Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 Los Veranos MARTES 23 8 2005 ABC ÁREA DE DESCANSO EL VIBOREO PAISAJE CON FIGURAS Rellene los cuadrados vacíos de este encasillado de 9 x 9, dividido en cuadrículas de 3 x 3, con números del 1 al 9, de forma que cada cifra no se repita en la misma columna, ni en la misma fila ni en la misma cuadrícula. SOLUCIÓN AL DÍA ANTERIOR Un joven fingió su secuestro para no casarse y ahora deberá responder ante la Justicia AQUILES MATA Por Mónica Fernández- Aceytuno Pasar por el altar sigue siendo uno de los mayores terrores para algunos hombres. Así lo demuestra el pseudosecuestro planeado por el guatemalteco Juan José Carrera Ochoa el día de su boda. El novio fue milagrosamente liberado horas después de la cita matrimonial. Ahora deberá responder ante su novia- -si aún la tiene- y ante la Justicia. No habrá rescate que le salve. MISIÓN DE PAZ ú nos dijiste que la muerte no era el final del camino... cantaba el sacerdote, al aire del día, junto a la parroquia de Santa Eulalia de Espenuca, florecida por esa repentina primavera que trae la muerte a los cementerios, y los eucaliptos se cimbreaban como juncos, esparciendo el olor de sus hojas entre las lágrimas y el silencio y las salvas y el dolor de la madre abrazando la bandera española, doblada como un pañuelo. T SECRETOS DE MUJER Por Marta Barroso y Teresa de la Cierva CON UNO BASTA l sistema linfático es como el Mister Proper de nuestras células: limpia las venas de los residuos del metabolismo. Pero la linfa, en algunos casos perezosa, tiende a acumularse en la parte baja del cuerpo, almacenando impurezas. La consecuencia es que se instala la celulitis y se hinchan las piernas. Un arma infalible es el auto- drenaje linfático: -Para facilitar la eliminación de toxinas presione con la yema de los dedos durante dos minutos ciertos puntos de los pies y los tobillos: a unos diez centímetros del dedo menor, ascendiendo por el borde exterior del pie; a siete centímetros del dedo gordo, en el empeine, y a quince centímetros por encima del tobillo, en la cara interior de la pierna. -Para reactivar una circulación ralentizada túmbese y dibuje una espiral en el vientre, en el sentido de las agujas de un reloj, en el punto situado entre el pubis y el ombligo. A continuación, dése un masaje profundo en el pliegue de la ingle, el auténtico centro estratégico de la circulación. E