Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 8 2005 Opinión 5 MEDITACIONES LAZOS Y MEMORIA A L final será Eduardo Zaplana, portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, el que dirigirá el interrogatorio a José Bono sobre el trágico accidente de Afganistán cuando éste comparezca hoy ante la Comisión de Defensa. La decisión definitiva no se tomó hasta bien entrada la tarde de ayer, lo que hace sospechar que los populares han estado madurando desde el viernes el alcance y la contundencia de su discurso. Fuentes genovesas aseguran que pese a los lazos trasversales de amistad que unen al portavoz del PP con el ministro- -recuerdo de sus años de presidentes autonómicos de comunidades limítrofes- -el tono será duro y exigente, pero siempre dentro de la premisa de no hacer un uso partidista de tanto dolor. Con eso no se juega. MARCO AURELIO LEER Y PENSAR LES HABLA EL COMANDANTE CAROD CONJUGAR LOS VACÍOS. ENSAYOS DE ARQUITECTURA DE JUAN MIGUEL HERNÁNDEZ LEÓN Abada Editores 2005 316 páginas 26 euros Reflexión sobre el vacío Asomarse como profano a un trabajo sobre arquitectura puede convertirse en un deleite analítico. Esto es lo que sucede con la obra que se comenta y que nos conduce hábilmente por la difícil geografía física que sustenta la reflexión sobre el vacío que está detrás de toda obra arquitectónica. Habitar el espacio y establecer un ensamblaje de armonía o tensión entre la utilidad, el símbolo y el medio- -ya sea natural o histórico- -es una empresa que resulta cada vez más compleja en el horizonte laberíntico en el que se mueve la humanidad entrado el siglo XXI. No hay que olvidar que el término postmodernidad se acuñó en la arquitectura y, desde ella, ha ido proyectándose como un icono conceptual que ha tratado de explicar la experiencia humana en Occidente según iba constatándose el fracaso cada vez más palpable de la Modernidad y sus atributos materiales y sensibles. Si cada fragmento de realidad habla sobre el todo, tal y como aventuraba Simmel, la arquitectura es un observatorio privilegiado. Sobre todo porque en la era de la solidez desvanecida, palpar con la mirada sigue ofreciendo un asidero de seguridad, mínimo, es cierto, pero un asidero al fin y al cabo. JOSÉ MARÍA LASSALLE OS aviones son las castañeras del verano a efectos de articulismo. Éste es mi segundo artículo sobre aeronáutica materia en pocos días. Trata sobre un asunto que no se me escapa ni con alas. Es sobre la versión civil de las gloriosas alas de España, del himno del Ejército del Aire que escribió Pemán: Volad alas gloriosas de España, estrellas de un cielo radiante de sol, escribid sobre el viento la hazaña, la gloria infinita de ser español Parece que últimamente hay cierta resistencia a que la gloria infinita de ser español y hablar esta lengua sea escrita por las gloriosas alas de España sobre un cielo radiante de etcétera. Será para que no se enfade Carod y no se le ponga todavía más cara de foca. Mi pasada experiencia en un despegue desde El Prat me hace pensar que, con un cartuchito de votos, Carod manda en Cataluña por tierra, mar y aire. El gachó de Perpiñán quiere que el catalán sea obligatoriaANTONIO mente lengua del imperio de todos los BURGOS españoles, y algunas compañías aéreas, al maragaliano o zapateresco modo, ya le han hecho caso y lo aplican en El Prat: Les habla el comandante Carod, y en catalán, por Dow Jones... Tomé el otro día un vuelo de Iberia de Barcelona a Zurich, y me quedé con las ganas de que la megafonía proclamase la hazaña, la gloria infinita de ser español. Si lo proclamó, no me enteré ni de papa: fue el catalán la única lengua peninsular que sonó. Los saludos e instrucciones al pasaje fueron en todas las lenguas imaginables. Menos en español, lengua oficial del Reino de España, cuya corona por cierto lleva el logotipo de Iberia. No hablo a humo de pajas, sino de reactores. Del vuelo IB 7368 del 12 de agosto, que nos llevó perfecta, plácida, cómoda y puntualmente desde las pistas de la maratón del aeropuerto de Barcelona a Zurich. Vuelo compartido entre Iberia y Swiss Air. Por obra del birlibirloque operativo de la Alianza One World ¿será por L alianzas de civilizaciones? el vuelo IB 7368 de nuestro billete se convirtió en el LX 1955. Y al despegar de Barcelona, la sorpresa. Usted despega de París y le hablan en el avión en francés. Despega de Londres, y en inglés. Pero usted sale en este vuelo compartido de Iberia desde Barcelona, y le hablan... ¡sólo en catalán! La primera lengua que sonó allí fue el catalán. Pensé: Ahora vendrá en castellano... Sí, sí... Lo que vino fue el aviso de salutación en inglés, y luego en francés, y más tarde en alemán. ¿Y la lengua oficial del Reino de España, desde cuyo suelo despegaba aquel vuelo de nuestra compañía de bandera? Será de bandera a media asta por la muerte de Cervantes, hijo, o de bandera estelada de Carod. Porque aterrizamos en Zurich y antes de tomar tierra, nada, ¡otra vez el catalán como lengua del imperio! Se ve que Carod controla ya perfectamente todos los aviones que despegan desde Barcelona, a fin de que el catalán sea la lengua obligatoria. No quiero ni pensar que les prohiban dar los avisos y saludos en castellano si despegan de la españolísima tierra de Cataluña. ¿O será una forma muy especial que tiene la compañía Iberia de celebrar el centenario del Quijote en sus vuelos compartidos con otras compañías, para prestigiar la lengua de Cervantes ante el resto de las naciones? Ah, ya está: Iberia aplica la conclusión del curso sobre Valor y poder económico de la lengua que patrocinó la Fundación Vocento en la Universidad Menéndez Pelayo, y donde desoyendo al comandante Carod se dijo: El español no vale tanto como lengua en sí misma, sino como elemento cohesionador entre los 400 millones de hispanohablantes que hay en el mundo Claro, como sólo somos 400 millones los que hablamos español, por eso en los vuelos compartidos de Iberia nos dan los avisos únicamente en catalán cuando despegamos de Barcelona. Algo tan ridículo y empequeñecedor como si los saludos en los aviones que despegan de La Gomera los dieran únicamente a pitidos de silbo gomero como exclusiva lengua del Reino de España. Por Dow Jones.