Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional MIÉRCOLES 24 8 2005 ABC Degüella a su novia en Oviedo al enterarse de que iba a abandonarlo La he matado, está en el piso confesó el presunto agresor a la Policía b El detenido, todo ensangrenta- La juez de Murcia vuelve a cuestionar la constitucionalidad de la ley de violencia ABC MURCIA. La juez de Murcia María Poza ha elevado al Tribunal Constitucional una nueva cuestión de inconstitucionalidad contra la ley Integral contra la Violencia de Género. En este caso fue durante la celebración de un juicio contra un hombre acusado de amenazar de muerte a su mujer cuando ésta presentó la demanda de separación. La juez, que ya cuestionó la constitucionalidad de la ley a finales de julio, duda ahora que sea acorde con la Carta Magna el artículo que establece que una amenaza leve pase de ser considerada falta a ser constitutiva de delito si el autor es un varón y la víctima una mujer (pareja o ex pareja) En la cuestión planteada en julio, María Poza consideraba contrario a la Constitución que el mismo delito se sancione con una pena superior si el autor es un varón. Puede ocurrir que la juez Poza plantee nuevas cuestiones de inconstitucionalidad si se ve en la tesitura de aplicar de nuevo una ley- -la integral de violencia de género- -sobre cuyo acomodo a la Carta Magna duda. Últimos crímenes 20 de agosto. Una joven de 24 años muere apuñalada en una calle de Valencia a manos de su novio, quien fue detenido por la Policía. Ella tenía pensado dejar la relación. 19 de agosto. Una ciudadana británica muere como consecuencia de los martillazos que presuntamente le asestó su compañero sentimental, también británico, que posteriormente se suicidó. 7 de agosto. Una mujer es asesinada con un arma blanca por su marido, que después se suicidó, en su domicilio en Carrizo de la Ribera (León) La víctima había denunciado al agresor por malos tratos por lo que se le había impuesto una orden de alejamiento que fue retirada posteriormente. La pareja estaba en trámites de separación y tenía dos hijos. Tras una discusión, éste les entregó las llaves de la casa y desapareció. Inmediatamente, avisaron a la Policía. Los agentes, con la colaboración de Emilio Sierra, testigo y amigo de la familia, localizaron al presunto agresor a pocos metros del lugar. Estaba apo- do se encontró en la calle a los padres de la joven y les entregó las llaves de su casa, donde estaba el cadáver de la hija GONZALO DÍAZ- RUBÍN OVIEDO. La Policía Nacional detuvo en la medianoche del lunes a Pablo Eduardo. G. G. oriundo de Santa Cruz de Tenerife y de 26 años de edad, como presunto autor de la muerte de Elena Hevia, ovetense y un año mayor. Los hechos se produjeron en un momento aún no determinado, entre las 20 y las 23.45 horas, en el número 3 de la calle Alonso Quintanilla. Sobre esta hora, el 091 recibió un aviso de un varón- -ahora se cree que fue el autor- -advirtiendo de la presencia de un cuerpo en dicha calle. Apenas veinte minutos después los padres de la joven hacían la misma llamada, ya que desde las ocho de la tarde estaban preocupados por su única hija. Pasadas las once se encontraron con Pablo Eduardo, ensangrentado y alterado, a escasos metros del lugar de los hechos. yado en la barandilla, ensangrentado, como si con él no fuera la cosa relataba ayer Sierra. Cuando los policías le preguntaron por el paradero de Elena, la respuesta fue una confesión: La he matado, está en el piso Allí, el padre de la víctima y miembros de la brigada judicial localizaron el cuerpo de la joven. Había sido degollada. Ayer no se había encontrado aún el arma homicida. Pablo Eduardo G. G. fue detenido inmediatamente e introducido en un coche patrulla, justo a tiempo, porque en ese momento se presentó Javier Lougedo, antiguo novio de la víctima, que intentó atacar al presunto asesino. A última hora de ayer, el detenido pasó a disposición judicial. Al parecer, Elena había roto su relación con Lougedo hacía unos tres meses y después había empezado a salir con su agresor. En las últimas semanas, según confesó a sus amigas, había decidido volver con su novio de toda la vida Nadie sabe qué pasó después de las ocho de la tarde del lunes, cuando la víctima se despidió de Lougedo. Algunas versiones apuntan a que su agresor la llamó e intentó algún chantaje emocional para volver a verla.