Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 8 2005 Nacional 15 Maragall toma las riendas de la reforma del Estatuto tras las presiones de CiU y ERC Se reunirá con los líderes políticos en septiembre tras el dictamen del Consejo Consultivo MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Las presiones de CiU y ERC han propiciado que el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, coja la riendas del Estatuto y convoque a los líderes políticos para reemprender la negociación en septiembre. Esa ha sido la primera medida adoptada por el dirigente del PSC durante la reunión del Gobierno catalán, que ayer reemprendió sus sesiones tras el período vacacional. El encuentro tuvo lugar al día siguiente de que los republicanos redoblaran sus amenazas de romper con Maragall si hacía caer el Estatuto, lo que según ERC supondría un adelanto electoral. Esas amenazas alcanzaron su punto álgido cuando el consejero de Gobernación de la Generalitat, Joan Carretero (ERC) advirtió de que si fracasaba el proceso estatutario, alguien tendría que plantearse irse a casa Esas declaraciones sólo suscitaron alguna broma por parte de los consejeros socialistas durante la reunión del Ejecutivo autonómico, cuyos miembros arroparon a Maragall en su decisión de protagonizar las futuras negociaciones que se lleven a cabo sobre la reforma del Estatuto y que comenzarán a partir del 5 de septiembre, fecha en la que está previsto que el Consejo Consultivo entregue a los ponentes parlamentarios del Estatuto su dictamen sobre la proposición de ley de reforma. En ese dictamen, este órgano debe determinar si de las propuestas de los distintos grupos se desprende algún tipo de inconstitucionalidad. Maragall ha enviado una carta a los presidentes de los cinco grupos parlamentarios en la que les insta a implicarse en la aprobación del proyecto que, en el caso de que no prosperara, constituiría, según el presidente de la Generalitat, un error histórico El resto de los miembros del Gobierno catalán hicieron suyos los postulados de Maragall, avalados por el hecho de que hay acuerdo en el 95 por ciento del proyecto según explicó el primer consejero, el republicano Josep Bargalló. Los esfuerzos negociadores se centrarán en dirimir las diferencias que suscitan la inclusión de los derechos históricos -defendida por CiU y ERC- -y la financiación. CiU aspira al concierto económico. Bargalló, Maragall y Saura, en la reunión celebrada ayer ELENA CARRERAS ERC apoya a Carretero El número dos del ejecutivo de Maragall añadió, en relación a las últimas amenazas de ERC, que más allá de las formas y de determinadas declaraciones efectuadas en un ambiente distendido el deseo de que se apruebe el texto estatutario es unánime en el Gobierno catalán. Pese a la prudencia de Bargalló, lo cierto es que las palabras de Carretero han sido aplaudidas por dirigentes y cuadros de ERC, que consideran que el consejero dijo en voz alta lo que muchos piensan, incluidos determinados miembros del equipo de Maragall: que el fracaso del Estatuto pondría fin al acuerdo tripartito.