Sólo el alcalde de la capital parece tener tanta actividad estival pública como ella. Concha Guerra, conocida de sobra en los círculos de la Comunidad, se ha convertido ya por derecho propio en una de las revelaciones políticas del verano. MADRID AL DÍA LA FP DEMANDA MÁS APOYO El fracaso universitario, que apenas decrece aun cuando las posibilidades de elegir carrera han aumentado en los últimos cursos, pone de manifiesto que un elevado número de estudiantes no pasaría por ese trance si encontrara una oferta de Formación Profesional, amplia, moderna y adecuada a las exigencias del mercado laboral. Es cierto que se ha avanzado mucho en este campo pero todavía son innumerables los alumnos que no logran la plaza apetecida y que la FP no recibe todavía el pleno reconocimiento social. AL ROJO VIVO RAMIRO BUENO LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es El chalé de Simancas Rafael Simancas, secretario general del PSOE madrileño, ha vendido su chalé de Boadilla del Monte. Dicho político sólo pagó inicialmente por el inmueble 30.000 euros de fianza más la firma de una hipoteca de 120.000 euros, y ahora su precio final de venta en lo que él cree un alarde de generosidad, ha sido de 468.000 euros. Acaba de ganar por tanto 318.000 euros especulando en dos años con un chalé que ha mantenido sin habitar desde el fin de su construcción. El mismo personaje que se llenaba la boca de acusaciones al PP sin pruebas sobre tramas de especulación, el mismo que declaró tener únicamente un patrimonio de una casa en Arroyomolinos, un coche Seat Ibiza y una Playstation rota, es ahora el mismo que dice, de forma hipócrita, que ha vendido por debajo del precio de mercado su chalé. David García García Yo me pregunto qué nivel de agresividad guardaba este señor para una reacción tan violenta. Ante una situación de mayor trascendencia, ¿hasta dónde podría llegar? No merecería la pena gastar ni un minuto más en pensar en este asunto. Aunque sí cabe reflexionar sobre la violencia, la agresividad y los malos modales que pueden provocar accidentes aún mayores. Margarita Alfonsel Viviendas prohibitivas Uno de los grandes problemas con el que actualmente nos enfrentamos es el poder adquirir una vivienda. Suele ser una de las promesas que más se dan en las campañas electorales por parte de todos y que transcurridas las mismas, nadie se vuelve a ocupar de tan trascendental tema. ¿Qué está pasando hoy con el precio de las viviendas? ¿Qué futuro espera a nuestros jóvenes, casaderos o no, que desean emanciparse? Hace unos años se construyeron bastantes viviendas en régimen de comunidad que dieron un resultado estupendo. Había empresas que mediante el cobro de un corretaje, se ocupaban de coordinar los diferentes gremios, hasta la total entrega de las viviendas, siempre controladas por los representantes de la copropiedad. ¿Es que no sería factible volver a hacer esto? Antxón Villaverde CHEMA BARROSO Tala de árboles. En cinco días han desaparecido las acacias y olmos del final de la calle Embajadores. La razón, de nuevo las obras de la M- 30. Nadie llora por estos árboles, ni por los talados hace semanas en La Elipa. Ante las talas, propongo un nuevo lema: Madrid limpio- -de árboles- -y gris- -de hormigón- J. L. Rodríguez verbales. Me culpaba, además, del golpe. Afortunadamente una pareja de agentes situados en la plaza acudió a mi llamada y les trasladé la situación. En ese momento mi querido compañero pasó de ser un energúmeno a quedarse mudo e incluso señalar al agente que él no me había insultado. Además, mentiroso. Con la presencia de los agentes, a los que debo agradecer su intervención, recabamos los datos y por fin pudimos ver los daños: el culpable había sido el señor que insultaba, que había rozado todo el lateral de mi coche. Energúmenos al volante El pasado lunes en la calle de Miguel Ángel, en el semáforo que da acceso a la plaza, colisionó con mi coche uno de los muchos vehículos que a diario circulan por la calle de José Abascal. Como mandan los cánones puse el intermitente y me dirigí a la esquina del semáforo para verificar los daños y hacer el correspondiente parte Es entonces cuando el conductor del coche vecino se baja del coche como un auténtico energúmeno, y sin revisar los daños ni comprobar quién tuvo la culpa me dirige una serie de calificativos a cual más desagradable, difícil de reproducir aquí. Le pedí educadamente que moderara sus palabras, pero continuó con sus agresiones a cosa está que arde. España entera es una falla continua en llamas. Y no sólo son los incendios. También las bocas se calientan al sol y no hay ningún rico helado que pueda enfriarlas. En el páramo ceniciento del verano todo prende con facilidad. Basta escuchar declaraciones inflamables de políticos en pantalones cortos o la estulticia pirómana de algunos famosos. La gasolina sube que te sube, pero por estos páramos cada individuo es un cóctel molotov dispuesto a arrojarse contra su prójimo. Nos encanta la pólvora y cualquier clase de fuego; hogueras de herejes, conventos, árboles y simples fuegos artificiales. Añadamos el monte sin barrer en invierno o las reservas del patio general sin lluvia particular que le moje ni la mitad. A algunos les importa poco la pertinaz sequía, si por el grifo sale un caudal demagógico de talante y diálogo. Si toca quemarse con una mano en el gel, otra con la esponja y sin chorro de agua en la ducha, pues quedamos tan anchos y secos. Caliente, caliente, como aquella canción de Rafaela Carrá. En los tejados madrileños la gatomaquia pisa de puntillas las cubiertas al rojo vivo. Mientras, por esas aceras se zascandilea en chanolas, tal que si estuviésemos en la inundada Bangla Desh. Un anhelo de playa lleva a la gente a buscar tres pies al gato vacacional que lleva dentro. Soñando un camino mojado, lejos del asfalto tan caliente o más que el de Georgia, según expresión tórrida de Larua Dern en Corazón salvaje Largo y cálido verano sin llegar al topicazo de lo del otoño caliente. Ese viejo remolque de frase hecha, procedente de la época de la Transición y de sus múltiples frentes reivindicativos. Ahora, las demandas de los sindicatos, por ejemplo, son tan dóciles e inofensivas como el canario de una vieja. Los que se queman poco son los funcionarios de Hacienda, situados en el antiguo Palacio de la Aduana, en la calle Alcalá. Estropearon parte de la armónica y magnífica fachada, obra del gran Sabatini, con sus aparatos de aire acondicionado. Ignoro si los funcionarios funcionan así mejor. Aunque, al menos, entre tanto bochorno seguro que estarán tan frescos. L