Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 23 8 2005 Los Veranos 73 Courtney Love espera un hijo del actor Steve Coogan. La pareja supo que Love estaba embarazada pocos días después de celebrar en un hotel una orgía de sexo y drogas que duró dos semanas. La rockera no pasa por un buen momento, ya que ha violado su libertad condicional por consumo de drogas. El sultán de Brunei ha tomado como segunda esposa a una periodista malaya. La ceremonia privada se celebró el pasado sábado, y a ella asistieron los amigos y parientes más cercanos del sultán, de 59 años, y de la novia, Azrinaz Mazhar Hakim, de 26, quien dejó su trabajo televisivo hace varios meses. creía que lo tendría de perenne inquilino, cuando el pasado viernes, como todos los días, la enfermera le preguntó si iba a hablar, y el hombre del piano después de 123 jornadas y algunas horas de silencio, respondió que sí, y empezó a contar todo lo que no había dicho en más de cuatro meses. La historia apareció ayer en una exclusiva del tabloide británico Daily Mirror y, aunque no tan hollywoodiense como esa fantasía de músico cultísimo azotado por un inexplicable trauma, tenía lo suyo. El misterioso hombre del piano resultó ser un alemán homosexual que se quedó sin trabajo en París y, dispuesto a suicidarse, tomó un tren a Gran Bretaña hasta que la Policía lo encontró atónito y enmudecido al borde de una ruta. Difícil comprender cómo creció el cuento hasta transformarlo en un experto en Schubert y Mozart, porque, según cuenta el Daily Mirror lejos de ser un virtuoso, se limitaba a tocar obsesivamente la misma tecla. De una familia de agricultores de Alemania y con dos hermanas, el joven volvió a su granja el mismo sábado. Su trabajo en el pasado con enfermos mentales le sirvió para fingir algunos de los síntomas que tanto extrañaron a los médicos que lo atendieron y que, con certeza de facultativo, diagnosticaron autismo, traumas infantiles, y hasta cáncer de garganta. DATE CUENTA ALVARO MARTÍNEZ UN GATO EN EL PIANO HORA que el misterioso pianista mudo (el de la página de la izquierda) que apareció allá por abril en un puerto inglés ha dicho por fin ¡Pamplona! conviene meditar sobre las innegables virtudes del silencio. En realidad los pianistas siempre han sido seres silentes. Los del Lejano Oeste, por ejemplo, no rechistaban ni cuando a su espalda se liaba una zapatiesta a sillazos y tiros en el saloon. Y pocas palabras pronunció Sam en el Rick s Cafe salvo aquel Olvídala, ella no vendrá que le aconsejó a Humphrey Bogart sobre Ingrid Bergman, que al final se fue con el otro. Menos dijo aún Holly Hunter en la película El piano porque interpretaba un personaje mudo, ni tampoco nadie recuerda una declaración pública del setentero Richard Clayderman y su blanco instrumento. Sólo el ineludible avance del tiempo y el progresivo deterioro de la especie humana hizo hablar, en mala hora, al pianista de Parada en Cine de Barrio. Y aún sigue. Decíamos que los pianistas conocen bien las virtudes del silencio y este verano parecen haber contagiado a los habitantes de la casa rosada del corazón, que andan especialmente callados y sólo abren la boca a golpe de talonario. Nos hemos acostumbrado a verles eludir preguntas cuando salen del AVE o del aeropuerto, a lacónicos síes o noes, y sólo se explayan con el recibí de por medio. Si les pagan... La práctica habrá llegado a oídos de Piano man que, roto su silencio cartujano de casi cinco meses, verán cómo a partir de ahora se vuelve locuaz como un charlatán de feria. Ese piano tiene un gato encerrado. A Estudian demandarlo El Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, por su parte, se encargó ayer de corroborar en la capital germana que este amnésico rarito, jeta y con recursos para incordiar tiene veinte años, es originario de Baviera, ya está de vuelta en la granja paterna y que tiene dos hermanas, informa desde Berlín Ramiro Villapadierna. El hospital donde le han tratado está furioso con la historia y estudia la posibilidad de demandarlo por las miles de libras que les costó tratarlo de males inexistentes. Mientras tanto, misterios quedan y muchos. Por empezar todavía nadie sabe cómo se llama y por qué decidió intentar suicidarse o fingir ese personaje que todos llamamos el hombre del piano Los Príncipes pasearon por Sardéu (Ribadesella) tras visitar a la abuela de Doña Letizia EFE Los Príncipes de Asturias visitan a la abuela de Doña Letizia VANESSA ORDIERES SARDÉU. Salieron de casa contentos, conversando entre ellos y dejando entrever sonrisas y caras de tranquilidad. Don Felipe y Doña Letizia, que desde el sábado por la noche permanecían en Asturias escondidos de los objetivos de los fotógrafos, ayer se dejaron ver en Sardéu, el pue- blo riosellano en el que ella pasó tantos veranos y en el que vive su abuela, Menchu Álvarez del Valle. El Príncipe de Asturias conoce bien la belleza del lugar, y por eso ayer quiso pasearlo de nuevo en compañía de la periodista asturiana que le llevó allí por primera vez, poco después de que en noviembre de 2003 se hiciera público su compromiso de boda. A la una y cinco de la tarde, la pareja abandonó la casa de La Arquera donde vive su abuela y se acercó caminando hacia la zona donde aguardaban los periodistas para poder captar su imagen. Entre gestos de complicidad, el Príncipe sujetó la mano de su esposa embarazada y, más tarde, quiso tomarla de los hombros. Ella, con pantalón vaquero y camisa blanca; él, con bermudas caqui y polo beis; ambos, sonrientes. Buenas tardes fue el escueto saludo del Príncipe, que tras posar unos minutos se despidió con un Hasta luego Con las fotos tomadas, ambos caminaron juntos hasta que sobre las tres y media de la tarde volvieron a la casa en la que les esperaba Menchu Álvarez del Valle, quien ha visto cómo desde que su nieta se convirtiera en Princesa, su casa ha pasado a ser un reclamo en Ribadesella.